CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Su trasplante de rostro está fallando, pero Carmen Tarleton no ha perdido el optimismo

Por Stephanie Becker

En el video arriba: Así se logró el histórico trasplante de rostro de Katie Stubblefield en EE.UU.

(CNN) — Carmen Tarleton no es ajena a las dificultades. En 2007, su esposo del que estaba separada la atacó con una botella de lejía, desfigurando su rostro más allá del reconocimiento y quemando el 85% de su cuerpo. Pasó años con dolor, especialmente en la cara y el cuello mientras los injertos de piel se estiraban más y más.

Hace seis años, en el día de San Valentín, la enfermera de trasplantes recibió la noticia que estaba esperando: había disponible un cuello y rostro de donante completos. Pero después de una operación agotadora en el Hospital Brigham and Women’s de Boston, su cuerpo comenzó a rechazar el trasplante. Los médicos batallaban para frenar la situación. A medida que se acababa el tiempo, en un intento desesperado, la trataron con una pequeña cantidad de un medicamento contra el rechazo. La infección se detuvo y Tarleton estaba en camino a la recuperación.

Ella ha vivido casi sin dolor, pero no sin complicaciones.

Carmen Tarleton se hizo oradora después de su trasplante. Aquí, hablando en público en 2017.

En los últimos seis años, Tarleton, ahora de 51 años, cumplió su deseo de besar a su novio. Ella escribió un libro, encabezó un carro alegórico de donantes de órganos en el Desfile de las Rosas, dio conferencias sobre resiliencia, aprendió a tocar el banjo y se convirtió en una abuela práctica.

Pero ha habido contratiempos médicos. Tarleton sufrió varios episodios de rechazo, todos tratados con éxito. En noviembre pasado perdió la vista, principalmente como resultado del ataque inicial.

Como con la mayoría de los órganos trasplantados, siempre se esperaba que la cara y el cuello de Tarleton tuvieran una vida limitada; ella esperaba que su rostro durase unos 10 a 12 años. Pero a principios de agosto, Tarleton sintió un dolor como nunca antes había sentido. Su rostro estaba hinchado y ampollado.

Carmen Tarleton, antes y después del trasplante.

Lo que descubrieron los médicos es que los vasos profundos que suministran la sangre a la cara de Tarleton ya no circulaban correctamente. El flujo sanguíneo restringido estaba causando la muerte del tejido. Tarleton dice que sus labios ya no se juntan, ha perdido parte de su cabello y cejas trasplantadas y ha perdido parte de su fosa nasal izquierda.

Pero ella nunca perdió el optimismo que inicialmente la llevó al trasplante de cara.

“Esperaban que durara de 10 a 12 años, cumplí siete y eso es bastante bueno”, dijo Tarleton a CNN por teléfono desde la casa de su novio en Vermont. “Es solo parte del proceso. Siempre vivo del lado optimista. Cuando miro hacia atrás y veo todo lo que han aprendido, las aguas inexploradas que han atravesado conmigo … Simplemente me detengo y digo: es muy bueno”.

Carmen Tarleton antes del ataque de junio de 2007.

Tarleton dijo que espera poder mantener su rostro actual, o al menos mantenerlo hasta que se pueda encontrar uno nuevo. “Esa es mi esperanza, a menos que haya algún tipo de evento catastrófico”.

Y en ese caso, podrían tener que recurrir a los injertos nuevamente.

“Me inscribí para esto, no me detengo en las consecuencias, no me arrepiento. Sé que tengo que concentrarme en seguir adelante. He tenido un año difícil y llegué a niveles bajos; el dolor me lleva allí a veces. Pero, en general, estoy saludable”, dijo Tarleton con voz fuerte, con una risa al final.

Al menos 40 personas en todo el mundo se han sometido a trasplantes de cara, alrededor de 15 en Estados Unidos. Un comunicado del hospital enviado a CNN dice que los médicos aún están determinando los próximos pasos para Tarleton, “con la esperanza de que las heridas se curen. Las opciones alternativas incluyen … potencialmente ser reevaluada para un segundo trasplante de cara”.

Tarlenton habla en el Congreso de Líderes Médicos del Futuro en Lowell, Massachusetts, en 2018.

El Dr. Brian Gastman, cirujano plástico de la Clínica Cleveland que ha participado en tres trasplantes de rostro, le dijo a CNN que debido a que es un campo relativamente nuevo “no hay garantía de cuánto durará una cara”. Una de sus pacientes, Connie Culp, todavía tiene su rostro trasplantado desde hace 11 años.

En el futuro, dijo Gastman, los medicamentos mejorados para la inmunodepresión cambiarán la naturaleza del trasplante.

Tarleton viaja sola al hospital de Boston cada dos semanas.

“Es difícil, pero soy la más optimista. Todavía tengo mucho por hacer. Tengo nietos y quiero aprender a tocar la guitarra. Quiero estar cerca. No estoy lista para cerrar”.