CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Tiroteos

Estas son las voces de una comunidad fronteriza golpeada por el odio

Por Nicole Chávez

Días después del tiroteo de Walmart en El Paso, el miedo se ha extendido lentamente en las calles, hogares y lugares de trabajo. Fue el ataque más mortal en la comunidad hispana en años y algo inimaginable para esta ciudad fronteriza.

Esto es lo que la gente de El Paso tiene que decir acerca de enfrentarse al odio por primera vez.

Alma Castañeda, de 42 años, y Tony, de 8

Tony Casta??eda, 8, left, is embraced by his mother Alma Casta??eda, 42, as they visit a memorial near the site of the Walmart shooting in El Paso, Texas, Tuesday, Aug. 6, 2019.

Castañeda, una asistente del Centro de sueño de El Paso ha estado abrazando a su hijo más desde el tiroteo.

“Estaba vigilándolo y solo lo quería muy cerca cuando estábamos caminando en la tienda de comestibles el domingo”, dijo Castañeda. “Noté que otras madres tenían a sus hijos en sus carretas y no querían que caminaran”.

MIRA: Líderes demócratas presionan al Senado sobre control de armas tras masacres de El Paso y Dayton

Tony no ha podido dormir en su propia cama. Teme que algo le pase a sus padres. Tiene miedo, dijo Castañeda, pero de alguna manera sabe que su comunidad es resistente.

“¡Somos fuertes! ¡Somos amados! ¡Al igual que El Paso! ¡Al igual que El Paso! ¡El Paso Strong!”, aplaudió durante la reunión de sus boy scouts esta semana.

José Burgos, 38 años

Jose Burgos, 38, an internal medicine physician, poses for a portrait at the El Paso Medical Research Institute in El Paso, Texas, Tuesday, Aug. 6, 2019. Burgos initially moved from Venezuela to El Paso more than 20 years ago to complete his post-graduate degree. He says he decided to stay in El Paso because of how safe it is. "You feel helpless. My concern as a Hispanic is that if they don't acknowledge that this part of the country and this part of the community is afraid and feel that we are racially attacked verbally and now physically, then at some point somebody is going to have a response to that and it's not going to be friendly response," Burgos said. "We need our leaders from any party to acknowledge the problem and bring us together. "

Han pasado más de 20 años desde que Burgos se mudó a El Paso desde su natal Venezuela como un joven médico que busca obtener un título de posgrado y probablemente seguir adelante. Se quedó porque quería criar a sus hijos en el lugar más seguro posible.

“Mi preocupación como hispano es que ellos (las autoridades) no reconozcan que esta comunidad tiene miedo porque no solo somos atacados racialmente verbalmente, sino también físicamente”, dijo Burgos. “En algún momento, alguien tendrá una respuesta a eso y no será una respuesta amistosa”.

“Necesitamos que nuestros líderes de cualquier parte reconozcan el problema y nos unan”, agregó.

MIRA: Sacudidos por el tiroteo en El Paso, los latinos en EE.UU. temen ser el próximo objetivo

Jorge A. Ortiz, 28 años

Jorge A. Diaz, 28, general manager at Perches Funeral Homes, poses for a portrait at the Perches Funeral Homes' east location in El Paso, Texas, Tuesday, Aug. 6, 2019.

Ha sido una voz suave para media docena de familias en el centro de la tragedia. Ortiz es el gerente general de Perches Funeral Homes, una funeraria binacional que maneja algunos de los funerales de las víctimas sin costo alguno.

“Es un acto de humanidad, un acto de amor para la comunidad”, dijo.

Claudia Portillo, 52 años

Claudia Portillo, 52, second from right, prays near the site of the Walmart shooting in El Paso, Texas, Tuesday, Aug. 6, 2019. Portillo, an employee at a genetic lab, fled Ciudad Ju??rez with her two children after her husband was killed, looking to start a new life in El Paso over two decades ago. "We don't see hate crimes out here," Portillo said. "I'm reliving those memories of living in Ju??rez back in the 90s. You are looking behind your back all the time, that's what I caught myself doing."

Ella sabe cómo el miedo puede apoderarse de tu vida. Huyó de Ciudad Juárez con sus hijos después de que mataron a su esposo y encontraron en El Paso un refugio seguro.

“Estoy reviviendo esos recuerdos de vivir en Juárez en los años 90. Estás mirando detrás de ti todo el tiempo”, dijo Portillo, que trabaja en un laboratorio genético local. “Mis hijos son adultos, de 29 y 27 años. Tuvieron que enterrar a su padre hace 23 años y ahora, oh Dios mío, eso está aquí. No quiero que eso esté aquí”.

MIRA: ¿Cuál es el perfil de los perpetradores de tiroteos masivos en Estados Unidos?

Ivan Flores, de 27 años, y Derek, de 4

Ivan Flores, 27, an insurances broker in El Paso, Derek, 4, pose for a portrait near the site of the Walmart shooting in El Paso, Texas, Tuesday, Aug. 6, 2019. "The people that were targeted were people that look just like me," said Flores. "I have a six-month old [child] at home...I don't know what my family would be going through if they lost me and his mom just like three kids lost their parents here."

Teme que algún día no estará cerca de su hijo.

“Las personas que fueron atacadas fueron personas que se parecen a mí”, dijo Flores, un corredor de seguros. “Tengo un hijo de 6 meses en casa … No sé por lo que pasaría mi familia si me perdieran a mí y a su madre, al igual que tres niños perdieron a sus padres aquí”.

MIRA: Héroes civiles en el momento del tiroteo en El Paso

La familia Díaz

Su devoción ha sido su mayor fortaleza durante años.

Armando Díaz, de 43 años, y su esposa Alma estaban planeando una parada en la tienda Walmart la mañana del tiroteo. Una llamada de trabajo lo detuvo y ella no podía salir de la casa sin su hijo Daniel.

Debido a que su devoción ha sido su mayor fortaleza durante años, no se esconden. Han conducido a decenas de kilómetros de la vecina Socorro, Texas, para cantar en familia en el homenaje a las víctimas.

Esperan que las familias de El Paso no olviden el amor que se tienen el uno al otro.

“Esperamos que cuando el presidente Trump se vaya de El Paso, tenga una impresión diferente sobre nosotros”, dice Armando Díaz. “La gente está resentida (por sus comentarios) y eso puede provocar reacciones negativas, pero él debe ver cómo somos realmente como latinos”.

Fotos de Joel Angel Juarez para CNN

Acerca del autor

Nicole Chávez