CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Estudio vincula tomar dos bebidas dietéticas al día con alto riesgo de apoplejía

Por Sandee LaMotte

(CNN) — Beber dos o más tipos de bebidas endulzadas artificialmente al día está relacionado con un mayor riesgo de derrames cerebrales, ataques cardíacos y muerte prematura en mujeres mayores de 50 años, según un nuevo estudio de la Asociación Estadounidense del Corazón y la Asociación Estadounidense del Ataque Cerebral.

Los riesgos fueron más altos para las mujeres sin antecedentes de enfermedad cardíaca o diabetes y las mujeres que eran obesas o afroamericanas.

MIRA: La OMS pide aumentar impuestos a bebidas azucaradas para combatir la obesidad y la diabetes

Investigaciones anteriores han demostrado un vínculo entre las bebidas dietéticas y los accidentes cerebrovasculares, la demencia, la diabetes tipo 2, la obesidad y el síndrome metabólico, que pueden provocar enfermedades cardíacas y diabetes.

http://www.cnn.com/video/data/2.0/video/spanish/2018/04/05/nuevo-impuesto-reino-unido-obesidad-vo-portafolio.cnn.html

“Este es otro estudio confirmatorio que muestra una relación entre bebidas endulzadas artificialmente y riesgos vasculares. Aunque no podemos demostrar la causalidad, esta es una bandera amarilla para prestar atención a estos hallazgos”, dijo el doctor Ralph Sacco, presidente de la Academia Americana de Neurología, no involucrado en el último estudio.

“¿Qué pasa con estas bebidas dietéticas?”, pregunta el autor principal del estudio, Yasmin Mossavar-Rahmani, profesor asociado de epidemiología clínica y salud de la población en el Colegio de Medicina Albert Einstein en el Bronx, Nueva York. “¿Es algo sobre los edulcorantes? ¿Están haciendo algo para nuestra salud intestinal y el metabolismo? Estas son preguntas que necesitamos respuestas”.

El peso y la raza aumentan el riesgo

Más de 80.000 mujeres estadounidenses posmenopáusicas que participan en la Iniciativa de Salud Femenina, un estudio nacional a largo plazo, se les preguntó con qué frecuencia bebían una ración de 12 onzas fluidas de bebidas dietéticas durante los últimos tres meses. Sus resultados de salud fueron rastreados durante un promedio de 11,9 años, dijo Mossavar-Rahmani.

LEE: Estos son los estados más y menos saludables de Estados Unidos en 2017

“Estudios previos se han centrado en el panorama general de las enfermedades cardiovasculares”, dijo. “Nuestro estudio se centró en el tipo más común de accidente cerebrovascular, accidente cerebrovascular isquémico y sus subtipos, uno de los cuales fue bloqueo de pequeños vasos. El otro aspecto interesante de nuestro estudio es que observamos quién es más vulnerable”.

Después de controlar los factores del estilo de vida, el estudio encontró que las mujeres que consumían dos o más bebidas endulzadas artificialmente al día tenían 31% más de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular coágico, 29% más de probabilidades de tener enfermedades cardíacas y 16% más de probabilidades de morir por cualquier causa, que mujeres que bebieron bebidas dietéticas menos de una vez a la semana o que no tomaron nada en absoluto.

El análisis luego estudió a las mujeres sin antecedentes de enfermedad cardíaca y diabetes, que son factores de riesgo clave para el accidente cerebrovascular. Los riesgos aumentaron dramáticamente si esas mujeres eran obesas o afroamericanas.

“Las mujeres que, al comienzo de nuestro estudio, no tenían ninguna enfermedad cardíaca o diabetes y eran obesas, tenían el doble de probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular coagulado o isquémico”, dijo Mossavar-Rahmani.

MIRA: ¿Fumas y sufres de obesidad? Olvídate de la cirugía: una política que encendió la polémica en este país

No hubo tal relación de apoplejía con las mujeres que tenían un peso normal o tenían sobrepeso. El sobrepeso se define como tener un índice de masa corporal de 25 a 30, mientras que la obesidad es superior a 30.

“Las mujeres afroamericanas sin historia previa de corazón o diabetes tenían cuatro veces más probabilidades de tener un accidente cerebrovascular por coágulos”, Mossavar -Rahmani dijo, pero ese riesgo de apoplejía no se aplicaba a las mujeres blancas.

“En las mujeres blancas, los riesgos eran diferentes”, dijo. “Eran 1,3% más propensas a tener enfermedad coronaria”.

El estudio también analizó varios subtipos de accidente cerebrovascular isquémico, que los médicos utilizan para determinar el tratamiento y la elección de medicamentos. Descubrieron que la oclusión de arterias pequeñas, un tipo común de accidente cerebrovascular causado por el bloqueo de las arterias más pequeñas dentro del cerebro, era casi 2,5 veces más común en mujeres que no tenían enfermedad cardíaca o diabetes pero consumían grandes cantidades de bebidas dietéticas.

Este resultado se cumple independientemente de la raza o el peso.

Solo una asociación

Este estudio, así como otras investigaciones sobre la relación entre las bebidas dietéticas y las enfermedades vasculares, es “observacional” y no puede mostrar causa y efecto. Esa es una limitación importante, dicen los investigadores, porque es imposible determinar si la asociación se debe a un edulcorante artificial específico, un tipo de bebida u otro problema de salud oculto.

LEE: 11 consejos para desintoxicarte de los alimentos excesivamente procesados

“Las mujeres postmenopáusicas tienden a tener un mayor riesgo de enfermedad vascular porque carecen de los efectos protectores de las hormonas naturales”, dijo doctor Kevin Campbell, cardiólogo de Carolina del Norte, lo que podría contribuir a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular.

“Esta asociación también puede contribuir al aumento de la presión arterial y azúcares que aún no se diagnosticaron como hipertensión o diabetes, pero justificaba la pérdida de peso”, dijo la doctora Keri Peterson, médica asesora del Calorie Control Council, una asociación internacional que representa a la industria de alimentos y bebidas de bajas calorías.

Aún así, dijo Sacco, quien también es presidente de neurología de la Miller School of Medicine de la Universidad de Miami, mientras más estudios surgen con las mismas asociaciones, “cuanto más comienzas a cuestionar, la asociación se hace más real”.

Los críticos también señalan el posible beneficio de las bebidas endulzadas artificialmente para la pérdida de peso, un tema crítico teniendo en cuenta la epidemia de la obesidad en los Estados Unidos y en todo el mundo.

MIRA: 8 claves para acabar con la adicción a los carbohidratos

Por ejemplo, dos metanálisis de investigaciones existentes sobre endulzantes no azucarados llamaron a esos estudios “de baja calidad y no concluyentes”, dijo William Dermody Jr., vicepresidente de medios y asuntos públicos de la American Beverage Association, una organización comercial.

“Edulcorantes bajos en calorías y sin calorías han sido considerados seguros por los organismos reguladores de todo el mundo”, dijo Dermody, “y hay una gran cantidad de investigaciones que muestran que estos edulcorantes son una herramienta útil para ayudar a las personas a reducir el azúcar consumo.

“Respaldamos el llamado de la OMS para que las personas reduzcan el azúcar en sus dietas, y estamos haciendo nuestra parte creando bebidas innovadoras con menos azúcar o azúcar cero, etiquetado claro en calorías, prácticas de comercialización responsables y tamaños de paquetes más pequeños”.

¿Beneficios por la pérdida de peso?

La American Heart Association emitió un aviso el año pasado que dice que el uso a corto plazo de bebidas endulzadas y bajas en calorías para reemplazar las azucaradas puede ser una estrategia efectiva para promover la pérdida de peso en adultos, pero no en niños.

La orientación está dirigida a aquellos a quienes “les resulta difícil pasar directamente de las bebidas azucaradas al agua”, dijo la profesora de nutrición de la Universidad de Hawai Rachel Johnson, presidenta del grupo de redacción de ese asesoramiento científico. “Las bebidas endulzadas bajas en calorías pueden ser una herramienta útil para ayudar a las personas a hacer esta transición”.

En general, dijo Johnson, “existe una ciencia sólida de que el consumo de bebidas azucaradas está asociado con resultados adversos de salud. Por lo tanto, puede ser prudente limitar el consumo hasta que sepamos cómo pueden afectar el riesgo de accidente cerebrovascular”.

LEE: ¿Cuánta azúcar debemos consumir?

Mientras la ciencia continúa explorando la conexión, los estadounidenses recurren cada vez más al agua y otras bebidas sin calorías, según Beverage Marketing Corporation, un grupo de datos y consultoría. En 2016, el agua embotellada superó a las bebidas carbonatadas para convertirse en la bebida número uno en volumen y ha seguido dominando el mercado en 2017 y 2018.

En 2018, se prevé que los estadounidenses beban un poco más de 3.000 millones de galones de refrescos dietéticos de un un total de 12.200 millones de galones de refrescos carbonatados, según datos de Beverage Marketing Corporation.

“Personalmente, he dejado de beber bebidas endulzadas artificialmente”, dijo Sacco, añadiendo que considera que la investigación emergente es una “alerta” para los fanáticos de las bebidas dietéticas y para quienes quieran perder peso.

“Deberíamos estar bebiendo más agua y bebidas naturales, como infusiones de hierbas sin azúcar”, dijo Mossavar-Rahmani. “No podemos irnos todo el día a beber refrescos de dieta. Cantidades ilimitadas no son inofensivas”.