CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Cine

Reseña: ‘Star Wars: The Rise of Skywalker’ no es perfecta, pero…

Por Brian Lowry

(CNN) — La siguiente reseña no contiene spoilers.

Como un temblor en la Fuerza, la división provocada por “The Last Jedi” creó fricción en el universo de “Star Wars”. Eso dejó al director JJ Abrams con un trabajo de limpieza adicional para hacer en “The Rise of Skywalker”, una película de “Star Wars” hecha en gran medida con los fanáticos devotos en mente, y que resulta altamente satisfactoria como un final no solo para esta trilogía, sino para una saga de 42 años en desarrollo.

⚠️[SPOILER] A partir del minuto 08:41 mencionamos escenas y detalles de la trama.

Abrams (quien coescribió el guión con el escritor de la Liga de la Justicia, Chris Terrio) también dirigió “The Force Awakens”, y en retrospectiva, Lucasfilm habría sido sabio, o al menos se habría ahorrado algunos dolores de cabeza, para no confiar su bebé (uno aún más precioso que el bebé Yoda en “The Mandalorian”) a múltiples visiones artísticas. Ames u odies a “Los úlltimos Jedi”, este se disparó en direcciones que parecían apartarse del trabajo preliminar que Abrams y compañía habían presentado.

En ese sentido, “The Rise of Skywalker” se siente como una corrección del curso, con secuencias y referencias que las mentes más cínicas descartarán como “servicio para fanáticos”, pero que derivan emoción y poder precisamente del vínculo y la inversión que la audiencia ha forjado no solo con esta permutación en la historia, sino que todo se remonta a la trilogía original.

LEE: “The Rise of Skywalke” concluye el viaje de toda una vida que ha sido “Star Wars”

No revela nada de lo que ya se ha promovido fuertemente: que Billy Dee Williams e Ian McDiarmid, Lando Calrissian y el Emperador Palpatine, respectivamente, desempeñan papeles en esta película, reforzando los lazos con esas raíces. Los cineastas también han optado, con menos éxito, por construir la actuación de Carrie Fisher en torno a las imágenes no utilizadas disponibles, un logro técnico que, sin embargo, resulta incómodo y limitante.

Quizás lo más importante, “The Rise of Skywalker” busca recuperar algo de la diversión y el juego que ha sido un sello distintivo de la serie, a pesar del telón de fondo de la oscuridad y el peligro que amenaza la galaxia en su núcleo.

En ese esfuerzo, la película se centra sabiamente en sus protagonistas: Rey (Daisy Ridley), Finn (John Boyega) y Poe Dameron (Oscar Isaac), así como el villano Kylo Ren (Adam Driver): encontrar material carnoso e interacción sólida para todos ellos. Como compensación es que los pocos personajes nuevos significativos apenas se registran.

Los temas son familiares. La historia de “Star Wars” siempre ha dependido de elegir el camino de uno mismo. También ha regresado, con frecuencia, a la tecnología que destruye el mundo, con Estrellas de la Muerte conectando con la trilogía original.

Reclutado para terminar la historia que comenzó, Abrams, obviamente, no tenía la intención de reinventar nada. Pero la fuerte sensación de nostalgia que impregna la película se siente especialmente apropiada en el contexto de completar una narrativa que tardó tantas décadas en contar finalmente.

Si hay una objeción, es principalmente en los primeros 45 minutos más o menos, a medida que la película establece su desafío central, luego esencialmente pasa de una crisis a la siguiente, de una manera que parece demasiado astuta en sus hazañas de salto de galaxias.

La hora final, sin embargo, está llena de momentos indelebles, y el ritmo general es extraordinariamente rápido. A diferencia de algunos éxitos de taquilla, hay un poco de grasa preciosa en su marco de dos horas y 23 minutos.

Como cualquier cosa con un grupo grande y diverso, no hay nada que guste a todos por igual en una película de “Star Wars” en este momento, y los detractores tienen una forma de manejar los megáfonos más ruidosos, ocasionalmente de maneras desagradables que reflejan una falta de perspectiva. Si bien la creación de George Lucas está inmersa en el mito, nunca tuvo la intención de convertirse en una religión propia.

Frente a esa tarea, y claramente consciente de la enormidad de la misma, Abrams ha hecho una película de “Star Wars” dirigida a las personas que más la aman. “The Rise of Skywalker” no es perfecta, pero vista de esa manera, es más que adecuada para la ocasión.

“Star Wars: The Rise of Skywalker” se estrena oficialmente el 20 de diciembre en Estados Unidos. Está clasificada PG-13.