CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
CES

CES 2019: Lo que menos verás en el Consumer Electronics Show este año serán vendedores chinos

Por Samuel Burke, Julia Horowitz

(CNN Business) — En otra señal de las tensiones entre el mundo empresarial estadounidense y chino, la guerra fría tecnológica de los países llegó a la feria tecnológica más grande de Estados Unidos.

Alrededor de un 20% menos de vendedores chinos se encuentran en el Consumer Electronics Show, CES 2019, que el año pasado, dijo un vocero del CES. La compañía china ZTE no asistirá por primera vez desde 2011. El presidente ejecutivo de la también empresa china Huawei pronunció el discurso principal en 2018, pero este año no hay ejecutivos de Huawei, aunque esta sí tiene un gran stand en el CES.

Al mismo tiempo, las repercusiones de las tensiones entre Estados Unidos y China son un tema importante del evento de este año. La guerra comercial entre Estados Unidos y China está frenando los negocios de las empresas de ambos países, en particular de las nuevas empresas y pequeñas empresas que no cuentan con la flexibilidad de la cadena de suministro de grandes rivales tecnológicos.

En esta foto aparece el stand de la compañía china Huawei en el CES 2019. (Crédito: VCG/VCG via Getty Images)

Por ejemplo, el fabricante de e-scooter y e-bike, Jetson, dice que está usando su presencia en el CES para reunirse con proveedores y hablar con la competencia sobre trasladar su cadena de suministro de China a Vietnam.

“Definitivamente va a estar en el orden del día de cada reunión que tengamos”, dijo Josh Sultan, CEO de Jetson. “Los aranceles de entre el 10% y el 25% son cifras importantes. Van a afectar no solo nuestra forma de fabricación, sino la forma en que nuestros consumidores compran el producto”.

La reducción de algunas empresas chinas en el CES también se debe a una serie de medidas duras del gobierno de Trump, incluida la solicitud de extradición del director financiero de Huawei y duras sanciones contra ZTE.

Y sobre todo, se trata de una gran batalla entre Estados Unidos y China por la supremacía de la red 5G. La próxima generación de tecnología inalámbrica, que se espera sustituya a la 4G-LTE en los próximos dos años, es un tema importante de debate en el CES de este año.

Pero mientras que algunas compañías tecnológicas chinas no están yendo al CES este año, otras se están duplicando, lo que refleja los profundos lazos entre las dos mayores economías del mundo.

Algunas grandes compañías aumentaron su presencia en la feria, incluidos Alibaba, Baidu, JD.com y Lenovo, según el portavoz del CES. Y aunque hay menos empresas chinas participando este año, todavía ocupan alrededor del 13% o 14% de la superficie del salón.

“China sigue siendo uno de los principales mercados internacionales del CES, con muchas empresas chinas que exponen en la feria para construir su marca y forjar alianzas”, dijo el vocero.

Las tensiones con las empresas chinas

Las tensiones entre Estados Unidos y China por la tecnología se han disparado en los últimos meses.

En diciembre, funcionarios canadienses detuvieron a la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, en nombre del gobierno de Estados Unidos, acusándola de ayudar a la compañía a esquivar las sanciones contra Irán. Meng, la hija del fundador de Huawei, fue liberada bajo fianza pero no puede abandonar Canadá hasta que un juez decida sobre su extradición.

El arresto de Meng hizo sonar una alarma en Huawei, que es una parte vital de los esfuerzos de China para convertirse en una potencia tecnológica global. Huawei vende más teléfonos inteligentes que Apple y crea redes de telecomunicaciones en países de todo el mundo. Pero el gobierno de Estados Unidos cree que Huawei es un riesgo para la seguridad nacional.

Huawei niega ser un agente de la inteligencia nacional china, y repetidamente ha dicho que no tiene conocimiento de ninguna irregularidad cometida por Meng. La compañía insiste en que sigue todas las leyes y normativas vigentes.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, añadió un elemento más a la trama, sugiriendo que podría intervenir en los esfuerzos de Estados Unidos para enjuiciar a Meng, directora financiera de la gigante tecnológica Huawei, si eso ayudaría a conseguir un acuerdo comercial con China.

La lucha legal con Huawei fue precedida por Estados Unidos que impidió a ZTE comprar piezas de tecnología estadounidenses en abril de 2018. Al igual que con Huawei, el gobierno de Trump dijo que ZTE le había mentido a funcionarios estadounidenses sobre castigar a empleados que violaron las sanciones de Estados Unidos contra Corea del Norte e Irán.

La prohibición de exportar obligó a ZTE a detener casi todas sus operaciones, poniendo en duda su futuro, hasta que el Departamento de Comercio llegó a un acuerdo con ZTE en junio de 2018, aceptando levantar su prohibición después de que la compañía pagara una multa de 1.000 millones de dólares y pusiera 400 millones de dólares en una cuenta de depósito en garantía. ZTE también acordó traer un equipo de monitoreo estadounidense y revisar a su alta dirección como parte del acuerdo. Nombró a un nuevo CEO y reemplazó todo su directorio para satisfacer las demandas de Estados Unidos.

El Departamento de Comercio dijo que esas medidas eran las “penas más duras y las medidas de cumplimiento más estrictas que se hayan impuesto en tal caso”.

La pelea por el 5G

La menguante cantidad de firmas tecnológicas chinas del CES también respaldarán las conversaciones sobre la tecnología 5G, un gran componente de la feria de este año.

Verizon, AT&T –la empresa matriz de CNN–, y otras compañías de telefonía móvil estadounidenses, están compitiendo por hacerse con el 5G para los consumidores. Pero tras bambalinas, el campeón chino Huawei está luchando por impulsar esas redes 5G, enfrentando a los gigantes tecnológicos de Estados Unidos como Qualcomm e Intel.

El país que tenga las redes 5G en funcionamiento tendrá una gran ventaja en cuanto a la contratación y la inversión, además de contar con una gran cantidad de datos valiosos para conectar todo tipo de dispositivos. Por estas razones, tanto China como Estados Unidos ven el dominio en la arena 5G como una necesidad estratégica. El plan económico quinquenal de China, que se extenderá hasta 2020, exige gastar 400.000 millones de dólares en tecnologías 5G.

Las empresas estadounidenses están utilizando el CES 2019 como una plataforma para grandes anuncios de empresas 5G, y es posible que tengan una oportunidad de hacerse notar cuando Huawei dé un paso atrás.

Ford dijo el lunes que todos sus nuevos vehículos tendrán la tecnología para “hablar” y “escuchar” otros vehículos conectados a 5G, así como semáforos y señales de tráfico, a partir del 2022.

Qualcomm e Intel tienen una “presencia significativa” este año y se espera que proporcionen actualizaciones 5G, según el analista de tecnología de Wedbush, Dan Ives. AT&T y Verizon aprovecharán la oportunidad para destacar los avances en la tecnología 5G para los consumidores, añadió.

“Con Huawei como uno de los líderes claros del 5G y teniendo en cuenta las altas tensiones entre Estados Unidos y China, la conferencia de este año tratará de desvelar el futuro del 5G”, dijo Ives en una nota enviada el lunes a sus clientes.