CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Donald Trump

Donald Trump

Mientras la investigación de Mueller llega a su etapa final, una investigación de la Cámara contra Trump toma fuerza

Por Stephen Collinson

(CNN) — Desde el principio, la Casa Blanca había esperado que el tormento del presidente Donald Trump sobre Rusia terminara con el informe final de Robert Mueller.

Ahora el florecimiento final del fiscal especial para la trama rusa comienza a parecerse al comienzo de las frustraciones del presidente.

Los demócratas de la Cámara de Representantes, armados con citación judicial, anunciaron el miércoles una investigación más amplia de lo esperado sobre los vínculos de Trump con Rusia, Arabia Saudita y casi cualquier otro lugar. Y las investigaciones criminales están cavando cada vez más profundamente en los negocios mundiales del multimillonario inmobiliario que se convirtió en presidente y por lo tanto se abrió a sí mismo a un doloroso escrutinio.

La línea roja de Trump —la de que nadie debe ahondar en las finanzas personales de su familia, más allá de una relación con Rusia— se ha roto.

Así que no es de extrañar que ofreciera un atisbo de la furia interna en el discurso del estado de la Unión el martes por la noche, acuñando una copla Nixoniana para dar a los demócratas una advertencia que funcionó en múltiples niveles.

“Si va a haber paz y legislación, no puede haber guerra e investigación”, dijo el presidente. “Simplemente no funciona de esa manera”.

El turbio ir y venir entre los demócratas en la Cámara de Representantes y el presidente ofreció una desagradable confrontación que concluirá con la finalización de la investigación de Mueller, posiblemente dentro de meses, mientras múltiples investigaciones de comités de la Cámara de Representantes dirigidas al presidente y su círculo cercano, entran en acción.

El presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes, Adam Schiff, anunció el miércoles que ampliaría su alcance más allá de Rusia para examinar si los intereses comerciales de Trump están influyendo en sus decisiones de política exterior.

El demócrata de California dijo que consideraría cualquier “acusación creíble de influencia por parte de los rusos o los saudíes o de cualquier otra persona”.

La revelación se produjo un día después de que CNN informara que los fiscales en Nueva York deseaban entrevistar a ejecutivos de la Organización Trump tras abrir al menos dos investigaciones sobre entidades relacionadas con Trump, incluyendo posibles infracciones de financiamiento de campaña relacionadas con el dinero secreto pagado a mujeres por el exabogado personal de Trump, Michael Cohen.

El nuevo interés en las posesiones comerciales pasadas y presentes de Trump confirma uno de los peores temores de los confidentes del presidente: que incluso si Mueller lo aprueba, enfrenta exposición prolongada y peligrosa a nuevas investigaciones que podrían durar meses. Un presidente que no ha disfrutado de un solo día sin la sombra de las investigaciones podría estar bajo una nube legal y política —en asuntos más amplios que Rusia— por el resto de su mandato.

Trump no contuvo su frustración cuando le preguntaron sobre la medida de Schiff.

“Es solo un pirata político tratando de forjarse un nombre”, les dijo el presidente a los periodistas, y agregó que Schiff no tenía “ninguna razón para hacerlo”. Trump mantuvo sus quejas en Twitter el jueves por la mañana, lamentándose por el “acoso presidencial ilimitado”.

Schiff, un exfiscal, respondió el miércoles con un tuit cortante: “Puedo entender por qué la idea de supervisión significativa aterroriza al presidente. Varios de sus allegados van a la cárcel, otros esperan juicio y continúan las investigaciones criminales”.

También le dio a Trump algo más de qué preocuparse, ya que su comisión votó a favor de entregar las transcripciones de su investigación sobre Rusia al fiscal especial Robert Mueller.

Las entrevistas en cuestión incluyen al hijo del presidente, Donald Trump Jr.; a su yerno, Jared Kushner; a Corey Lewandowski, Steve Bannon y Hope Hicks.

No hay indicios de que alguno de esos testigos tenga problemas legales. Pero en su acusación contra el exabogado personal de Trump, Michael Cohen, Mueller no mostró tolerancia en mentirle al Congreso.

La nueva realidad de Trump

Trump probablemente tenía pocas ilusiones de que su decisión de mencionar la investigación en el Estado de la Unión —un paso que algunos comentaristas políticos desaconsejaron— intimidara a los demócratas

Sin embargo, fue un comentario revelador, ya que ofrecía un atisbo característico de la mentalidad de un presidente que critica las restricciones constitucionales y parece rechazar la noción de supervisión del Congreso.

Los demócratas están usando ese punto para rechazar las advertencias de Trump.

“Considero que es otro ejemplo de que él no entiende cómo funciona el proceso democrático”, le dijo la congresista Karen Bass, demócrata de California, a Kate Bolduan de CNN.

“Dijo, ‘Simplemente no funciona de esa manera’. No, en realidad sí. Hay tres ramas iguales de gobierno … esta es la nueva realidad a la que tendrá que acostumbrarse “.

Los ataques de Trump también pueden indicar que está comenzando a comprender las implicaciones de que los demócratas hayan obtenido la mayoría de la Cámara de Representantes y sus poderes de investigación en las elecciones intermedias de noviembre.

Es la primera vez que el presidente ha expresado ante una audiencia masiva los cimientos de un argumento político que podría servir durante cualquier intento de juicio político por parte de los demócratas o en las elecciones de 2020.

Trump efectivamente estaba argumentando que la creciente expansión económica de Estados Unidos y las altas cifras de creación de empleo bajo su supervisión se verían amenazadas por la posibilidad de verse obligado a dejar su cargo o no poder realizar sus tareas sin distracciones.

La advertencia de Trump también puede ser un intento temprano de desacreditar las investigaciones del Congreso —y ofrecer una buena mordida a sus amigos conservadores de los medios de comunicación— del mismo modo que anuló la credibilidad de la investigación sobre Mueller. Es posible que sus esfuerzos no hayan mellado la reputación del fiscal especial entre el público en general, pero pueden haber descartado los eventuales hallazgos de Mueller entre la gente a la que más le importa Trump: su base.

  • Mira: Trump teme ser destituido

Defensa de Trump

Trump también puede estar arriesgando un juego interno de Washington con sus llamados del estado de la Unión a la unidad y el compromiso que ya se ven raídos.

Al usar la palabra “legislación”, dijo implícitamente que los intentos demócratas de usar su mayoría de la Cámara de Representantes para crear un registro de nuevas leyes para presentarlas ante los votantes el próximo año podrían hundirse en la atmósfera febril de un Washington obsesionado por el escándalo. Después de todo, se necesita al presidente para firmar proyectos de ley.

También podría usar la presunción para explicar a sus partidarios y a los votantes más moderados por qué es poco probable que la segunda mitad de su propio mandato produzca grandes victorias legislativas. Es probable que Trump diga a los votantes en 2020 que los demócratas estaban tan obsesionados con destruirlo que olvidaron los negocios de Estados Unidos.

El argumento cobraría más potencia si Mueller falla en encontrar cualquier mal comportamiento contra el presidente, aunque su investigación ya ha ganado condenas y declaraciones de culpabilidad contra varios exsocios de Trump. Sin embargo, los demócratas pueden oponerse al deber público y a su propia función constitucional de averiguar si alguno de los intereses comerciales y enredos de Trump lo están influenciando de una manera que pone en peligro la seguridad nacional y por lo tanto merece ser acusado.

Y su ofensiva investigativa, que incluirá una serie de comités, revisará la administración de Trump capa por capa y ofrecerá pruebas para su propio caso en 2020 de que la actual Casa Blanca es corrupta e inadaptada y que Trump no debería ser reelegido para un segundo mandato.