CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Italia

Amanda Knox llega a Italia por primera vez desde que fue liberada de prisión

Por Sheena McKenzie

(CNN) — Amanda Knox pisó Italia por primera vez desde que salió de la cárcel en 2011, tras su absolución por el asesinato de la estudiante británica Meredith Kercher.

Knox está en el país como oradora invitada para un panel llamado “Juzgado por los medios”, en el Festival de Justicia Criminal de Módena, en el norte de Italia, el sábado. El evento es organizado por el grupo legal sin fines de lucro Proyecto de Inocencia de Italia.

El caso de asesinato en el que fue involucrada la estadounidense de 31 años acaparó la atención de los medios de comunicación del mundo durante años. Fue condenada por el asesinato de Kercher, su compañera de estudios, en la ciudad italiana de Perugia en 2007, y pasó cuatro años en prisión antes de ser absuelta y liberada en 2011.

LEE: Cronología del caso Amanda Knox, la ‘roommate’ condenada por homicidio

Knox aterrizó en el aeropuerto de Milán Linate este jueves, en un vuelo de Dublín, le dijo la policía italiana a CNN.

Horas antes de partir de su casa en Seattle, Knox publicó una imagen en Instagram con su prometido, el novelista Christopher Robinson. “Aquí vamos… Deséanos ‘¡Buon viaggio!'”, escribió.

View this post on Instagram

Here we go… Wish us, "Buon viaggio!"

A post shared by Amanda Knox (@amamaknox) on

Robinson, quien parece estar viajando con Knox, dijo en un tuit que, “la última vez que estuve en Italia, tomé un tren a Florencia, perdí mi dinero en una botella de barolo de 100 euros que bebí solo mientras escribía una mala historia”.

“Esta vez con @amandaknox será, digamos… diferente”, añadió.

Me pintaron como una ‘mujer fatal enloquecida por el sexo’

Antes de su regreso a Italia, Knox reveló que estaba “Sintiéndose desgastada” en otra publicación de Instagram. En la foto, Knox aparentemente cuelga de un acantilado, acompañado de la leyenda, “3 días antes de que regrese a Italia por primera vez desde que salí de la cárcel”.

“Me estoy sintiendo tensa, así que hice mi propio póster inspirador para el lugar de trabajo. ‘¡Aguanta!’. Solo imagina que soy un gatito”.

En un ensayo publicado en su cuenta de Medium este miércoles, Knox también habló del intenso escrutinio mediático de su caso, habiendo huido por última vez de Italia “en una persecución a toda velocidad, con los paparazzi literalmente embistiendo la parte trasera del auto de alquiler de mi padrastro”.

“Fui llevada al centro de atención contra mi voluntad en 2007, el año del iPhone y el despegue de Twitter y Facebook, los detalles más íntimos de mi vida, desde mi historial sexual hasta mis pensamientos de muerte y suicidio en prisión, fueron “tomados de mi diario privado y filtrados a los medios de comunicación”, escribió.

Knox dijo que mientras estaba en el juicio “por un asesinato que no cometí”, el fiscal “me pintó como una mujer fatal enloquecida por el sexo, y los medios de comunicación se beneficiaron durante años al sensacionalizar una historia ya sensacional y completamente injustificada”.

Está en nosotros dejar de hacer y de consumir esos medios irresponsables”, dijo.

Juzgada por los medios

Guido Sola, uno de los organizadores del festival, dijo a CNN que Knox “es el icono de los juicios que los medios realizan antes del juicio en la corte”.

“Amanda ha sido absuelta definitivamente en el tribunal, pero en la imaginación popular todavía es culpable, porque ha sido víctima de un juicio bárbaro de los medios”.

Una foto sin fecha de Meredith Kercher.

En 2007, Knox fue arrestada junto a su entonces novio, Raffaele Sollecito, después del asesinato de su compañero de casa, Kercher, de 21 años. El cuerpo de Kercher fue encontrado en el apartamento que compartió con Knox. Su garganta había sido cortada.

Otro hombre, Rudy Guede, fue arrestado y condenado por separado por el asesinato de Kercher. Actualmente cumple una sentencia de 16 años de prisión.

Los fiscales continuaron insistiendo en la participación de Knox y Sollecito. Sin embargo, acusaron a Knox de dar el golpe fatal.

Livia Borghese y Melissa Bell de CNN en Milán contribuyeron a este informe.