CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Voto Latino

Voto Latino

Si Biden gana Michigan, ¿ya termina todo?

Por análisis de Chris Cillizza

Washington (CNN) — Hace ocho días, el mundo político se estaba preparando para uno de dos escenarios:

1) Bernie Sanders se escapa con estados clave del supermartes como California y Texas, y al hacerlo, construye un liderazgo en número de delegados que comienza a parecer insuperable.

2) Joe Biden muestra algo de fuerza en el supermartes, manteniéndose a una distancia corta de Sanders en el conteo de delegados y organizando una batalla de delegados extendida entre los dos hombres.

En cambio, se desarrolló un tercer escenario: Biden acumuló una serie de victorias inesperadas en lugares como Texas, Minnesota y Massachusetts y se mantuvo relativamente cerca en California, produciendo un liderazgo de número de delegados para el exvicepresidente que se dirige al segundo supermartes mañana.

LEE: Biden vs. Sanders: cómo se comparan en salud, inmigración y otros temas clave

Todo lo cual nos lleva a esto: ¿Sanders tiene que ganar Michigan el martes para continuar argumentando que él es una alternativa viable a Biden?

La respuesta es probablemente.

He aquí por qué: Sanders venció a Hillary Clinton en las primarias de Michigan de 2016. El electorado, con más del 70% blanco y más de un tercio de blanco y no educado en la universidad, debería favorecer la base demostrada de apoyo de Sanders.

Y es más que solo los números en bruto. La historia dominante en los medios de comunicación nacionales desde el supermartes es la de un Biden energizado, impulsado por el apoyo de muchos de sus antiguos rivales, incluidos, más recientemente, los senadores Kamala Harris (California) y Cory Booker (Nueva Jersey).

LEE: Encuesta de CNN: Biden tiene una ventaja de dos dígitos sobre Sanders para la candidatura demócrata

Si Sanders pierde Michigan por un amplio margen, y varias encuestas posteriores al supermartes sugieren que eso es lo que sucederá, al mismo tiempo que pierde mal en lugares como Mississippi, que también vota el martes, el senador de Vermont podría encontrarse en una posición poco envidiable: demasiado detrás de Biden en la persecución de delegados para montar un caso razonable para todos menos a sus seguidores más leales de que tiene la oportunidad de regresar.

El punto: La capacidad de recaudación de fondos de Sanders y la lealtad de sus principales partidarios significan que puede permanecer en la carrera todo el tiempo que quiera. Pero aguantar es muy diferente de tener la oportunidad de ganar.