CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
México

El misterio rodea la desaparición de los 43 estudiantes de la normal de Ayotzinapa cinco años después

Por Mario Medrano, Daniel Silva

Ciudad de México (CNN) — Sus rostros se han vuelto emblemáticos en un país donde la violencia parece conquistar el Estado de derecho. El misterio aún envuelve su paradero y lo que sucedió el día en que desaparecieron. Pero cinco años después, sus familias y mexicanos en todo el país siguen decididos a descubrir la verdad.

Cuarenta y tres estudiantes de una universidad de maestros en la ciudad de Ayotzinapa, en el estado de Guerrero, desaparecieron repentinamente el 26 de septiembre de 2014. Los estudiantes y testigos sobrevivientes testificaron que fueron atacados por la policía local y, según el entonces fiscal general de México, Jesús Murillo Karam, los estudiantes de Ayotzinapa fueron secuestrados en un plan que supuestamente involucró a funcionarios locales, y luego fueron entregados al grupo criminal Guerreros Unidos, que opera en toda la región suroeste de México.

Durante los últimos cinco años, sus padres han estado exigiendo respuestas sobre su paradero: solo una pequeña parte de las más de 40.000 personas registradas desaparecidas en México, según el gobierno mexicano. Nadie ha sido condenado en relación con su desaparición.

La investigación original realizada por el gobierno de expresidente Enrique Peña Nieto ha sido ampliamente criticada por ser ineficaz y llena de discrepancias, y ahora debe ser revisada por fallas en el debido proceso, según el subsecretario de Derechos Humanos de México, Alejandro Encinas. Murillo Karam defendió su manejo del caso en una entrevista de Aristegui Noticias esta semana con Carmen Aristegui, presentadora de CNN en Español. Sostuvo que la investigación original se llevó a cabo correctamente y ofreció ayudar en cualquier investigación adicional.

La importancia de los camiones en el caso Ayotzinapa

Los fiscales e investigadores del gobierno concluyeron originalmente que el grupo quemó sus cuerpos en un vertedero y arrojó sus restos en un río cercano. Pero un examen realizado por expertos forenses argentinos contradijo la investigación de las autoridades mexicanas. La información que recopilaron no “respaldaba la hipótesis de que hubo un incendio en la mañana del 27 de septiembre de 2014, de la magnitud y duración requeridas que habría resultado en la incineración masiva de los 43 estudiantes desaparecidos”, el equipo forense dijo. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos tampoco estuvo de acuerdo en que hubiera evidencia que sugiriera que sus cuerpos habían sido quemados.

¿Quién es responsable?

De las más de 140 personas detenidas originalmente en relación con el caso, 77 fueron liberadas después de que un juez desestimó los casos debido a pruebas insuficientes o informes de que muchos de los detenidos fueron torturados. El resto tiene casos pendientes.

Durante una conferencia de prensa a principios de este mes, Encinas advirtió que otros también podrían ser liberados debido a irregularidades similares en el caso.

La liberación más notable es la de Gildardo López Astudillo, mejor conocido como “El Gil”, acusado de ordenar la desaparición de los 43 estudiantes. Un juez en Tamaulipas absolvió a López Astudillo después de concluir que no había pruebas suficientes de un delito. Se arrojaron decenas de pruebas debido a las denuncias de tortura. López Astudillo ha mantenido su inocencia.

En una entrevista con CNN, la senadora mexicana Lupita Murguia, quien dirigió la comisión especial que investiga el caso de los estudiantes desaparecidos para la Cámara baja del Congreso de México, donde prestó servicio, calificó de grave la liberación de sospechosos, señalando que los liberados no pueden ser procesados nuevamente por los mismos cargos en una investigación posterior.

Una nueva investigación

Para muchos que han seguido de cerca el caso, la necesidad de una nueva investigación transparente es fundamental.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, ha creado una nueva comisión para reabrir las investigaciones desde cero, investigando a jueces y funcionarios también para ver dónde podría haber violaciones del debido proceso.

Durante una de sus conferencias de prensa diarias este mes, López Obrador dijo que esto curaría “una herida que nos afecta a todos”. Llamó a cualquiera que pudiera haber “intervenido” durante el incidente con los estudiantes a dar un paso adelante y “contar con la protección del gobierno”.

El martes, el gobierno mexicano anunció que interrogaría al exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, al exfiscal del estado, Iñaki Blanco, y al entonces secretario de seguridad pública del estado, Leonardo Vásquez Pérez, en la nueva investigación encabezada por la administración López Obrador. Ninguno de ellos ha sido formalmente acusado.

“Cinco años después de la desaparición forzada de los 43 jóvenes estudiantes en Ayotzinapa, las autoridades mexicanas aún tienen una gran deuda pendiente con las víctimas, sus familias y la sociedad en términos de garantizar sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación del daño causado”, dijo la directora ejecutiva de Amnistía Internacional México, Tania Reneaum Panszi, en un comunicado esta semana.

La Oficina de Washington para América Latina, WOLA, un grupo de defensa de los derechos humanos, también emitió un comunicado diciendo que el manejo de la investigación de Ayotzinapa por parte de la administración de Peña Nieto había “aumentado el apoyo público para las reformas tan necesarias”.

“¡Vivos los queremos!”

El avance hacia una nueva investigación ha renovado la esperanza de respuestas de muchos familiares de los estudiantes desaparecidos.

“Tenemos esperanza en la comisión encabezada por Encinas y esperamos que pronto también haya información real para nosotros”, dijo el lunes a CNN en Español el portavoz de los padres de los desaparecidos, Felipe de la Cruz. Sin saber dónde están sus hijos “se come el alma”, dijo de la Cruz en su página de Facebook el miércoles.

“Nos tenían llenos de mentiras”, dijo Cristina Bautista, refiriéndose al gobierno anterior. La madre de uno de los 43 desaparecidos estaba sentada en un panel en el Museo de Arte Contemporáneo de la Universidad de Ciudad de México el lunes.

“Nosotros, los padres, estamos limpiando sus mentiras y ahora es diferente”, dijo Bautista. “Nos estamos moviendo lentamente, pero tenemos la esperanza de llegar a la verdad y solo esperamos que no tarde tanto, que pueda ser rápido”.

El jueves, se llevó a cabo una misa y procesión católica en la Ciudad de México para honrar a los estudiantes en el quinto aniversario de su desaparición. Si bien quedan muchas preguntas, sus familiares son claros en una cosa, ya que salen a la calle con el canto familiar que han estado repitiendo desde su desaparición: “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”.

 

— Flora Charner de CNN contribuyó a este informe. Claudia Domínguez informó y escribió desde Atlanta, Natalie Gallón escribió e informó desde Ciudad de México.