CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Europa

El proceso de divorcio en Irlanda toma 4 años, otra prueba de los valores conservadores de este país

Por Kara Fox

Dublín, Irlanda (CNN) — En los últimos cuatro años y medio, Michael Rossney ha ido a la corte 40 veces y gastado decenas de miles de euros en honorarios legales. Al igual que unas 118.000 personas en Irlanda, su matrimonio se ha roto y está separado de su pareja.

Mientras este hombre de Dublín busca el divorcio, su situación legal y financiera puede parecer difícil, pero esto no es inusual en Irlanda debido a las leyes de divorcio del país, que se encuentran entre las más restrictivas de Europa.

Según la legislación vigente, que está consagrada en la Constitución del país, una persona solo puede solicitar un divorcio después de vivir separado de su cónyuge durante cuatro de los cinco años anteriores.

Nadie está exento de este tiempo de espera obligatorio, incluidos aquellos que intentan abandonar relaciones abusivas, la mayoría de ellas, mujeres. De acuerdo con el Consejo Nacional de Mujeres de Irlanda, las mujeres que sufren de abuso doméstico podrían beneficiarse de un proceso de divorcio más corto para protegerse a sí mismas ya sus hijos del abuso continuo de un excónyuge.

Otros individuos en el proceso de separación, como Rossney, sostienen que el tiempo mínimo de espera crea niveles innecesarios de ansiedad, prohíbe su capacidad de seguir adelante, causa estragos en su bienestar emocional y es una carga financiera terrible.

Eso podría cambiar el 24 de mayo cuando Irlanda vaya a las urnas en un referéndum sobre el divorcio.

  • Mira aquí: Referendo sobre el aborto en Irlanda

Una “guerra prolongada”

Cualquier cambio a la Constitución irlandesa debe ser aprobado por un referéndum público y, en esta próxima consulta, se les preguntará a los votantes si apoyan una propuesta del Gobierno para eliminar la espera de cuatro años que exige la Constitución. Si se aprueba, el Parlamento legislará sobre el período de tiempo futuro necesario antes de que las parejas puedan solicitar el divorcio.

También se les preguntará a los votantes si desean eliminar una ley que no reconoce los divorcios extranjeros, una disposición que prohíbe a las personas que se divorciaron fuera de Irlanda volver a casarse.

El Ministro de Justicia e Igualdad, Charlie Flanagan, dijo en marzo que “las cuestiones complejas de política social se tratan mejor a través de una legislación detallada en el Oireachtas (Parlamento) en lugar que dentro de los límites de nuestra Constitución”.

Flanagan agregó que el Gobierno tiene la intención de reducir el período de separación a dos años para que ambas partes puedan “seguir adelante con sus vidas dentro de un plazo razonable”.

Rossney, de cuarenta años, le dijo a CNN que la larga espera ha alimentado un entorno hostil que ha sido explotado por el sistema legal, y que el proceso —y la relación con su ex— podría haber sido más positivo si el periodo obligatorio no hubiera sido tan demorado.

“No creo que hubiéramos alcanzado un punto tan bajo si las cosas no se hubieran prolongado tanto”, dijo. “Sabíamos que teníamos una guerra prolongada por delante”.

Rossney, un orgulloso padre de dos hijos, dijo que cree que la ley actual significa que los equipos legales no tienen “ningún incentivo para dejar de luchar hasta que el dinero se haya acabado”. Dijo que el Tribunal de Familia de Irlanda “no es apto para el propósito”, ya que “como cualquier otro tribunal, es … una pelea hasta que una de las partes gana y la otra pierde”.

Una Irlanda cambiante

Muchos en el proceso de divorcio apoyan la propuesta del Gobierno. Si se aprueba, será la última de una serie de medidas que reflejen la sociedad irlandesa moderna, que recientemente cuestionó y rechazó el papel histórico de la doctrina de la Iglesia católica sobre sus instituciones.

Irlanda fue el primer país en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo a través de un voto popular, con más del 60% de los votos en un referéndum en 2015. Y, a principios de este año, abrió sus primeros servicios de aborto después de la votación de 2018 que derogó una ley constitucional, una enmienda que había casi que prohibido la interrupción del embarazo.

Si bien el apoyo público al cambio en la ley de divorcio es alto, una pequeña minoría teme que si se aprueba, podría llevar a la desaparición de la institución del matrimonio.

David Quinn, director del grupo de defensa católica Iona Institute, le dijo a CNN que si se eliminaba el período de espera de la Constitución, “los políticos eventualmente votarán dos años hasta seis meses, en cuyo caso la diferencia entre matrimonio y convivencia, legalmente hablando, se vuelve cada vez más fino”.

Hablando en la radio irlandesa en diciembre, Quinn dijo: “No creo que algo tan importante como el matrimonio deba ser tan fácil de obtener.

“Debe haber una especie de cable de conexión para reducir la velocidad y pensar en ello”, agregó.

“Estás en una situación en la que no puedes avanzar”

Los comentarios de Quinn reflejan la difícil relación de Irlanda con el divorcio y la próxima votación marcará la tercera vez que el país celebra un referéndum sobre el tema.

En un referéndum de 1986, el 63% de los votantes irlandeses rechazó una propuesta para poner fin a una prohibición total del divorcio.

Casi una década más tarde, se volvió a preguntar a los votantes irlandeses. El referéndum sobre el divorcio de 1995 fue una campaña muy disputada, vocalmente opuesta por la Iglesia católica. Marcado por signos prominentes que decían “Hola, divorcio. Adiós, papá”, los activistas contra el divorcio argumentaron que los irlandeses dejarían a sus esposas, de manera masiva, si se aprobara esta legislación.

Ese referéndum se aprobó pero de manera muy apretada: Irlanda votó para derogar la prohibición constitucional del divorcio de 58 años, por un margen muy fino de menos del 1% de los votos.

En 1995, Irlanda aprobó, por un margen muy estrecho, levantar la prohibición sobre el divorcio que tenía 58 años de antigüedad.

Parte de ese sentimiento persistente en contra del divorcio, junto con las restricciones legales actuales y el aumento de parejas que cohabitan, se reflejan en la tasa actual de divorcio del país, que se encuentra entre las más bajas de Europa.

Las parejas casadas en Irlanda tienden a permanecer juntas en un promedio mucho más alto en comparación con sus contrapartes de la Unión Europea, con una tasa bruta de divorcio de 0,7 por cada 1.000 personas, en comparación con el promedio de la Unión Europea de 1,9, según datos de Eurostat.

Si bien la introducción del divorcio ha sido vista como un momento crucial en la historia moderna de Irlanda, la mayoría de los defensores de la campaña a favor del divorcio con los que CNN habló argumentan que los límites de la ley continúan reflejando una Irlanda antigua, cuya constitución aún tiene leyes que reflejan la influencia de la Iglesia católica.

Esto también incluye una cláusula constitucional que establece que el lugar de una mujer está en el hogar. Se esperaba que el referéndum se llevara a cabo en octubre pasado junto con un referéndum que eliminó la ofensa de blasfemia de la Constitución. Desde entonces ha sido pospuesto.

El obispo Denis Nulty, presidente del Consejo para el Matrimonio y la Familia de la Conferencia de Obispos Católicos de Irlanda, dijo en una declaración el sábado que “es importante reflexionar profundamente sobre las implicaciones de este referéndum que busca acelerar la disolución del matrimonio”, y agregó que el Gobierno debería, “volver a comprometer recursos para la preparación matrimonial e invertir recursos en el enriquecimiento matrimonial”.

David Graham, de 37 años, quien actualmente está separado, le dijo a CNN que cuando Irlanda introdujo el divorcio por primera vez, el “mundo exterior” podría haber pensado que Irlanda se había vuelto más progresiva. Pero cuando lo miras, es más regresiva porque ponen estipulaciones que hacen muy difícil conseguir un divorcio”.

Aunque apoya activamente el próximo referéndum, teme que el nuevo tiempo de espera propuesto restringirá aún más la capacidad de las parejas para avanzar a su propio ritmo.

“Pasas por ese proceso y solo quieres atravesarlo, y quieres seguir adelante, pero estás en una situación en la que no puedes avanzar”.