(CNNMoney) - Rusia ha liquidado rápidamente una gran parte su reserva de la deuda con Estados Unidos.

Entre marzo y mayo de este año, las tenencias de los bonos del Tesoro de Estados Unidos se desplomaron en 81.000 millones de dólares, representando el 84% del total de su deuda con Estados Unidos.

La repentina caída de la deuda puede haber contribuido a un aumento a corto plazo en las tasas del Tesoro que asustaron al mercado. Los rendimientos del Tesoro a 10 años superaron el 3% en abril por primera vez desde 2014.

Esto también provocó un juego de adivinanzas sobre las motivaciones de Moscú. Tal vez Rusia solo quería diversificar su portafolio, como aseguró el banco central. O tal vez Rusia estaba buscando revancha por las paralizantes sanciones de Washington sobre el fabricante de aluminio Rusal.

“No es particularmente alarmante”

De todas maneras, hay un pequeño debate sobre el impacto a largo plazo. Las ventas de Rusia no han impactado la habilidad de Estados Unidos para pedir dinero prestado.

Eso se debe a que los inversores —particularmente los aseguradores y fondos de pensión que atienden a los envejecidos ‘baby boomers’, o quienes nacieron en el periodo de la posguerra— tienen un gran apetito por los ingresos fijos. Los índices del Tesoro descendieron rápidamente por debajo del 3% porque la demanda de bonos siguió creciendo.

El impacto limitado de la venta de Rusia tiene sentido. No es un acreedor líder de Estados Unidos. En cambio China sí lo es.

Incluso en el reciente pico de la deuda de Rusia de 105.000 millones de dólares en noviembre de 2017, solo se ubicó en el puesto 15 de los acreedores extranjeros de Estados Unidos. China le debe a Estados Unidos cerca de 1.200 billones de dólares, o casi 10 veces lo que le debe Rusia.

“No es particularmente alarmante”, dijo Guy LeBas, estratega jefe de renta fija en Janney Capital.

Eugene Chausovsky, analista senior para la región de Eurasia en la firma de consultoría Stratfor, estuvo de acuerdo en que el alejamiento de Rusia de la deuda estadounidense "no es un gran problema".

“Si tuviéramos este tipo de venta por parte de China, podría ser un cuadro totalmente diferente”, dijo él.

Los nuevos números de propiedad extranjera de los bonos del Tesoro de Estados Unidos se publicarán el 15 de agosto.

Rusia dio una respuesta inocente a las preguntas sobre las ventas de fondos públicos.

“Hemos aumentado las acciones del oro en los últimos años, casi diez veces en diez años, por lo que estamos diversificando toda la estructura de las monedas”, le dijo Elvira Nabiullina, jefa del banco central de Rusia, a la prensa estatal a principio de este mes.

Nabiullina agregó que Rusia evalúa "todos los riesgos: económico financiero y geopolítico".

Las sanciones contra Rusia

Por supuesto, las tensiones geopolíticas entre Estados Unidos y Rusia se dispararon en el momento en que se aceleraron las ventas de su bonos.

En abril, el gobierno de Donald Trump impuso fuertes sanciones a Rusal, la compañía de aluminio fundada por uno de los aliados más cercanos de Vladimir Putin. Las sanciones inicialmente les prohibían a los cuidadanos estadounidenses y gente de otros países hacer negocios con Rusal, que produce el 7% del aluminio del mundo. Los precios del aluminio se dispararon con la noticia.

“Las exportaciones de Rusal estaban esencialmente paralizadas. Fue un tipo de sanción mucho más cruel de lo que se había impuesto anteriormente a Rusia”, dijo Jason Bush, analista en la firma de consultoría Eurasia Group.

“Una teoría ese que esta es la revancha de Rusia por las sanciones de Estados Unidos”, dijo Bush.

De ser así, el daño fue relativamente menor dado el rebote en el mercado del Tesoro de Estados Unidos. El gobierno de Trump recientemente dijo que está buscando levantar las sanciones contra Rusal.

Otra teoría es que Moscú teme más sanciones de Estados Unidos que podría causar que la tenencia de deuda de Estados Unidos sea congelada o incluso confiscada.

“Así que Rusia podría haber huido para evitar esa amenaza. Ese es un argumento más plausible”, dijo Bush.

En realidad, los analistas dicen que al parecer fue una combinación de presión política del Kremlin y argumentos económicos que causaron que el banco central de Rusia se alejara de los bonos de deuda de Estados Unidos.

Un “ataque económico” sobre Estados Unidos

La situación rusa devela las preocupaciones de larga data de que un importante acreedor estadounidense podría amenazar a Estados Unidos con la caída de la deuda. Esas preocupaciones se han visto acentuadas por el creciente déficit presupuestario federal de Estados Unidos y la actual guerra comercial con China.

Pero los analistas cuestionan la lógica detrás de esta preocupación. China podría tener problemas para liberarse de esa cantidad de deuda de una vez, y su propio portafolio perdería drásticamente su valor durante tal venta.

El mayor riesgo es que China u otro país se libere de la deuda estadounidense al desacelerar sus compras y esperar a que los bonos del Tesoro existentes maduren.

“El gradualismo podría tener un impacto a largo plazo en Estados Unidos. Pero esto podría ser una política paciente que no se revelaría a sí misma tan fácilmente”, dijo David Kotok, presidente de Cumberland Advisors.