CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Terror en Nueva Zelandia

Christchurch ya había sido golpeado por la tragedia

Por Tara John

(CNN) — Los ataques sin precedentes contra dos mezquitas en la ciudad de Christchurch, en Nueva Zelandia, en la que murieron al menos 49 personas y 20 resultaron heridas de gravedad, han dejado atónita a una nación pacífica.

Pero esta no es la primera vez que la ciudad costera de alrededor de 400.000 personas en la Isla Sur de Nueva Zelandia ha sido azotada por la tragedia.

Entre 2010 y 2011, la tercera ciudad más poblada del país estuvo plagada de una serie de terremotos.

Lo peor ocurrió en febrero de 2011, cuando un terremoto de 6,3 grados de magnitud arrasó Christchurch en medio del día: derribó edificios sobre autobuses, rompió calles y dañó catedrales.

Si bien Nueva Zelandia está acostumbrada a los terremotos, pocos han sido tan devastadores como ese temblor, que mató a 185 personas, lesionó a 6.000 y dañó 170.000 edificios.

La mayor parte de las muertes ocurrieron cuando un bloque de oficinas de seis pisos, el Edificio CTV, se derrumbó durante el terremoto.

Según cifras oficiales, 115 personas murieron en el edificio CTV, 18 personas murieron en el edificio de la oficina del PGC, ocho personas murieron en autobuses y 28 personas murieron en otros lugares en el centro de Christchurch, mientras que 12 víctimas se encontraban en lugares suburbanos. Se determinó que hubo otras cuatro muertes directamente asociadas con el incidente.

Las víctimas provenían de numerosos países de todo el mundo e incluían a un grupo de estudiantes que aprendían inglés en el edificio CTV.

‘Corriendo sobre gelatina’

El testigo Gavin Blowman le dijo a CNN en ese entonces que  corrió a la calle cuando se produjo el terremoto.

“Se sentía como si estuviera corriendo sobre gelatina”, dijo. “Vimos una roca gigante caer al suelo desde un acantilado, una roca que había estado allí durante milenios. Cayó en el edificio de la RSA (asociación de veteranos), fue aterrador”.

Laura Campbell le dijo a CNN que estaba en el trabajo cuando se produjo el terremoto. Ella describió haber visto “ventanas que se abrían, ladrillos que se caían, gente que gritaba, todo”.

El terremoto provocó que la arena suave y el limo se licuaran, lo que provocó la ruptura de las tuberías de agua y alcantarillado, y que carreteras y edificios quedaran destrozados. Esto causó que los acantilados colapsaran y removiera las rocas.

El daño generalizado le costó al país un estimado de NZ $ 20.000 millones ($ 13.700 millones) según el gobierno de Nueva Zelandia, y los sectores minorista, hotelero y alojamiento de la ciudad fueron los más afectados.

En enero de 2019, la comisión de terremotos del país aún estaba tratando con 2.233 reclamos del terremoto.

Según el consejo de la ciudad, los temblores “tuvieron un efecto inmediato en la población de Christchurch City, con un estimado de 20.000 personas que abandonaron la ciudad en los primeros dos años”.

Impacto a largo plazo

El costo psicológico del terremoto rápidamente se hizo evidente. En 2012, un estudio realizado por la Junta de Salud del Distrito de Canterbury y la Fundación de Salud Mental encontró que más del 80% involucrado en el estudio dijo que sus vidas habían cambiado “significativamente” desde el evento. Más de dos tercios de las personas preguntaron que estaban “afligidos por la pérdida de Christchurch”.

Otro estudio encontró que los ataques cardíacos se dispararon un año después de los terremotos.

Según Reuters, los residentes de las áreas más dañadas tenían un 22% más de probabilidades de ser admitidos en hospitales por ataques cardíacos que sus vecinos en las zonas menos dañadas.

“Nuestro estudio sugiere que no es solo afectó a las personas, sino que tendrá un impacto a largo plazo en sus vidas, si pierden sus hogares”, dijo a Reuters una de las autoras del estudio, Vicky Cameron.