CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Redes sociales

Fue acusada falsamente de racista en un video que se volvió viral. Algunos en Internet fueron a su rescate

Por John Blake

(CNN) — Dominique Morán sabía que algo estaba mal tan pronto como se despertó el viernes por la mañana. Encendió su teléfono inteligente y vio el primero de lo que se convertiría en un aluvión de mensajes de texto y de voz.

“¿Estás bien?”.

“Solo quería que supieras que hay un video tuyo contigo y con esta persona …”.

“Oye, estás en Twitter”.

LEE: La discriminación está en todos lados

Solo la noche anterior, Morán era un estudiante desconocido de 23 años en St. Paul, Minnesota. Se había mudado allí desde el sur de California para asistir a la universidad con una beca de softbol. Viviendo sola en una nueva ciudad, trabajó en un local de la cadena Chipotle para cubrir sus gastos y asistió a una iglesia luterana.

Esa mañana, sin embargo, descubrió que se había convertido en otra persona. Extraños llamaban la llamaban con palabras desagradables en redes sociales. Su foto fue pegada en los sitios de noticias de Internet. Un video circulaba en línea, y ella era su villana. En las imágenes se la podía ver negándose a servir a un grupo de hombres negros en el restaurante la noche anterior.

dominique-moran-chipotle-viral-video

Esta fue la imagen de Dominique Morán que se viralizó en redes sociales después de que fue acusada falsamente de ser racista.

Su notoriedad se extendió tan rápidamente que su madre la llamó desde California al día siguiente.

“¿Qué pasó? ¿Qué hiciste?”.

“Calma”, le dijo Moran. “Hay una historia de fondo. Estamos bien”.

Pero Morán no se sintió tan bien después de colgar. Su cuerpo se entumeció. Respiró hondo. Sintió que se acercaba un ataque de pánico.

Luego se cayó de su silla y se desplomó. Mientras se recostaba en el piso de su apartamento, buscó la única forma de solaz en la que podía pensar.

Comenzó a orar.

El aumento del racismo

Casi todas las semanas vemos la misma historia. Alguien graba un video desde su teléfono de una persona blanca en un acto que se llama racista. Un ejército de comentaristas en línea se moviliza. El video se vuelve viral. Y la persona en el video se avergüenza públicamente, a menudo pierde un trabajo o es rechazada por la comunidad. Su nombre se convierte en un hashtag de odio.

La circulación de estos videos de indignación racista es tan común que se han convertido en la versión en línea del ruido de fondo. La científica social Eugenia Siapera dice que a menudo desencadenan “racismo digital ambiental“, publicaciones raciales en línea de personas comunes que son tan comunes que ya no causan conmoción.

Sin embargo, hay otra parte de esta historia que rara vez se cuenta porque no es tan común. ¿Qué sucede cuando te acusan falsamente en un video de ser racista? ¿Cómo cambia tu vida después de que te conviertes en un meme racista? ¿Cómo manejas tu propia indignación?

Durante los últimos seis meses, Morán ha estado tratando de responder esas preguntas. La llamaron en línea “perra racista”. El video de su confrontación de noviembre se vio al menos 7 millones de veces y se volvió a tuitear al menos 30.000 veces en dos días. El incidente fue cubierto por organizaciones de medios como ABC News y Fox News.

Esta mujer apareció en los titulares en mayo de 2018 después de que llamó a la policía para acusar a una familia negra de hacer barbacoas ilegalmente en un parque de Oakland, California.

Chipotle despidió a Moran después de que el video se volvió viral. Poco después de eso, ella sería reivindicada. Pero mientras la horda de internet se movilizó, ella no lo ha hecho.

“La vida es realmente difícil”, dijo. “Todo ha cambiado”.

Habla como si estuviera experimentando algún tipo de trastorno de estrés postraumático inducido digitalmente. Cambios de humor, ansiedad: a veces retrocede cuando alguien intenta tomar un video de un teléfono inteligente o una foto de ella.

En la conversación, Moran exuda una mezcla de desafío y vulnerabilidad. A menudo alude a su fe y dice: “Dios tiene un plan”. Pero aún no sabe cuál es el plan para ella. En varias ocasiones, ha querido ser maestra, cocinera y escritora. Introspectiva y un poco melancólica, Morán dibuja retratos y escribe poesía en su tiempo libre.

Dice que “pasó mucho más tiempo sola” debido al video viral. “Realmente no tengo el deseo de conocer gente nueva en este momento. Me siento sin energía”.

Tal vez, sin embargo, hay algo que aprender de su dolor.

Se ha dicho que una mentira recorre el mundo mientras la verdad se está poniendo las botas. Ese adagio nunca ha sido más cierto que cuando toda una audiencia en línea está, como lo expresó un crítico, perpetuamente “preparada para la indignación“.

¿Podría algo haber evitado la vergüenza pública de Moran? ¿Y por qué se propagó tan rápidamente cuando hubo señales de advertencia desde el principio?

Hubo tres factores en juego que hicieron que su historia fuera tan perturbadora, uno de los cuales ofrece al menos algo de esperanza.

Razón 1: El poder del sesgo de confirmación

Comenzó unos 10 minutos antes de la hora de cierre el jueves por la noche. Un grupo de aproximadamente media docena de jóvenes negros entró, charlando en voz alta entre ellos y apuntando cámaras de teléfonos inteligentes a los empleados de Chipotle.

“Han vuelto”, le dijo uno de los colegas de Morán mientras los hombres entraban en la fila de comida.

Morán reconoció a dos de ellos. Solo dos días antes, dijo, sus tarjetas de crédito habían sido rechazadas cuando se alinearon para pagar. También le habían advertido que no pagaban antes y había visto imágenes de video de ellos “cenando y corriendo“. Habían ordenado su comida en la línea de comida para llevar, le habían dado una tarjeta de crédito al cajero y luego se lanzaron con la comida después de que la tarjeta fue rechazada.

“Tienen que ‘pagar’ porque nunca tienes dinero cuando entran”, les dijo Morán.

Los hombres estallaron en indignación. Al menos uno comenzó a grabar.

“Ella está haciendo acusaciones locas”.

“¡Todos son racistas!”

“No tenemos dinero”.

El video de Chipotle muestra a un grupo de hombres negros que protestan cuando se les dice que deben pagar antes de recibir su comida.

Cuando Morán regresó a casa esa noche, estaba agotada. Los hombres hicieron tanto ruido que le dolía la cabeza. Ella llamó a la policía dos veces para calmar la situación, pero parecía una eternidad antes de que llegaran.

Además, había algo que dice que no quería que los hombres vieran. Cuando entregó su tarjeta de visita a uno de ellos después de que llegara la policía, ella dijo que él se rió y se burló de ella cuando vio su mano.

Estaba temblando.

“Lloré mucho”, dice ella.

Su calvario solo estaba comenzando.

A las 9:49 pm de esa noche, uno de los hombres publicó un video de la confrontación en Twitter. Él no ha respondido a varias solicitudes de entrevistas de CNN. Junto con el video, publicó esta leyenda:

“¿Puede un grupo de jóvenes afroamericanos bien presentados [sic] obtener algo de comer después de una larga sesión de ejercicios?”.

Se volvió viral. Los comentaristas en línea se abalanzaron. Los medios nacionales lo recogieron. Encaja en una narrativa preexistente. Parecía ser otro ejemplo de una nueva forma de casos raciales capturada en video.

El panorama de las redes sociales se había llenado con relatos de personas blancas que se acercaban a personas de raza negra y morena en público por todo, desde usar calcetines blancos en una piscina pública hasta hacer barbacoas en un parque. Aquí, al parecer, había otro acto de humillación pública.

Ha habido docenas de incidentes recientes en los que se ha llamado a la policía por personas negras que se dedicaban a labores de la vida cotidiana.

Morán, sin embargo, nunca pensó que sería noticia. Ni siquiera creía que realmente estaba siendo filmada.

“No pensé que harían lo que ellos hicieron”, dijo. “Nunca se me ocurrió que tendría que ver con racismo”.

Nunca se le ocurrió que su historia se volvería viral tampoco. Morán no era una gran usuaria de redes sociales en ese momento. Dice que ni siquiera tenía una cuenta de Twitter. “Se había mantenido alejada de su teléfono justo después del incidente, y cuando escuchó a sus amigos, pensó que el interés en el video estaba limitado a St. Paul.

Pero cuando su madre llamó, Morán sabía que el video se había hecho nacional.

“No somos racistas”, respondió ella después de que su madre la inundó con preguntas.

La madre de Morán todavía está tan perturbada por lo que pasó que se negó a hablar con CNN para esta historia. Pero la hermana de Morán, Elizabeth Pérez, recordó cómo su madre reaccionó al video.

“Recuerdo que se quebró”, dijo Pérez. “Lloró. Ella estaba como, ‘No quiero que la gente lastime a mi hija'”.

Sin embargo, hubo vacíos obvios en la narrativa emergente en línea. Comienza con una pregunta básica que hizo Pérez después de que ella notó la forma en que las personas se referían a su hermana en las discusiones en línea.

“Cuando dijeron ‘mujer blanca racista’, yo estaba como, ‘Mi hermana no es blanca'”, dijo Pérez. “Estaba tan confundida”.

El incidente fue enmarcado como una humillación a hombres negros por parte de una persona blanca, pero Morán es mexicanoestadounidense. Sin embargo, muchas personas siguieron identificándola tan blanca como su historia se extendió.

¿Por qué alguien no notó que no era blanca cuando el video se viralizó en las redes sociales?

El caso de Jussie Smollett planteó dudas sobre la veracidad de algunas acusaciones de matiz racial.

Por la misma razón, muchas personas se apresuraron a creer a Jussie Smollett cuando el actor informó que había sido atacado por dos hombres blancos que vestían sombreros Make American Great Again, dijo Joel Mathis, columnista de la revista The Week.

Se llama “sesgo de confirmación”: las personas están predispuestas a aceptar de manera acrítica las historias que se alinean con las creencias preexistentes, dice.

Smollett fue acusado recientemente de 16 delitos graves por hacer informes policiales falsos, que luego fueron retirados por los fiscales. Smollett aún mantiene su inocencia. En una columna sobre el actor, Mathis escribió:

“Todos pensamos que somos criaturas racionales, pero la verdad es que la mayoría de nosotros creemos en evidencia que confirma nuestras creencias, y filtramos hechos contradictorios. Cuando surge una historia que se ajusta a nuestras expectativas preconcebidas, estamos listos para darle credibilidad, cuando lo mejor que puedes hacer es tener un poco de precaución”.

Pero la precaución no hace que hagas clics en Internet. ¿Por qué hacer una pausa para ver si un video sensacional es verdadero cuando puedes publicarlo rápidamente y obtener atención con un comentario sarcástico?

Razón 2: El poder de la justicia de la muchedumbre de Internet

Mientras su video recorría las redes sociales, la gente comenzó a acosar a Morán en las redes sociales. Dejaron mensajes.

“Espero que nunca consigas otro trabajo”.

“Tú, perra racista”.

“Puta tonta”.

Morán se ahogó cuando recordó las palabras de un acosador de las redes sociales. Dijo que amenazó con quemar el cuerpo de su abuela y enviárselo en una bolsa. Algunas de las peores amenazas se han eliminado de las cuentas de los usuarios.

“Me asusté mucho. No sabía cómo me sentía”, dice ella. “Estaba abrumada. ¿Qué significa esto? ¿Por qué yo?”

¿Qué inspiraría a alguien a hablar con un extraño de esa manera?

Es porque la rabia se ha convertido en el combustible del discurso en línea. Los críticos acusan al presidente Trump de normalizar el racismo al referirse a los inmigrantes mexicanos como “violadores” y a las naciones africanas como países “condenados”. Pero Moran descubrió que algunas personas de la izquierda pueden ser tan despiadadas cuando denuncian el racismo.

Sus críticas se volvieron tan implacables que Morán comenzó a preguntarse si tenían razón. Tal vez se lo merecía. Un viejo hábito resurgió.

“He sido el tipo de persona que se siente culpable, que me desanimo, que tengo ansiedad y depresión y que me permite consumirme”, dijo.

Su depresión se profundizó cuando Chipotle la despidió después de que el video se volvió viral. La decisión “me rompió el corazón”.

“Me sentí avergonzada”, dijo ella. “Nadie quiere ser llamado racista frente al mundo”.

Morán se convirtió en víctima de lo que un comentarista llamó “justicia de las masas de Internet”.

Sarah Braasch, exestudiante graduada en Yale, recibió una avalancha de desprecio por Internet el año pasado después de que llamó a la policía porque un estudiante negro dormía en un área común de su residencia de estudiantes de Yale.

El escritor Erik Kain cuenta la historia de un hombre que se tomó una selfie para sus hijos en una tienda Target en Australia mientras estaba de pie junto a la imagen de Darth Vader. Otra mujer pensó que en realidad estaba tomando una foto de los hijos de ella. Tomó una foto del hombre y la publicó en Facebook con la esperanza de que el “asqueroso” fuera “atrapado”. Los usuarios de Facebook comenzaron a llamar al hombre “pedófilo”.

No importaba que estuviera tomando una selfie para sus hijos. Empezó a recibir amenazas de muerte. La vida del hombre estaba “completamente alterada” por el error, dijo Kain. Pero la verdad no es importante en la cultura de la vergüenza en línea, escribió Kain, porque “el que está más indignado gana”.

“Sigue y sigue”, dijo Kain. “Se acusa públicamente a la gente y se la llama en las redes sociales. Se publican las imágenes. Se circulan rumores. Se pierden los empleos y se dañan las reputaciones. A veces las personas avergonzadas son malas personas. Pero siempre la vergüenza elude el debido proceso, precede a la verdadera justicia y sirve principalmente para inflar el sentido de la autoimportancia y los egos de sus progenitores”.

Sin embargo, Morán tendría un golpe de suerte. Una persona poco probable tomaría a las masas de internet por ella.

Internet podría destruir, pero también podría ahorrar.

Razón 3: Todo lo que necesita es una persona con una pregunta

Dos días después de que su video se volvió viral, Morán recibió otra llamada de su madre.

“La gente está de tu lado ahora”, dijo.

La reputación de Morán fue salvada por un extraño. Decidió hacer una pregunta que nadie más parecía preguntar después de ver el video.

Su nombre es Andrew Hallwarth, y está inmerso en la cultura de Internet. Hallwarth es un jovial hablador y adicto a las noticias que trabaja en el análisis de la cadena de suministro para una empresa de distribución. Devora sitios de noticias y Twitter.

Otra captura de pantalla del video de Chipotle. Los investigadores de Internet hicieron preguntas sobre las intenciones de los jóvenes.

Cuando vio por primera vez el video de Chipotle, el ángulo racista no tenía sentido. Morán no era la única persona en el video que sospechaba de las intenciones de los jóvenes negros, anotó. También estaban sus compañeros de trabajo, que eran todas personas de color. ¿Cuáles eran las posibilidades de que todos ellos fueran racistas?

Hallwarth hizo una búsqueda rápida en Google del hombre que llamó a Morán por primera vez en su página de Twitter. Descubrió que el hombre supuestamente había tuiteado varias veces acerca de cenar y correr en Chipotle y otros restaurantes.

“Fue entonces cuando empezaron a sonar las banderas rojas”, dice Hallwarth.

Publicó sus hallazgos en Twitter y comenzó a enfrentarse a personas que acusaban a Morán de racismo. Hallwarth dijo que no podía soportar ver a Morán “públicamente crucificada”.

“La masa de Internet es tan poderosa”, dice. “Por el bien que puede hacer, en el sentido de recaudar fondos y hacer correr la voz, también puede destruir, puede manipular. Literalmente puede arruinar la vida de las personas en cuestión de segundos”.

Otros siguieron a Hallwarth un ejército en línea formado para enfrentarse a la masa.

Alguien inició una petición en línea para ayudar a Morán a recuperar su trabajo. Otro inició una página de GoFundMe para ella. La rabia se dirigía ahora a los hombres que llamaron racista a Morán.

Al menos una persona incluso envió un tuit al hombre que publicó el video original:

“Sí, gracias por perjudicar a los negros que en el futuro afrontarán realmente al racismo. Para ti, convertir esto en una broma para arruinar la vida de esta dama es asqueroso”.

Los medios de comunicación recogieron la nueva narrativa. Rápidamente publicaron una serie de historias que parecían reivindicar a Morán.

Morán terminó viendo algo bueno en el mundo en línea. Desde entonces, ha intercambiado mensajes con Hallwarth. Dice que comparten una fe cristiana.

“Fue una experiencia totalmente irreal que esta persona haya tenido este impulso allí solo para profundizar un poco más. “, dijo ella.” Él realmente no tenía que hacer eso. Él hizo eso por un extraño”.

Su experiencia se iluminó aún más. Chipotle la llamó. Querían saber si quería recuperar su trabajo.

Morán celebró yendo a Twitter. “El racismo es un problema real que no tomo a la ligera”, publicó poco después de comenzar su cuenta.” El racismo debe abordarse, pero lo que sucedió aquí fue simplemente incorrecto. Falsamente acusado y, a cambio, aislado de una meta por la que trabajé duro. Hoy se me ‘ofreció oficialmente’ mi trabajo de vuelta. Estoy realmente agradecida por todo el apoyo”.

Lo que sigue para Dominique Moran

Morán, sin embargo, no aceptó la oferta de Chipotle. Dijo que extraños creían en ella más que su exempleador. ” Descubrieron la verdad antes de mi propia compañía”, dijo ella.

Cuando se contactó con el incidente, la portavoz de Chipotle, Laurie Schalow, le envió un correo electrónico a CNN: “Nuestro exgerente no aceptó una oferta de reincorporación. No comentaremos más sobre este asunto”.

Morán se mudó a Los Ángeles para vivir con su familia. Y ella está de vuelta en el negocio de restaurantes, trabajando a tiempo parcial mientras estudiaba para vender seguros de vida y salud.

Aun así, a veces ella se pregunta: ¿Se puede confiar en la gente? ¿Debo arriesgarme incluso a tomar fotos con los miembros de mi familia? ¿Qué pasa si alguien me reconoce en público? Ella recuerda lo inquietante que se sintió cuando un cliente de una tienda de ropa en la que solía trabajar la reconoció en el video.

Hay otra pregunta que también la roe: cuando se comete un delito, se supone que alguien debe pagar. Pero, ¿dónde está la justicia para mí?

No recibió ninguna disculpa de ningún miembro de la horda que la acechó en Internet.

No hay arrepentimiento por parte de los comentaristas anónimos que la calificaron de racista, insultaron y amenazaron su seguridad.

Sabe que no es la única que ha sido falsamente calificada como racista.

“Todavía hay personas que tienen que seguir viviendo con la vergüenza de esto, y la gente simplemente continúa con sus vidas “, dice.

Tampoco será la última.