CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Negocios

Sears sobrevive a la bancarrota

Por Chris Isidore, Nathaniel Meyersohn

(CNN Business) — Sears sigue viva.

El juez del tribunal de quiebras Robert Drain aprobó la venta de la mayoría de los activos del minorista a un fondo de cobertura controlado por Eddie Lampert, presidente de la compañía, por 5.200 millones de dólares. La decisión mantendrá abiertas 425 tiendas y salvará los empleos de aproximadamente 45.000 empleados.

En su decisión del jueves por la tarde, Drain rechazó los argumentos de un comité de acreedores, incluyendo propietarios y vendedores principales, que habían instado al tribunal a cerrar la empresa y liquidar los activos. Los acreedores, a quienes Sears debe más de 3.000 millones de dólares, argumentaron que cerrar la empresa era la mejor manera de devolver la mayor cantidad de dinero. Esos acreedores ahora tendrán que esperar para saber cuánto obtienen del dinero que se les debe, pero es probable que sean centavos de dólar en muchos casos.

Los acreedores también argumentaron que el proceso de venta fue injusto y se estableció que nadie más que Lampert pudiera comprar los activos más valiosos de la empresa.

  • Mira: ¿Qué llevó a Sears a la bancarrota?

Los abogados de Sears y Lampert dijeron que el proceso de ventas fue justo y que mantener la compañía abierta sería mejor para todos los involucrados.

Drain se puso del lado de Sears y Lampert, tardando cerca de 90 minutos en leer su decisión del tribunal en White Plains, Nueva York. Esto incluyó una refutación punto por punto de los argumentos de los acreedores.

“Concluyo que el proceso aquí fue propio y apropiado”, dijo.

Argumentos finales sobre el futuro de Sears

La decisión de Drain coronó tres días de audiencias. Los abogados de las dos partes presentaron los alegatos finales el jueves por la mañana antes de la decisión.

Ray Schrock, el principal abogado de bancarrota de Sears, argumentó que la propuesta de liquidación no recaudaría más dinero que una venta, como afirman los acreedores. Dijo que arrojar tantas tiendas y otros activos al mercado al mismo tiempo reduciría la cantidad de dinero que se recaudaría en liquidación.

“Los beneficios del proceso de ventas realmente superan un cierre ordenado”, dijo.

También le pidió a Drain que considerara la difícil situación de los empleados de Sears.

Abid Qureshi, un abogado de los acreedores, dijo que sus clientes también estaban preocupados por la pérdida de empleos que traería la liquidación, pero dijo que los problemas pasados de Sears arrojan dudas sobre cuán seguros estaban los empleos con la venta. Predijo que habrá más cierres de tiendas y pérdidas de empleos.

“La liquidación puede ser la mejor opción”, dijo. “No es algo que nadie desea, pero a veces es el mejor resultado”.

Un obstáculo para la supervivencia de Sears fue aclarado más temprano el jueves cuando Pension Benefit Guaranty Corp, el regulador federal de pensiones, retiró su objeción a la venta. La agencia tomó la semana pasada dos planes de pensión con fondos insuficientes que cubren 90.000 jubilados de Sears y otros beneficiarios. También se hizo cargo de los activos en el plan.

La agencia había acordado reducir la subfinanciación que le pediría a Sears que cubriera de 1.700 millones de dólares a 800 millones de dólares, según Schrock.

Otro punto de fricción fue si Lampert y ESL aceptarían o no asumir los 166 millones de dólares en cuentas por pagar adeudadas por Sears por sus recientes compras de inventarios. Los abogados de los acreedores sugirieron, sin un acuerdo sobre el tema, que el acuerdo no debería cerrarse.

Sears insistió en que el acuerdo de venta requería que ESL asumiera esos pagos. El abogado de ESL lo disputó, pero dijo que podría resolverse después de que se cierre la venta. Drain dijo que no podía pronunciarse sobre el tema el jueves, pero sugirió que ESL se vería obligado a asumir esa deuda.

Sears, la empresa que alguna vez dominó las ventas minoritarias

Sears comenzó hace 133 años y se convirtió en el minorista más grande e importante de Estados Unidos. Fue el empleador del sector privado más grande del país a mediados del siglo XX. Con su amplia red de tiendas y su catálogo de negocios que proporcionaba virtualmente cualquier bien que un comprador quisiera, era tanto el Walmart y como el Amazon de su tiempo.

Pero luchó durante décadas, perdiendo negocios no solo con sus rivales en línea, sino también con grandes minoristas que ofrecían precios más bajos y una selección más amplia de productos. Había perdido 12.000 millones de dólares desde su último año rentable en 2010 hasta que se declararon en bancarrota en octubre pasado.

Lampert fusionó Sears y Kmart en 2005, cuando las dos marcas tenían entre ellas 3.500 tiendas en Estados Unidos y más de 300.000 empleados.

La empresa que sobrevivió a la bancarrota, será una parte de lo que era.

  • Mira: ¿Por qué algunas tiendas como Sears y Macy’s cierran sus puertas?

Habrá muchos estados del centro del país donde no habrán una o las dos tiendas. Y Sears ha indicado en sus presentaciones que espera hacer la transición de grandes tiendas de aproximadamente 15.000 metros cuadrados a locales de menos de una décima parte de ese tamaño.

Y los planes de negocios de la compañía, presentados ante el tribunal de quiebras, sugieren que el futuro cierre de tiendas y las ventas de bienes raíces podrían estar en el horizonte.

Lampert ha hecho varias declaraciones a lo largo del proceso que cree que el pequeño Sears, sin los niveles de deuda inasequibles, será un minorista rentable y competitivo.

“Creemos en el potencial para crear una empresa del siglo XXI multifacética y exitosa que pueda beneficiarse de los cambios en el entorno minorista actual”, dijo un comunicado de su fondo de cobertura a principios de este mes. “Tenemos la intención de que la nueva compañía opere tantas tiendas Sears y Kmart como sea razonablemente posible”.

Pero incluso escapar de la bancarrota no asegura el éxito a largo plazo de Sears.

La historia reciente está marcada por cadenas que emergen de la bancarrota solo para presentar una segunda solicitud en un plazo relativamente corto, y posteriormente cerrando.

Gymboree y RadioShack son ejemplos recientes de esas tendencias.