CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
'El Chapo' Guzmán

La fiscalía presenta sus alegatos finales en el juicio del Chapo: estas son las pruebas mostradas en contra del acusado

Por Sonia Moghe, María Santana, Ray Sánchez

Nueva York (CNN) — Joaquín “El Chapo” Guzmán dirigió un imperio global de narcóticos engrasado durante décadas con corrupción y violencia, dijo un fiscal el miércoles durante los alegatos finales del juicio contra el presunto narcotraficante en Nueva York.

Para recordar a los miembros del jurado sobre la montaña de pruebas que se les presentó desde noviembre, la fiscalía apiló casi diez cajas de cartón con las marcas de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos sobre una bolsa de plástico en el piso de la sala del tribunal de Brooklyn.

La exhibición incluyó armas etiquetadas como evidencia y una de las grandes latas de chiles que los fiscales dicen que el cartel mexicano solía utilizar para pasar de contrabando toneladas de cocaína a Estados Unidos.

Guzmán se enfrenta a una serie de cargos, incluido el tráfico internacional de drogas, conspiración para asesinar a rivales, uso de armas de fuego y lavado de dinero. Él se ha declarado inocente.

“Durante más de 25 años, el acusado ascendió para convertirse en uno de los principales líderes del Cartel de Sinaloa”, dijo la fiscal federal Andrea Goldbarg, comparando visualmente las pruebas con los múltiples cargos que enfrenta el acusado.

Los alegatos finales se iniciaron en el día 37 del sensacional juicio por narcotráfico, que contó con un desfile de más de 50 testigos de la fiscalía.

Goldbarg recordó a los miembros del jurado sobre una serie de conspiraciones de homicidio que supuestamente involucraban a Guzmán, particularmente el testimonio de su antigua amante, la exlegisladora mexicana Lucero Sánchez.

Leyendo del testimonio de Sánchez acerca del día en que Guzmán supo del asesinato de su primo, Juan “Juancho” Guzmán, Goldbarg citó al acusado diciéndole a su amante que “quien lo traicionara moriría sin importar si eran familiares o mujeres. El que lo traicionara, moriría”.

Para reforzar el número de armas de fuego que los jurados considerarán, Goldbarg les mostró fotografías de cuadernos incautados durante una incursión en uno de los muchos escondites de Guzmán. Una libreta contenía una “lista de compras” de las armas que Guzmán quería, incluidas 1.000 AK-47, 1.000 lanzagranadas de 40 mm y 1.000 granadas, dijo.

El jurado escuchó a testigos que cooperan con las autoridades, funcionarios encargados de hacer cumplir la ley y otras personas que describieron un drama del narcotráfico de la vida real, que supuestamente involucraba asesinatos a sangre fría y corrupción épica. El testimonio reveló supuestos detalles de la vida de Guzmán al esconderse de las autoridades en las escarpadas montañas de su estado natal, y su paranoia y obsesión por vigilar electrónicamente a su esposa, amantes y asociados. Hubo acusaciones de que su esposa, sus hijos y un exasociado del cártel trabajaron juntos para coordinar su escape final.

“Ni siquiera las cuatro paredes de la prisión lo podrían mantener alejado del tráfico de drogas”, dijo Goldbarg.

La esposa de Guzmán, Emma Coronel, no ha sido acusada de ningún crimen. Un vocero de la oficina del fiscal de Estados Unidos no hizo ningún comentario cuando se le preguntó si Coronel podría enfrentar cargos debido a las acusaciones.

El equipo de defensa presentó su caso el martes y terminó en minutos, con un solo agente del FBI que compareció como testigo. La fiscalía también leyó una “estipulación” de otro testigo que no pudo comparecer ante el tribunal.

Durante su testimonio de 15 minutos, el agente del FBI Paul Roberts discutió las notas que tomó mientras interrogaba a un informante en el caso contra Guzmán, mientras que la estipulación daba testimonio de que otro informante dijo que Guzmán tenía una deuda de US$ 20 millones.

Durante todo el juicio, los abogados defensores buscaron desacreditar a los 14 testigos que cooperaron, incluidos muchos traficantes y asociados que aceptaron acuerdos con la esperanza de reducir las condenas.

Pero Goldbarg le dijo al jurado que la mayoría de las declaraciones de los testigos concordaban.

“Algunos de estos testigos que cooperaron ni siquiera se conocen entre sí, y los que sí, no se han visto en años”, dijo.

“¿Quién viaja en un automóvil blindado?”, preguntó Goldbarg en los argumentos finales. “¿Quién tiene un equipo rotatorio de cocineros y secretarios? ¿Quién tiene un túnel de escape construido directamente en la bañera de su baño? ¿Quién tiene un ejército de personas para protegerlo de los enemigos y quién tiene enemigos de los que necesita protegerse? ¿Quién tiene pistolas con incrustaciones de diamantes? Un jefe del Cartel de Sinaloa hace estas cosas”.

Aludiendo a la historia legendaria de Guzmán y sus dramáticos escapes de prisión, Goldbarg dijo: “Está sentado allí. No dejen que evada su responsabilidad. Háganlo responsable de sus crímenes. Declárenlo culpable de todos los cargos”.

En enero de 2016, las autoridades mexicanas cercaron a Guzmán en un escondite en la ciudad costera de Los Mochis. El año siguiente, fue extraditado a bordo de un vuelo desde Juárez, México, a Nueva York.

Se espera que la defensa presente sus alegatos finales este jueves, seguido de una refutación de la acusación.