CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cambio climático

Groenlandia se está derritiendo por la ola de calor. Ese es un problema que nos afecta a todos

Por Sheena McKenzie

(CNN) — El calor extremo se apoderó de Europa la semana pasada, rompiendo récords a su paso. Ahora, la ola de calor que comenzó en el Sahara ha llegado a Groenlandia, donde se espera que se batan más récords en los próximos días.

Eso significa que la ola de calor es ahora un problema de Groenlandia, ¿verdad? No exactamente. Cuando se batan récords en los registros de Groenlandia, será un problema para todos.

Groenlandia es el hogar de la segunda capa de hielo más grande del mundo. Y cuando el hielo se derrite significativamente, como se espera que ocurra este año, hay efectos colaterales para el nivel del mar y el clima en todo el mundo.

La capa de hielo de Groenlandia generalmente se derrite durante el verano. Este año, comenzó a derretirse antes, en mayo, y se espera que la ola de calor de esta semana acelere la fusión.

La enorme capa de hielo del país se eleva 3.000 metros sobre el nivel del mar. Los expertos predicen que su cumbre será particularmente cálida esta semana, justo por debajo de cero grados.

“Es una temperatura muy cálida para esa altitud”, dijo Ruth Mottram, científica climática del Instituto Meteorológico de Dinamarca.

Ahora 2019 podría acercarse al año récord de 2012, dijo Jason Box, profesor y climatólogo de hielo en el Servicio Geológico de Dinamarca y Groenlandia. Durante ese “año de derretimiento”, dijo, la capa de hielo de Groenlandia perdió 450 millones de toneladas métricas, el equivalente a más de 14.000 toneladas de hielo perdidas por segundo.

Efectos globales

Lo que sucede en Groenlandia se sentirá en todo el mundo.

Box dijo que el derretimiento de este año está inundando el Atlántico Norte con agua dulce, lo que podría afectar el clima en el noroeste de Europa. El resultado podría ser tormentas más fuertes, agregó, citando inundaciones en el Reino Unido en 2015 y 2016.

Varias casas en el estado de Assam, en el noreste de India, quedaron destruidas tras las fuertes lluvias que provocaron inundaciones mortales por cuenta de monzones el 13 de julio de 2019.

“Lo que suceda en Groenlandia irradia su impacto”, dijo.

Durante un año como 2012 o 2019, el agua producida por la capa de hielo de Groenlandia agrega más de un milímetro a los niveles globales del mar, según Box. Pero los países en los trópicos podrían ver un aumento de dos milímetros o más, dijo.

Lo extremo es la nueva norma

Todavía pasará algún tiempo antes de que se mida el derretimiento completo de 2019. Pero ya está listo para competir con las proporciones de 2012, y ni siquiera hemos llegado al final del verano boreal.

Solo en julio, la capa de hielo de Groenlandia perdió 160.000 millones de toneladas de hielo, según Clare Nullis, portavoz de la Organización Meteorológica Mundial de la ONU. Eso es aproximadamente el equivalente a 64 millones de piscinas olímpicas, dijo el viernes a periodistas.

Una de las cosas más notables sobre la ola de calor de 2019 no es solo la cantidad de récords que rompió en Europa, sino el margen por el que lo hizo, dijo.

“Normalmente cuando se rompe un registro de temperatura, es por una fracción de grado”, dijo Nullis. “Lo que vimos ayer fue que los récords se rompieron en dos, tres, cuatro grados; fue absolutamente increíble”.

Y no es solo el calor lo que está batiendo récords. El año pasado, Groenlandia experimentó su año más frío en décadas, dijo Box.

Según Nullis, las intensas olas de calor como la que eleva las temperaturas en Groenlandia “llevan la firma del cambio climático provocado por el hombre”.

Es un punto de vista compartido por un grupo de científicos europeos, incluidos académicos de la Universidad de Oxford, que a principios de este mes concluyeron en un análisis publicado en World Weather Attribution que las recientes olas de calor francesas se habían vuelto cinco veces más probables debido al cambio climático.

Los investigadores también dijeron que “muy probable” que el mundo vea olas de calor más extremas en el futuro debido al cambio climático.

— Isabelle Gerretsen de CNN contribuyó a este informe.