CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Trump dice que se han realizado más de 2 millones de pruebas de coronavirus en EE. UU. y afirma que no se necesitan pruebas masivas

Por Maegan Vazquez, Betsy Klein

Washington (CNN) — El presidente Donald Trump dijo el jueves que se han completado más de dos millones de pruebas de coronavirus en Estados Unidos, pero sugirió que no se realizarán pruebas masivas.

«Estoy informando hoy que pasamos dos millones de pruebas completadas en Estados Unidos», dijo Trump durante la sesión informativa del grupo de trabajo sobre coronavirus de la Casa Blanca, y agregó que las pruebas son «altamente sofisticadas y altamente precisas».

El presidente ha celebrado el creciente número de pruebas de coronavirus realizadas en Estados Unidos como una victoria desde que Estados Unidos superó a Corea del Sur el mes pasado como el país con el mayor número de pruebas administradas. Sin embargo, en comparación con Corea del Sur, EE. UU. ha realizado muchas menos pruebas per cápita dado que la población de EE. UU. es más de seis veces mayor que la de Corea del Sur.

Los epidemiólogos generalmente usan tasas como las pruebas per cápita cuando comparan diferentes países.

«Creo que la aclaración importante es que deberíamos considerar la cantidad de casos por 1 millón de habitantes y la tasa de personas evaluadas y no las cifras absolutas», dijo Jennifer Horney, directora fundadora del programa de epidemiología de la Universidad de Delaware. «El número absoluto de pruebas no es muy significativo».

LEE: Trump ha apuntado a la OMS cuando más la necesitamos

publicidad

La administración Trump se ha enfrentado a críticas generalizadas por la falta de un sistema de pruebas en todo el país para identificar a los pacientes con coronavirus y rastrear la propagación del brote. Si bien las pruebas se han incrementado en las últimas semanas, la falta de un régimen de pruebas agresivo al comienzo del brote llevó a acusaciones de que el gobierno perdió la oportunidad de reducir la velocidad y la escala de la pandemia en Estados Unidos. Estados Unidos ahora lidera el mundo en el número de casos reportados.

Y aunque el número de pruebas administradas ha seguido aumentando, no todos los laboratorios que evalúan esas pruebas han podido mantener el ritmo.

Quest Diagnostics, uno de los laboratorios comerciales más grandes del país, se ha enfrentado a una acumulación de pruebas de coronavirus que se ha disparado en las últimas dos semanas y ha retrasado los resultados hasta 10 días. A fines de marzo, el laboratorio tenía alrededor de 160.000 órdenes de prueba de coronavirus en espera de ser procesadas, lo que representa aproximadamente la mitad de las 320.000 órdenes de pruebas que la compañía había recibido hasta esa fecha.

Mientras muchas personas con síntomas consistentes con el coronavirus luchan por hacerse la prueba, incluidos los trabajadores de la salud como las enfermeras, todavía no está claro cómo el país saldrá de su estado actual. Muchos estados operan bajo órdenes de quedarse en casa y el gobierno federal recomienda pautas estrictas de distanciamiento social para limitar la propagación del nuevo coronavirus.

Durante la sesión informativa del jueves, Jim Acosta de CNN le preguntó al presidente si Estados Unidos volvería a la normalidad sin instituir un sistema de pruebas adecuado, posiblemente a través de pruebas y monitoreo a nivel nacional. Trump pareció interpretar la pregunta como si la población estadounidense completa sería examinada para detectar coronavirus.

«Queremos tenerlo y veremos si lo tenemos. ¿Lo necesitas? No. ¿Es algo bueno de hacer? Sí. Estamos hablando de 325 millones de personas y eso no va a suceder, como te puedes imaginar, y nunca sucedería con nadie más», dijo el presidente. «Otros países lo hacen, pero lo hacen de forma limitada. Probablemente seremos el líder de la manada».

Trump también sugirió que habría «pruebas masivas» en «ciertas áreas» del país.

Más adelante en la sesión informativa, el vicepresidente Mike Pence no dijo si hay suficientes pruebas de coronavirus disponibles en este momento para reabrir el país.

Cuando Acosta le preguntó si EE. UU. tenía la capacidad de hacer pruebas para que los estadounidenses se sintieran cómodos de regresar al trabajo, Pence eludió en gran medida la pregunta, pero cuando se le presionó, el vicepresidente dijo: «Estamos avanzando todos los días para cumplir con eso».

LEE: El caos estremece a la Casa Blanca de Trump en el día más trágico del virus para EE.UU.

Continuó diciendo que la decisión de reabrir el país se tomará mediante una combinación de factores.

«Lo primero sería que estemos al final del coronavirus para la mayoría de las comunidades principales», dijo Pence. «Otra parte de eso es que tengamos terapias para que los estadounidenses tomen medicamentos si contraen la enfermedad. Otra parte de eso es la guía de los CDC a las instituciones públicas, a las empresas grandes y pequeñas sobre cómo comportarse de manera segura y responsable. Y las pruebas también son parte de eso».

Pence agregó que las pruebas se están ampliando en todo el país todos los días y que se está trabajando en las pruebas de vigilancia además de las pruebas de diagnóstico.

Jason Hoffman, Holmes Lybrand y Tara Subramaniam contribuyeron a esta historia.