CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Arqueología

Revelan la nueva cara de un ancestro humano de 3,8 millones de años

Por Ashley Strickland

(CNN) — En Etiopía se descubrió un cráneo “notablemente completo” perteneciente a un ancestro humano que vivió hace 3,8 millones de años.

Esta es la primera vez que se encuentra un cráneo perteneciente a Australopithecus anamensis y el descubrimiento arroja luz sobre la historia evolutiva de los primeros antepasados humanos.

Los investigadores han estado trabajando en el estudio del Proyecto de Investigación Paleoantropológica Woranso-Mille en el estado regional de Afar, en Etiopía, durante 15 años. El 16 de febrero de 2016, se descubrió la mandíbula superior. Buscaron en el área más piezas durante 16 horas y recuperaron el resto del cráneo.

Un análisis detallado del cráneo y dónde fue encontrado fue publicado el miércoles en la revista Nature.

“No podía creer lo que veía cuando vi el resto del cráneo”, dijo Yohannes Haile-Selassie, autora del estudio y curadora de antropología física en el Museo de Historia Natural de Cleveland. “Fue un momento eureka y un sueño hecho realidad. Este es uno de los especímenes más importantes que hemos encontrado hasta ahora en el sitio”.

The cranium was discovered in 2016.

El cráneo fue descubierto en 2016.

LEE: Así murió Lucy, nuestro ancestro más antiguo, hace 3 millones de años

El cráneo, conocido como MRD, representa el ancestro humano temprano conocido como Australopithecus anamensis que vivió entre 3,9 y 4,2 millones de años atrás. Son el antepasado de Australopithecus afarensis, al que pertenecía el famoso esqueleto de Lucy, y se cree que dio origen a nuestro género, Homo. Afarensis llegó más tarde, viviendo entre 3 y 3,8 millones de años atrás.

El cráneo MRD se encontró a solo 55 kilómetros al norte de donde se recuperó el esqueleto de Lucy en 1974. Un equipo internacional de geólogos, paleobotánicos y paleoantropólogos ayudó a determinar la edad del cráneo al estudiar el hábitat donde se encontró.

El cráneo de anamensis, que probablemente pertenecía a un hombre, fue transportado a poca distancia río abajo después de la muerte y enterrado por sedimentos en un delta, según Beverly Saylor, autora del estudio y profesora de estratigrafía y sedimentología en la Universidad Case Western Reserve.

Probablemente vivía a lo largo del río, que estaba rodeado de árboles. El área más grande lejos del río era tierra de arbustos abiertos.

“MRD vivía cerca de un gran lago en una región que estaba seca. Estamos ansiosos por realizar más trabajos en estos depósitos para comprender el entorno de la muestra MRD, la relación con el cambio climático y cómo afectó la evolución humana, si es que lo hizo”, dijo Naomi Levin, coautora del estudio de la Universidad de Michigan.

Anteriormente, los investigadores creían que anamensis, que solo se conocía previamente de fragmentos óseos aislados, murió y dio lugar a afarensis. Pero el descubrimiento del cráneo revela que las dos especies probablemente se superpusieron y coexistieron durante al menos 100.000 años.

Esto desafía la idea de que los ancestros humanos evolucionaron de manera lineal.

LEE: Los primeros humanos amamantaron a sus crías durante un año, según estudio

Conociendo a anamensis

Los investigadores se encontraron con una cara que nunca habían visto antes.

Las características del cráneo fueron catalogadas para poder compararlas con todas las demás especies de homínidos conocidas de África oriental y meridional. Ciertos aspectos del cráneo también revelaron cómo podría estar relacionada con otras especies.

El cráneo de anamensis.

El cráneo de anamensis.

Los australopiths en general eran conocidos por sus caras enormes, según Stephanie Melillo, coautora del estudio e investigadora postdoctoral en el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva. Pero la evolución hacia un rostro más humano comenzó con el origen de nuestro género, Homo. Fue entonces cuando los primeros humanos usaban herramientas y comían alimentos que habían sido más procesados.

Como el miembro más antiguo conocido del género Australopithecus, anamensis posee una mezcla de características intrigantes. Tiene una cara sobresaliente y los pómulos se proyectan hacia adelante.

Es el comienzo de la cara enorme, creada para procesar dietas realmente difíciles y masticar alimentos duros, dijo Melillo. Los huesos de la cara fueron construidos para soportar la tensión. Los dientes caninos encontrados en el cráneo eran muy grandes, pero aún son relativamente pequeños al lado de los caninos de afarensis.

La caja cerebral larga y estrecha es pequeña, como otros ancestros humanos primitivos, y los investigadores todavía están tratando de entender qué causó que aumentara la capacidad cerebral cuando el género Homo llegó a la escena. La teoría de Haile-Selassie es que Homo usó más herramientas, consumió más carne y se movió en su hábitat abierto, lo que los llevó a tomar más decisiones.

A facial reconstruction of amanensis.

“MRD tiene una mezcla de rasgos faciales y craneales primitivos y derivados que no esperaba ver en un solo individuo”, dijo Haile-Selassie.

Algunas de las características están en especies que aparecieron más tarde, mientras que otras están más estrechamente relacionadas con ancestros primitivos más antiguos.

“Hasta ahora, teníamos una gran brecha entre los ancestros humanos más antiguos conocidos, que tienen unos seis millones de años, y especies como ‘Lucy’, que tienen de dos a tres millones de años. Uno de los aspectos más emocionantes de este descubrimiento es cómo une el espacio morfológico entre estos dos grupos”, dijo Melillo.

Una clave evolutiva

Identificar a anamensis está permitiendo a los investigadores comprender cómo evolucionaron los primeros antepasados humanos.

Compararon las características del cráneo MRD con un fragmento de cráneo de 3,9 millones de años que no había sido asignado a una especie, conocida como el frontal de Belohdelie. Ahora que los investigadores saben cómo era anamensis, el frontal de Belohdelie ha sido identificado como afarensis, perteneciente a la especie de Lucy.

Confirmar la identidad de este fragmento hace que afarensis viva hace 3,9 millones de años, lo que sugiere que las dos especies realmente coexistieron durante al menos 100.000 años.

LEE: Descubren una misteriosa especie relacionada con los humanos

“Tradicionalmente, hemos pensado en nuestra evolución de manera lineal”, dijo Haile-Selassie. “Pero deben haberse superpuesto durante al menos 100.000 años. Esto cambia su relación. ¿Cómo apareció una nueva especie cuando las especies parentales estaban allí?”.

Una idea es el aislamiento. Las pequeñas poblaciones pueden existir por sí solas y sufrir muchos cambios con el tiempo, lo suficiente como para distinguirse de una especie parental, dijo. Esto significa que pueden coexistir.

Anamensis y afarensis vivían en áreas cercanas entre sí, por lo que los geólogos están estudiando la idea de aislamiento en las poblaciones. El área era activa y diversa, llena de acantilados y las secuelas de las erupciones volcánicas. El continente también se estaba debilitando debido a la ruptura, lo que podría conducir al aislamiento. Es un vínculo entre la evolución y el entorno, dijo Saylor.

“Solíamos pensar que A. anamensis se convirtió gradualmente en A. afarensis con el tiempo”, dijo Melillo. “Todavía pensamos que estas dos especies tenían una relación ancestro-descendiente, pero este nuevo descubrimiento sugiere que las dos especies vivían juntas en el Afar durante bastante tiempo. Cambia nuestra comprensión del proceso evolutivo y plantea nuevas preguntas: ¿Estos animales competían por alimento o espacio?”.

Si las poblaciones eran mixtas o no, está en discusión. Pero por ahora los investigadores están ansiosos por aprender más sobre este ancestro humano temprano.

“A. anamensis ya era una especie que conocíamos bastante, pero este es el primer cráneo de la especie descubierto”, dijo Melillo. “Es bueno poder ponerle finalmente una cara al nombre”.