CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Crimen

Crimen

‘Por favor, déjenme salir’: una mexicana antigua integrante de Nxivm testifica que estuvo encerrada en una habitación durante 2 años

Por Sonia Moghe

Nueva York (CNN) — Durante dos años, la mantuvieron en una habitación con ventanas oscurecidas. Solo tenía un juego de ropa, que usaba durante semanas sin lavar. Y apenas tuvo contacto con el mundo exterior.

La historia de aislamiento forzoso proviene de una mujer, identificada por los fiscales solo como “Daniela”, que testificó la semana pasada en el juicio contra Keith Raniere, el fundador de Nxivm, la compañía con sede en Albany, Nueva York, que ofrecía costosas clases que, afirmaban, servían para ayudar a las personas a lograr el éxito.

MÁS: Estos son los involucrados en el escándalo por el supuesto culto sexual Nxivm

Raniere enfrenta cargos federales de crimen organizado, tráfico sexual, explotación sexual de un menor y tráfico de personas, entre otros. Él se ha declarado inocente de todos los cargos. Si es declarado culpable, podría ser condenado a cadena perpetua.

Daniela describió cómo pasó de ser una alumna de secundaria brillante y prometedora en México con sueños de convertirse en científica a ser incorporada al plan de estudios de autoayuda de Nxivm y, finalmente, permanecer aislada en una habitación durante casi dos años bajo las órdenes de miembros del culto.

“¿La puerta tenía seguro?”, preguntó la fiscal Moira Penza.

“No”, testificó Daniela.

“¿Sentías que podías salir de la habitación?”, preguntó Penza.

“No.”

Daniela testificó que Raniere y otros miembros de Nxivm convencieron a su propia familia de que había hecho algo lo suficientemente horrible como para justificar que la retuvieran en una habitación aislada y que solicitaron la ayuda de su familia para mantenerla allí. Ella pasó años sin ver a su familia.

¿Cómo llegó allí?

Casi una década antes, Daniela era una de las mejores estudiantes de México. Había ingresado en una escuela secundaria de élite en Suiza y su padre, Héctor, le dio las clases en Nxivm como un regalo de despedida en 2002, antes de que saliera para Europa.

A lo largo del curso, según testificó Daniela, miembros de Nxivm la desanimaron de completar la escuela, y la alentaron a ayudar en la misión del grupo y mudarse a Albany, lo que hizo ese año.

No aprendió programación de computadoras, como se le prometió, pero sí trabajó organizando la biblioteca de Raniere y escribiendo resúmenes de libros para él. También testificó que, bajo la dirección de Raniere, se le indicó que pirateara las computadoras de los considerados como enemigos de Nxivm, en su mayoría antiguos miembros del grupo. No le pagaron por gran parte de su trabajo, dijo.

Cuando era menor de edad, según el testimonio de Daniela, Raniere la cortejó en busca de una relación sexual, y dijo que él tuvo relaciones sexuales con ella después de cumplir 18 años.

Para el año 2005, la familia de Daniela — su padre, su madre y sus tres hermanos — habían seguido sus pasos para unirse a la comunidad de Nxivm en Clifton Park, a las afueras de Albany. Daniela dijo que sus padres eran fanáticos de las clases de Raniere y que toda la familia participó en las actividades comunitarias de Nxivm.

Los padres de Daniela no sabían que ella mantenía una relación de índole sexual con Raniere, a quien la mayoría de los miembros de Nxivm creían que era célibe. Si tenías una relación con Raniere, Daniela testificó, te comprometías a estar solo con él de por vida. Pero ella dijo que el mismo Raniere tenía relaciones sexuales con múltiples mujeres al mismo tiempo.

MÁS: Los detalles más inquietantes desde el inicio del juicio Nxivm

Juicio de Nxivm

Daniela dijo que más tarde descubrió que Raniere también mantenía relaciones sexuales con sus dos hermanas. Las tres hermanas se habían quedado embarazadas de Raniere en diferentes momentos y tuvieron abortos por solicitud de él, dijo Daniela.

Daniela dijo que estaba molesta por saber que Raniere estaba teniendo una relación con sus hermanas y muchas otras mujeres en la comunidad de Nxivm, y su relación comenzó a desmoronarse lentamente. Finalmente, se deterioró hasta llegar a lo que se conocía en la comunidad Nxivm como “una violación ética”. Ella dijo que sentía algo por otro miembro de Nxivm; la pareja se había besado y él la había tocado debajo de su ropa varias veces en 2007. Daniela decidió contarle a Raniere sobre la relación ese año.

“En mi mente, era simple: iba a hablar con Keith y casi negociar”. Pero después de que ella le contó a Raniere sobre su interacción con el otro miembro, dijo Daniela, él explotó. Su relación y la vida de Daniela nunca fueron las mismas.

“Fue un aislamiento inmediato, como una especie de rechazo”.

Dijo que ella y Raniere comenzaron a comunicarse solo por correo electrónico. Él le pedía incesantemente detalles sobre su interacción con el otro hombre. Dijo que lentamente empezaron a quitarle su libertad y sus posesiones: su iPod, su teléfono, su computadora e incluso sus documentos de inmigración e identificación, su única forma de abordar un avión o salir del país.

Daniela testificó que Raniere y otros miembros de Nxivm solicitaron la ayuda de su propia familia para “trabajar con ella”. Se les dijo: “Su hija es orgullosa y destructiva”.

Su familia no sabía que la base de la “violación ética” de Daniela era que había desarrollado sentimientos por otro hombre. En su lugar, Raniere le contó a la familia sobre un incidente ocurrido años antes en el que ella había robado y devuelto dinero rápidamente. Raniere animó a su familia a ser estricta con Daniela.

“Era un ambiente muy controlado a mi alrededor”, testificó ella.

Dijo que tenía que pedir permiso para dormir, comer o salir.

Daniela dijo que estaba decidida a irse en 2009. “Realmente estaba harta de esta vida”. Pero otros miembros de Nxivm la intimidaron para que se quedara, contó, y uno de ellos le dijo: “No puedes irte. Has destruido mucho. Te trajimos aquí. Nos lo debes”.

Sentía que no podía acudir a las autoridades porque, para ese momento, había estado en el país sin estatus legal de inmigración durante varios años. La última vez que cruzó ilegalmente la frontera en 2004 fue con la ayuda de Kathy Russell, una coacusada que se declaró culpable en el caso de un cargo de fraude de visa.

En marzo de 2009, dijo Daniela, había tenido suficiente. Ella le envió un correo electrónico a Raniere para decirle que no quería tener nada que ver con él y que su tiempo juntos había sido “mitad sueño, mitad pesadilla”. Ella afirmó que Raniere le dijo: “No solo debes hacerme parte de tu vida, sino que debo ser tu vida ENTERA”.

“Quiero ir a la escuela”, contó Daniela que le dijo a Raniere en su correo electrónico. “Quiero hacer algo con mi vida. Quiero trabajar. Quiero ganar dinero, ser autosuficiente”.

Según el testimonio de Daniela, Raniere respondió: “Debes rechazar este pensamiento a toda costa” y “este es el error más grande de tu vida”.

Cada hora de vigilia de su vida se centró en cómo reparar su supuesta violación ética, testificó Daniela. Ella dijo que sus padres y miembros de alto rango le dijeron que la única forma de arreglar las cosas sería permanecer en aislamiento en una habitación de la casa de su familia por tiempo indefinido.

MÁS: Nxivm: joven méxicana dice haber sido víctima de culto sexual

“Dije, ‘De ninguna manera’. No hay manera de que vaya a esa habitación”, recuerda.

Pero fue su familia, alguna vez muy unida, la que la hizo cambiar de opinión, testificó.

En una conversación grabada entre Raniere y la madre de Daniela, tocada en el tribunal, se oye a Raniere decirle a la madre de Daniela que necesitaba ser más estricta con su hija, y menciona vagamente que Daniela ha hecho algo malo; diciendo que lo que ella hizo era equivalente a haber “matado a un niño”, de acuerdo con el audio reproducido en la corte.

“Si yo fuera los padres (de Daniela) y ella volviera a México, la haría elegir quedarse aquí y hacer lo correcto, o perder comunicación conmigo”, se oye decir a Raniere en la grabación. “A veces tiene que ser así de estricto”.

En la grabación, Raniere compara repetidamente lo que Daniela hizo con el asesinato de un niño, y se alcanza a escuchar a la hermana de Daniela interpretando la conversación para su madre. No está claro si la traducción es precisa.

Penza, la fiscal, le preguntó a Daniela si realmente había matado a un niño.

“No”, testificó Daniela.

“¿Qué habías hecho?”, preguntó Penza.

Daniela respondió en su testimonio que había besado a otro hombre.

El 9 de marzo de 2010, Daniela entró a la habitación, que era simplemente una habitación en la casa de su familia, donde se quedaría aislada por un período de tiempo no especificado.

“Estaba muy claro que mis padres estaban en esto y que iba a perder a mi familia. Era lo único que tenía”.

‘Quiero salir de esta habitación’

Daniela, quien se mantuvo sin mostrar emoción durante gran parte de su testimonio, comenzó a llorar mientras describía los años que pasó sola en la habitación, sin nada que hacer excepto escribir cartas a Raniere. Volvió a leer el dorso de las botellas de champú en francés e inglés. Hizo un boletín para cada uno de los miembros de su familia, llamándolo “The Wilton Times”, el nombre de la calle en la que se encontraba la casa. Ella se cortó el pelo.

“Era algo que podía controlar”, testificó. “Era algo que podía hacer”.

Daniela testificó que le dijeron que cortarse el pelo era otra “violación ética” y que no se la dejaría salir de la habitación hasta que volviera a crecer.

“Pasarían años”, dijo Daniela en su testimonio.

Durante todo el tiempo que estuvo en la habitación, la única persona que dice que vio fue Lauren Salzman, quien la visitaba ocasionalmente para “entrenamiento”, para ver si había arreglado su “violación ética”. Salzman es otra coacusada en el caso y se ha declarado culpable de cargos de conspiración por extorsión y extorsión.

Daniela dijo que pidió salir de la habitación varias veces a lo largo de los años, pero solo Raniere era quien podía determinar si había solucionado su “violación ética”. Ella le escribía todos los días, según las instrucciones.

Keith Raniere

“Creo que he sido clara”, le escribió Daniela a Raniere el 30 de octubre de 2010. “Quiero salir de esta habitación”.

Dijo que estaba tan hambrienta de interacción humana que se apoyaba contra la pared de su habitación para tratar de escuchar cualquier ruido que llegara a través de las rejillas de ventilación. Una vez se escapó de la habitación cuando nadie más estaba en casa, descubrió la contraseña de Facebook de su padre y se conectó, solo para poder ver las fotos de su familia.

“Sólo quería verlos y fue genial verlos”, testificó.

El tiempo que pasó en la habitación rápidamente afectó su mente, y ella declaró que comenzó a tener pensamientos suicidas. El día que decidió intentar suicidarse, pudo ver un pájaro fuera de su ventana con un nido de pajaritos y cambió de opinión.

“A la m***** todo el mundo”, dijo con firmeza en el tribunal. “A la m*****, tú, mamá. A la m*****, tú, papá. Váyanse a la m*****, pero yo voy a vivir”.

Dijo que inmediatamente obtuvo las fuerzas para salir de la casa.

El abogado defensor de Raniere, Marc Agnifilo, ha argumentado que sus relaciones sexuales con las seguidoras de Nxivm fueron consensuales. Durante el interrogatorio de Daniela, Agnifilo le preguntó por qué no simplemente se había ido de la habitación. Daniela declaró que temía que su familia ya no le hablara y que no tendría dónde ir, ya que su familia le había quitado sus documentos legales, a instancias de los miembros de Nxivm, incluido Raniere.

Los abogados de Raniere no respondieron a una solicitud de comentarios sobre las denuncias específicas que hizo Daniela en su testimonio.

Construyendo una nueva vida

Era febrero de 2012 cuando Daniela salió de la habitación. Ella dijo que fue sacada rápidamente de la comunidad, escoltada a la frontera de México y Estados Unidos por su padre y otro miembro de Nxivm. Ella tenía menos de 80 dólares.

Se mudó a la que, tras una búsqueda en internet, determinó que era la “ciudad más segura” de México y lentamente comenzó a reconstruir su vida.

Encontró un trabajo temporal, un lugar donde vivir y estableció contactos, y pudo obtener una copia de su certificado de nacimiento, una hoja de papel necesaria para poder comenzar una nueva vida, obtener una cuenta bancaria y un buen trabajo.

Daniela dijo que se mantuvo en contacto con los miembros de Nxivm después de irse, incluso que siguió trabajando para el grupo, porque todavía tenían sus documentos de identificación. Pero una vez que pudo obtener sus papeles por sí misma, comenzó a distanciarse de ellos.

“Mientras construía un mundo, fue solo después de eso que pude mirar hacia atrás al mundo en el que estaba y me di cuenta de la monstruosidad que había sido”, dijo Daniela.

En ese momento no había hablado con su familia en años, pero en su testimonio dijo que desde entonces se había reconciliado y reconectado con algunos de ellos, entre ellos su hermano y su hermana menor.

A medida que la cobertura de los medios alrededor de Nxivm creció en 2017, Daniela ayudó a su hermano para sacar a su hermana menor del grupo y llevarla luego a México. Pero la hermana finalmente volvió a trabajar en una compañía de Nxivm en Guadalajara, donde continúa hoy, según el testimonio de Daniela.

Las interacciones de Daniela con su hermana mayor y su padre continúan siendo limitadas, pero finalmente perdonó a su madre por su papel en mantenerla en la habitación. CNN no puede comunicarse con los miembros de la familia de Daniela para obtener comentarios.

“Una madre es una madre”, dijo Daniela. “Ella es humana, igual que yo”.