CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Venezuela

Ayuda humanitaria en Venezuela: la razón política

Por Carlos A. Montaner

Nota del editor: Carlos Alberto Montaner es escritor y analista político de CNN. Sus columnas se publican en decenas de diarios de España, Estados Unidos y América Latina. Montaner es, además, vicepresidente de la Internacional Liberal. Las opiniones expresadas en esta columna son exclusivas del autor.

(CNN Español) — Tarde o temprano, la ayuda humanitaria entrará en el país. Ha sido solicitada por Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, a nombre de la Asamblea Nacional. 

Faltan todas las medicinas clave. Escasean los antibióticos. Hay miles de diabéticos sin insulina. Apenas se encuentra antihipertensivos para las decenas de miles de personas con presión alta. Faltan los reactivos para los análisis, las placas para las radiografías y los insumos de las máquinas de escanear o de hacer las diálisis. Los niños y los ancianos muy enfermos son las víctimas inmediatas. Mueren por no tener acceso a los medicamentos.

En cuanto a los alimentos sucede lo mismo. Por primera vez en la historia de Venezuela falta la harina para las arepas, pero ése es sólo un detalle. No hay carne, mantequilla, leche. No los canso con historias de terror, pero salvo quienes cuentan con familiares en el exterior que compran, envían y pagan divisas, no hay manera de escaparse del hambre.

Por ahora, Nicolás Maduro les ha bloqueado el paso, pero en algún momento la jefatura del ejército advertirá que el daño de no dejar entrar las medicinas y los alimentos es mucho mayor que el de permitir el ingreso. La presión de los soldados y de los oficiales de menor rango es tremenda. Ellos y sus familiares también carecen de alimentos y pasan hambre.

Es verdad que hay una razón política además de humanitaria, pero ambas cuestiones van de la mano. ¿Qué harán Maduro y el general Padrino López? ¿Agredir a los pobres y a los enfermos? Mientras tanto, los alimentos y las medicinas se seguirán dispensando en pequeñas cantidades en el lado democrático de las fronteras, a la espera de un gesto inteligente que permitiría la entrega masiva en la propia y muy necesitada Venezuela.