CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Todos sus vecinos lo tienen, entonces ¿por qué Corea del Norte no ha reportado ningún caso de coronavirus?

Por Joshua Berlinger, Yoonjung Seo

Seúl, Corea del Sur (CNN) — Hace aproximadamente dos meses que se descubrió un mortal coronavirus en la ciudad china de Wuhan, y casi todos los países y territorios del este asiático han confirmado algún caso.

Pero Corea del Norte no.

Uno de los países más pobres del mundo, según sus declaraciones públicas, ha logrado evitar el virus a pesar del hecho de que en la vecina China continental, ha matado a más de 600 personas e infectado a más de 31.000.

Más de 300 personas han dado positivo por el virus en más de 25 lugares en todo el mundo, incluidos los otros dos países que comparten una frontera terrestre con Corea del Norte, Rusia y Corea del Sur.

LEE: Minuto a minuto: más de 630 muertos por el coronavirus, que amenaza a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020

De hecho, cada país y territorio dentro de un radio de 2.500 kms de Corea del Norte, a excepción de Mongolia, que está escasamente poblada, ha confirmado un caso.

No está claro cómo Corea del Norte ha podido evitar el virus. Pyongyang ha tenido mucha suerte, no dice nada o está cosechando uno de los pocos beneficios de ser una llamada «nación ermitaña».

El país no ha reconocido públicamente a ningún paciente confirmado de coronavirus, pero Nam Sung-wook, profesor de la Universidad de Corea que anteriormente se desempeñó como jefe del Servicio de Inteligencia Nacional (NIS) de Corea del Sur, dijo que es muy posible que alguien dentro de Corea del Norte, un país de 25 millones de personas, haya sido infectado.

Los investigadores todavía están tratando de determinar cómo se propaga el virus, pero no se cree que esté en el aire. Tampoco está claro si el virus puede propagarse a través de las heces o si los pacientes infectados sin síntomas pueden transmitirlo a otros.

Pero Nam sospecha que un paciente chino podría haber infectado a alguien de Corea del Norte a través de su frontera compartida.

«Sabemos que las regiones chinas cercanas a la frontera de Corea del Norte, como Dandong y Shenyang, han confirmado pacientes. Alrededor del 90% del comercio de Corea del Norte es con China y sabemos que muchas personas, camiones y trenes pasaron por la frontera antes de que Corea del Norte instalara regulaciones recientes «para evitar que el virus ingrese al país», dijo Nam a CNN.

A pesar de no reconocer públicamente ningún caso confirmado o incluso sospechoso, Corea del Norte ha sido inusualmente transparente con respecto a sus esfuerzos para combatir el virus. Parece que el país se está tomando la epidemia muy en serio, según informes del servicio estatal de noticias KCNA.

Quarantine staff in protective gear are pictured at Pyongyang International Airport on Saturday.

Equipo de cuarentena usa vestuario de protección en el Aeropuerto Internacional de Pyongyang.

Corea del Norte ha cerrado sus fronteras a todos los turistas extranjeros, la mayoría de los cuales son chinos, como medida de precaución, según una agencia de viajes que realiza recorridos dentro del país. Pyongyang hizo lo mismo durante el brote de ébola de 2014.

El 30 de enero, la agencia estatal de noticias KCNA informó que las autoridades habían declarado una «emergencia estatal» y que se estaban estableciendo oficinas centrales antidepidemáticas en todo el país. El lunes, KCNA dijo que todas las personas que ingresaron al país después del 13 de enero fueron sometidas a «supervisión médica».

KCNA también informó que los funcionarios de salud de Corea del Norte habían establecido un «sistema de transporte de muestras de prueba a nivel nacional» y tenían la capacidad de diagnosticar rápidamente los casos sospechosos.

Sin embargo, varios expertos que hablaron con CNN se mostraron escépticos sobre la supuesta capacidad de prueba de Pyongyang. Y dado el intenso secretismo del país, es poco probable que el mundo sepa si alguna de las medidas que Corea del Norte ha tomado realmente funcionará.

Medical workers screen the temperatures of foreign nationals using thermal imaging devices in the diplomatic area of Pyongyang on Monday.

Trabajadores médicos revisan la temperatura de extranjeros usando dispositivos de imagen térmica en el área diplomática de Pyongyang.

Corea del Norte es considerado uno de los estados más solitarios y secretos del mundo, y la información sobre todo, desde su alto liderazgo bajo el líder Kim Jong Un hasta la vida diaria fuera de la capital de Pyongyang, es muy difícil de conocer.

Si bien la mayoría de los países anuncian nombramientos gubernamentales de alto nivel, como un nuevo ministro de Relaciones Exteriores, Corea del Norte a menudo no lo hace, y usualmente se requiere que los expertos detecten pistas a través de los medios estatales y fuentes externas.

El sector de la salud del país, históricamente, no ha sido diferente. Corea del Norte nunca ha reconocido formalmente cuántos murieron durante su devastadora hambruna de los años noventa. Los expertos estiman que hasta 2 millones de personas pudieron haber muerto, y aquellos que huyeron del país en ese momento compartieron historias horribles de muerte y supervivencia.

«Corea del Norte tiene un suministro tan limitado de medicina básica que los funcionarios de salud pública deben enfocarse en la medicina preventiva. Estarían mal equipados para enfrentar cualquier tipo de epidemia», dijo Jean Lee, director del Centro de la Fundación Hyundai Motor-Korea para la Historia de Corea del Woodrow Wilson Center con sede en Washington.

LEE: El coronavirus ha matado a cientos, pero hay quienes se han recuperado: esto es lo que sabemos

Los médicos que han desertado en los últimos años a menudo hablan de malas condiciones de trabajo y escasez de todo, desde medicamentos hasta suministros básicos de atención médica.

Choi Jung-hun, un exmédico en Corea del Norte que huyó del país en 2011, dijo que cuando estaba ayudando a combatir un brote de sarampión en 2006 a 2007, Corea del Norte no tenía los recursos para operar la cuarentena las 24 horas ni las instalaciones de aislamiento.

Recordó que después de identificar casos sospechosos, los manuales para médicos decían que los pacientes debían ser trasladados a un hospital o centro de cuarentena para su monitoreo.

«El problema en Corea del Norte es que no se siguen los manuales. Cuando no se proporcionaron suficientes alimentos a las personas en los hospitales y las instalaciones de cuarentena, las personas escaparon para buscar alimentos», dijo Choi.

Una crisis de salud, pero una oportunidad política

Lee, quien trabajó anteriormente para The Associated Press y abrió la oficina de noticias en Pyongyang, también dijo que la epidemia puede tener múltiples propósitos políticos para el régimen de Kim, incluido darle tiempo para planificar sus próximos pasos en negociaciones nucleares con Estados Unidos, que han estado en pausa durante meses.

«Estamos viendo a los norcoreanos usar el coronavirus como una oportunidad para retirarse al aislamiento autoimpuesto en un momento de incertidumbre política», dijo Lee. «Kim Jong Un necesitaba ganar algo de tiempo para recalibrar su estrategia y mensajes internos y externos sobre las negociaciones nucleares».

LEE: Cómo el médico chino Li Wenliang, quien alertó por el coronavirus, murió dos veces en los medios estatales chinos

El virus también le da a Pyongyang una nueva excusa para estrechar aún más sus fronteras y justificar las restricciones sociales draconianas bajo las que vive la mayoría de los norcoreanos, dijo Lee. Los norcoreanos pueden ser severamente castigados por criticar a la familia Kim y al régimen gobernante. La mayoría no puede acceder a Internet ni a ninguna información del mundo exterior que no haya sido aprobada por los censores estatales.

La mayoría de los norcoreanos tampoco disfrutan de libertad de movimiento y están obligados a recibir permiso del gobierno para viajar a otras provincias. Muy pocos pueden viajar al extranjero.

Para aquellos que pueden moverse, el transporte es muy difícil. Corea del Norte no está completamente conectada por carreteras, y la mayoría de la gente depende de un sistema ferroviario altamente disfuncional y abandonado. Los viajes cortos de unos pocos cientos de kilómetros pueden llevar horas o incluso días.

Tomar medidas drásticas en sus fronteras podría tener un efecto económico no deseado. La economía de Corea del Norte depende en gran medida del comercio con China, ya que la mayoría de los otros países no comerciarán con Pyongyang debido a las sanciones internacionales.

Cerrar la frontera podría cerrar a país de su línea de vida económica, dijo Evans Revere, ex subsecretario de Estado para Asia Oriental y el Pacífico y actual asesor principal del Grupo Albright Stonebridge.

«La necesidad de cerrar las fronteras tendrá un efecto económico devastador en Corea del Norte. Debido a las sanciones internacionales, la presión de Estados Unidos y la ausencia de ayuda significativa proveniente de la República de Corea (Corea del Sur), Corea del Norte se ha vuelto aún más dependiente de China», dijo Revere en un correo electrónico. «Con la frontera cerrada, Pyongyang probablemente esté entrando en pánico en este momento».

Pero esas restricciones y desafíos de viaje también proporcionan un beneficio desde el punto de vista de la salud pública.

LEE: Lo que sabemos hasta ahora del coronavirus: cifras, restricciones de viaje, cuarentena, una posible vacuna y otros

«Corea del Norte tiene el mejor sistema de control del mundo», dijo Choi, el médico que desertó.

«Corea del Norte probablemente es la mejor para limitar los contactos sociales y los viajes regionales porque lo ha estado practicando durante 70 años. La diferencia ahora es hacer que las regulaciones sean aún más estrictas. Por lo tanto, este sistema les será útil para evitar que cualquier virus se propague ampliamente».