CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Niños

La relación entre que los niños beban más agua y que consuman menos bebidas azucaradas y calorías

Por Edith Bracho-Sanchez

(CNN) — Según un nuevo estudio, los niños y adolescentes que beben agua tienen menos probabilidades de consumir bebidas azucaradas durante el día.

Los investigadores analizaron datos de 8.400 niños y adolescentes de 2 a 19 años recopilados entre 2011 y 2016 como parte de la Encuesta Nacional de Exámenes de Salud y Nutrición, que los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) administran anualmente. Se les pidió a los padres y a sus hijos que recordaran lo que los niños habían consumido en las últimas 24 horas, y se agregaron las calorías.

Uno de cada 5 niños y adultos jóvenes informaron que no tomaron agua el día anterior a la encuesta. No beber agua se asoció con el consumo de un promedio de 93 calorías por día, y un 4,5% más de calorías provenientes de bebidas azucaradas, como refrescos, bebidas deportivas y jugos, según el estudio publicado el lunes en JAMA Pediatrics.

El número de calorías adicionales consumidas varía según la edad, así como la raza y el origen étnico. Los niños caucásicos que no bebieron agua obtuvieron 122 calorías adicionales de las bebidas azucaradas, mientras que los niños hispanos consumieron 61 calorías adicionales de estas y los niños negros, 93 calorías adicionales.

La investigación no fue diseñada para determinar qué cantidad de agua evitaría que los niños tomaran bebidas azucaradas, sino más bien si el consumo de agua tuvo algún efecto, explicó Asher Rosinger, profesora asistente de la Universidad Estatal de Pennsylvania y autora principal del nuevo estudio.

Debido al diseño del estudio, la investigación no pudo establecer una causa y un efecto definidos entre beber agua y consumir menos calorías, sólo una asociación, señaló la Dra. Natalie Muth, pediatra y dietista registrada en Carlsbad, California, que no participó en la investigación.

“Los niños que beben agua pueden tener padres que limitan las bebidas azucaradas y, por el contrario, promueven una alimentación saludable, o los niños que no beben agua pueden no tener acceso a agua potable”, agregó.

Con las limitaciones en mente, Rosinger y su equipo enfatizan que las bebidas azucaradas agregan calorías vacías a las dietas de los niños y pueden aumentar el riesgo de aumento de peso, obesidad y diabetes.

“Hablo con mis pacientes y sus familias todo el tiempo sobre los daños a la salud de las bebidas azucaradas y la ventaja de beber principalmente agua y leche”, dijo Muth.

La Asociación Estadounidense del Corazón recomienda que las dietas de los niños mayores de 2 años se limiten a 25 gramos de azúcar agregada por día y dice que los niños no deben beber más de una bebida azucarada de 230 mililitros por semana.

A pesar de las pautas, un estudio de 2017 reveló que casi dos tercios de los niños en Estados Unidos consumían al menos una bebida azucarada en un día determinado, y aproximadamente el 30% consumía dos o más al día.

“Las bebidas azucaradas son un pilar en las dietas de muchos niños. Son baratas, fáciles de encontrar, muy comercializadas y tienen un sabor dulce, por lo que a los niños les gustan”, dijo Muth.

La Asociación Americana del Corazón recientemente se unió a la Academia Americana de Pediatría para recomendar cambios de políticas dirigidos a los legisladores federales, estatales y locales, alentándolos a implementar políticas que reduzcan la ingesta de bebidas azucaradas de los niños.

Para los padres que buscan fomentar hábitos saludables, Muth recomienda ofrecer agua como la primera opción de bebida preferida a partir de los 6 meses de edad, limitar el acceso a bebidas azucaradas, modelar el agua potable y hacer que beber sea más divertido al hacer infusiones con fruta y menta, o un chorro de limón.

“Los niños que no beben agua tienen más probabilidades de obtener sus líquidos en otros lugares”, dijo Muth. “Todo lo que se necesita es un adicional de 70 calorías por día para que un niño adquiera un exceso de peso y corra el riesgo de sobrepeso u obesidad”.

Jacqueline Howard de CNN contribuyó a este informe.