Nota del editor: Sam Kiley es corresponsal internacional sénior de CNN. Las opiniones en este artículo pertenecen al autor.

(CNN) - Sacudiendo su trasero del lujoso terciopelo de la butaca del siglo XIX, a Vladimir Putin se le puede perdonar un suspiro de satisfacción.

Sonrió alegremente tras la discusión del panel político del programa local de Rusia 1.

Leonid Kalashnikov (Duma del Estado ruso): "Estados Unidos tiene la culpa del deterioro de las relaciones, ¡escribió esto en Twitter incluso antes de la reunión!".

Evgeny Popov (anfitrión): "Mire, es realmente extraño, él es el presidente de ese país, ¿cómo puede decir que... es realmente extraño, bueno, no puedes golpear a tu propio país, sobre todo cuando tú eres su presidente".

Olga Skabeeva (anfitriona): "Bueno, sí, especialmente cuando [Trump] dice que debido a la estupidez y torpeza de Estados Unidos tenemos malas relaciones entre Rusia y Estados Unidos. De hecho, huele como si fuera un agente del Kremlin".

LEE: Estados Unidos evita dar detalles de un supuesto acuerdo militar entre Trump y Putin

El diálogo es la transcripción literal de CNN y la traducción de una parte del programa de la noche de este martes, un día después de la cumbre de Helsinki.

Por supuesto, estoy especulando sobre la reacción de Putin. En cualquier caso, la cara de reposo del presidente ruso es de autoconfianza. En los últimos días podría ser perdonado por ser completamente presumido. Tal vez incluso permitiéndose un guiño de complicidad en el espejo de afeitar.

Después de todo, para Putin, las cosas se están dando.

Donald Trump y Vladimir Putin, durante una conferencia de prensa en Helsinki, Finlandia.

No importa que una docena de sus supuestos agentes de inteligencia militar hayan sido acusados ​​por la investigación del fiscal especial Robert Mueller por intentar perjudicar las elecciones de 2106 en Estados Unidos.

Tampoco que los investigadores británicos se estén acercando a quienes creen que eran agentes rusos detrás del uso de un agente nervioso prohibido mundialmente en la ciudad de Salisbury.

No importa que grupos de derechos humanos gritaran "¡asesinos!" en el bombardeo de la Fuerza Aérea a civiles sirios.

No importa que este fuera el cuarto aniversario del asesinato de 298 personas en un vuelo de Malaysia Airlines derribado con un misil ruso BUK sobre Ucrania.

Este "zar" rara vez parecía menos vulnerable (otra ironía en el centenario del asesinato de la última realeza rusa, los Romanov).

No. Las cosas estaban bien.

Después de todo, algunos idiotas útiles estaban arrasando entre sus enemigos sembrando el tipo de discordia y caos que le gustaría haber ordenado. Era como si realmente fueran sus agentes.

LEE: Trump se sorprende por las críticas tras la conferencia de prensa con Putin

Atribuido, quizás erróneamente, a Lenin describiendo a partidarios liberales en Occidente, en quienes se podía confiar para difundir la propaganda bolchevique, el término "idiota útil" se solía aplicar a miembros de grupos como la Campaña por el Desarme Nuclear.

Los "idiotas" no eran traidores. Ellos no sabían lo que hacían. Eran tontos.

Ahora Donald Trump, presidente de Estados Unidos estaba siendo acusado de traición por un exjefe de la CIA. Eso, para Putin, es útil.

¿Por qué el exjefe del FSB no se reía? No hay nada como la desconfianza universal y la duda en los niveles más altos en el liderazgo del enemigo para garantizar una buena noche de sueño.

Hace veinte años, un Putin más joven, experto en Alemania Oriental, había visto a las naciones dominadas por los soviéticos como Polonia, Rumania, Checoslovaquia, Hungría, Bulgaria, los Estados bálticos, desprenderse del yugo del Kremlin y abrazar la democracia, ser miembros de la OTAN y la Unión Europea.

El poder militar de Rusia había sido gastado. Su prestigio, diluido. La madre Rusia estuvo descalza y humillada tras el colapso rapaz de la Unión Soviética en los noventas.

Al parecer, Rusia era impotente para detener el coqueteo de Georgia y luego a Ucrania (¡la patria de las tribus rusas originales!) con la membresía de la OTAN y los clubes europeos.

Tenía que haber otra forma de restaurar el orgullo ruso y el poder regional. Para sentir su presencia en el mundo. Tal vez el propio poder de Occidente fue su mayor debilidad.

LEE: Obama alerta sobre los “hombres fuertes de la política” después de la cumbre de Trump con Putin

Nada pudre el blindaje como la complacencia. Ahora que Occidente creía que había ganado, iba a aprender lo contrario.

Al recorrer Europa, Trump criticó duramente a la OTAN. Amenazó con obtener fondos de la alianza militar que protegió a Occidente durante 70 años. Incluso había arrojado dudas sobre la doctrina de "un ataque a uno es un ataque a todos", que había unido a la gran nación a lo largo de los años de la amenaza soviética.

Con "enemigos" como Trump, Vladimir Putin apenas necesitaba amigos.

A esto se añade la idea de que el presidente de EE.UU. faltó el respeto a la inteligencia estadounidense y luego dio marcha atrás un día después y la escena se vuelve surrealista.

El elogio total de Trump a Putin se había vuelto vergonzoso.

Esta ha sido una semana de rica cosecha para el Kremlin.

El caos en Washington coincidió con el tumulto en Londres.

Si hay una organización que detestaba y temía, tanto como la OTAN, es la Unión Europea. Unió naciones dispares en un vasto y democrático gigante capaz de tragar e infectar a los vecinos de Rusia con su libre comercio y libertades.

LEE: ¿Cómo habría tratado Nelson Mandela a Donald Trump?

Pero, gracias a los británicos, ahora se estaba separando.

Liderados por hombres que no querían o no podían ver que los beneficios que creían que Gran Bretaña dejaba en la UE podían aportar, esas ventajas se beneficiarían con beneficios estratégicos paralelos para Rusia.

LEE: Trump, “el perrito de Putin”

Estos movimientos necesitarían campeones carismáticos. Hombres para quienes la verdad es mutable, pericia que hay que evitar.

Como Boris Johnson, una hoja perfecta para los intereses rusos. Inexplicablemente antieuropeo, se había convertido en el Secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido antes de renunciar en un intento por destruir los planes existentes del brexit. Sin embargo, no ha publicado una palabra, ni una palabra coherente, de cómo vio una Gran Bretaña "independiente" abriéndose camino en el mundo.

Johnson está respaldado por Nigel Farage, que supuestamente tiene vínculos con WikiLeaks, vinculado a las operaciones de inteligencia rusas.

Qué absolutamente exquisito. Putin no podría arreglar esto, ¿cierto?

Para Putin, el caos en las filas de sus enemigos es la victoria. Y sin un disparo contra la OTAN o la UE, ni ningún tipo de violencia contra Estados Unidos, existe un caos en Europa, Gran Bretaña y Estados Unidos.

Todos impulsados ​​por hombres a los que no se podía decir que eran traidores, ni siquiera idiotas, pero que han sido muy útiles: para la Rusia de Putin.