CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Ciencia

La manipulación genética puede eliminar a los mosquitos, pero quizás no sea buena idea

Por Michael Nedelman

(CNN) — Los investigadores del Imperial College de Londres crearon una población de mosquitos dentro de un laboratorio esterilizado a partir de la herramienta de edición del genoma llamada CRISPR-Cas9. Esta herramienta permite actuar sobre un objetivo específico del ADN del insecto: el gen del doble sexo, que controla las diferencias que existen entre machos y hembras.

El estudio, publicado el lunes en la revista científica Nature Biotechnology, aumenta la posibilidad de erradicar completamente a las especies de mosquitos portadoras de enfermedades.

Los científicos del Imperial College de Londres usaron la tecnología CRISPR-Cas9 para eliminar una población enjaulada de mosquitos transmisores de la malaria, modificando la secuencia genética que determina los rasgos masculinos y femeninos. Después de varias generaciones, descubrieron que el 100% de estos mosquitos se vieron afectados.

LEE: Este dispositivo detecta la malaria en 5 segundos

“La diferencia en el contenido genético entre macho y hembra es mínima” tanto en mosquitos como en humanos, dijo el autor del estudio Andrea Crisanti, profesor de parasitología y microbiología del Imperial College de Londres.

En el estudio se observó que las hembras con dos copias del gen modificado no se desarrollaron apropiadamente y no pudieron reproducirse, mientras que los machos se desarrollaron normalmente y continuaron diseminando la mutación. Las especies femeninas tampoco pudieron desarrollar el probóscide, un aparato en forma de trompa que requieren para picar a los humanos y extraerles sangre.

La resistencia desarrollada por los mosquitos no impidió que esa modificación genética se propagara, un logro que otros estudios no han alcanzado.

“Hemos seleccionado un sitio objetivo que no puede ser mutado o cambiado por el mosquito sin pagar un precio alto”, dijo Crisanti.

¿El fin de los mosquitos transmisores de enfermedades? Los científicos tienen algunas observaciones.

No obstante, los investigadores señalan que esto no indica necesariamente que sus métodos sean infalibles. Según expertos, esto podría funcionar de manera muy distinta en espacios pequeños y confinados y entre muchas otras especies de mosquitos, de las cuales solo algunas portan el parásito que causa la malaria.

Pero incluso cuando se trata de suprimir o extinguir una especie de mosquito, ¿estamos abriendo la caja de Pandora y lanzando algo al mundo que no comprendemos del todo? ¿O el principal impacto será positivo solamente para los humanos, mientras que otros organismos – menos dañinos, idealmente- tomarán el lugar de estos insectos en el ecosistema?

“Esa es una pregunta abierta”, dijo Catherine Hill, profesora del Departamento de Entomología de la Universidad de Purdue. “Estamos muy interesados en proteger la salud humana, pero al mismo tiempo proteger el medio ambiente“, señaló.

Pero un gen como el doble sexo, aunque es ubicuo entre los insectos, ha evolucionado de manera diferente entre las especies, por lo que puede ser posible lanzar un ataque genético contra una especie sin afectar a otra. Los expertos dicen que el enfoque, entonces, es no aplastar a todos los mosquitos -solo la pequeña porción que molesta a los humanos y transmite enfermedades debilitantes y mortales.

“Hay más de 3.000 especies de mosquitos en el mundo, la mayoría de los cuales no se alimentan de personas”, dijo en un correo electrónico Bob Peterson, profesor de Entomología de la Universidad Estatal de Montana y vicepresidente de la Sociedad Entomológica de Estados Unidos. “No es práctico ni deseable -en realidad ni siquiera es posible- aniquilar a todas las poblaciones de todas las especies de mosquitos. Nadie está pensando seriamente en eso”, aseguró.

“El mosquito africano de la malaria es el animal más peligroso del mundo”, dijo Conor McMeniman, profesor asistente del Instituto de Investigación de la Malaria Johns Hopkins. “La nueva tecnología que puede ayudar a controlar de forma específica y eficiente esta plaga en la humanidad es bienvenida, pero me gustaría advertir que tenemos que probar esto cuidadosamente y también involucrar a las comunidades en riesgo para ver cuáles son sus comportamientos”, indicó.

LEE: Científicos crean un mosquito que bloquea la malaria

En 2016, la Organización Mundial de la Salud estimó que hubo 216 millones de casos de malaria y 445.000 muertes. Los más susceptibles fueron los niños menores de 5 años.

Los expertos en salud y los entomólogos se han enfocado desde hace mucho tiempo en combatir los mosquitos que causan enfermedades, pero “los insectos tienen la asombrosa habilidad de adaptarse y superar nuestros mejores esfuerzos para manejarlos y mitigar el daño que causan”, dijo Peterson.

En los últimos años, los científicos han infectado a otra especie de mosquito con la bacteria Wolbachia, esterilizándolos. Muchos esfuerzos han implicado tradicionalmente insecticidas, que son mucho menos específicos y pueden tener un impacto perjudicial en el entorno y las especies cercanas, anotó McMeniman.

Aunque los expertos consideran que el nuevo estudio es un gran salto hacia adelante, algunos anticipan “angustia creciente y resultados inesperados”, en palabras del entomólogo médico Donald Yee, profesor asociado de la Universidad del Sur de Misisipi.

“Va a ser casi imposible eliminar los mosquitos de cualquier especie, dado que hacerlo requiere esfuerzos coordinados de los gobiernos, los científicos y el público”, dijo Yee a CNN en un correo electrónico. “Con muy pocas excepciones en la historia de la humanidad, los humanos simplemente no hemos sido muy buenos para eliminar a los mosquitos, incluso durante cortos períodos de tiempo”.

Yee dijo que los mosquitos que nos preocupan realmente -los principales vectores de enfermedades como la fiebre amarilla y el dengue- no son originarios de muchos lugares donde transmiten la enfermedad a los humanos. Aunque pocos estudios han puesto la lupa en la importancia de los mosquitos en sus hábitats, no espera que su eliminación afecte enormemente esos entornos.

Crisanti dijo que es parte de la próxima investigación sobre dónde se encuentran los mosquitos en la red trófica, y cómo esta tecnología de edición de genes funcionará en espacios que imitan mejor las condiciones tropicales, aunque podrían pasar años antes de que esta llegue al mercado.

LEE: Los mosquitos que cambiaron la historia

Y el tiempo es esencial, dijo Hill. En los próximos cinco a 10 años, dice que los científicos “absolutamente tienen que inventar nuevas tecnologías que reemplacen esas estrategias convencionales anteriores” y que funcionen en conjunto.

Con el cambio climático y una población humana en crecimiento “creo que vamos a ver más epidemias” de enfermedades transmitidas por mosquitos, dijo Hill. “Y veremos esas enfermedades en lugares donde no las hemos visto antes”, advirtió.

“Es una disputa constante entre nosotros, el mosquito y los patógenos que transmite”, agregó. “No creo que vaya a desaparecer jamás y no veo una sola bala mágica”, finalizó Hill.