CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
China

China está luchando contra el coronavirus con un código QR digital. Así funciona

Por Nectar Gan, David Culver

Hong Kong (CNN Business) — Imagina que tu rutina diaria depende completamente de una aplicación de tu celular. Salir de su casa, tomar el metro, ir a trabajar, entrar a cafeterías, restaurantes y centros comerciales: cada movimiento, dictado por el color que se muestra en la pantalla. Verde: puedes seguir. Ámbar o rojo: tienes prohibido entrar.

Esto ha sido una realidad para cientos de millones de personas en China desde la mitad de la crisis por el nuevo coronavirus, y aún podría seguir así en el futuro previsible, mientras el país lucha por recuperarse de la pandemia.

Confiando en la tecnología móvil y los grandes datos, el Gobierno chino ha utilizado un sistema de “código de salud” basado en colores para controlar los movimientos de las personas y frenar la propagación del covid-19. Los códigos de respuesta rápida generados automáticamente, comúnmente abreviados a códigos QR, se asignan a los ciudadanos como un indicador de su estado de salud.

Aunque las autoridades aún tienen que hacer que los códigos de salud sean obligatorios, en muchas ciudades, los ciudadanos sin la aplicación no podrían abandonar sus complejos residenciales o ingresar a la mayoría de los lugares públicos.

Tres meses después, con el virus contenido en gran medida y las medidas de bloqueo levantadas gradualmente en la mayor parte de China, los códigos cuadrados de barras siguen funcionando y aún gobiernan la vida de las personas.

Así se veían las calles de Wuhan desoladas por el coronavirus (enero 2020) 3:13

Siguiendo el ejemplo de China, otros gobiernos también han recurrido a una tecnología similar para combatir el virus. Singapur lanzó, el mes pasado, una aplicación para teléfono inteligente de rastreo de contactos, que permitiría a las autoridades identificar a las personas que han estado expuestas a pacientes con covid-19. El gobierno de Japón está considerando la adopción de una aplicación similar. Moscú también ha instaurado un sistema de código QR para rastrear movimientos y hacer cumplir su bloqueo por el nuevo coronavirus.

“La tecnología ahora juega un papel crítico para contener la pandemia”, le dijo a CNN Business Xian-Sheng Hua, un experto en inteligencia artificial de la salud, en el gigante chino de comercio electrónico, Alibaba.

“Para detener la propagación del virus, el rastreo de contactos es un paso esencial y es por eso que se están adoptando iniciativas similares en lugares de todo el mundo”, agregó Xian-Sheng.

Trabajadores chinos muestran sus teléfonos móviles con su código de salud a un guardia, lo que demuestra que tienen permiso para viajar y están libres de virus, cuando llegan a un edificio de oficinas, el 10 de abril.

¿Cómo funciona?

El Gobierno chino ha solicitado la ayuda de los dos gigantes de internet del país, Alibaba y Tencent, para alojar los sistemas de códigos de salud en sus populares aplicaciones para teléfonos inteligentes.

La aplicación de pago móvil de Alibaba, Alipay, y la aplicación de mensajería de Tencent, Wechat, son ubicuas en China, cada una utilizada por cientos de millones de personas. Poner los códigos de salud en estas plataformas significa un fácil acceso para muchos.

Hangzhou, una ciudad costera en la provincia oriental de Zhejiang, donde se encuentra la sede de Alibaba, fue una de las primeras ciudades en usar los códigos de salud para decidir qué ciudadanos deberían entrar en cuarentena. El sistema fue lanzado el 11 de febrero por Alipay.

Para obtener un código de salud, los ciudadanos deben completar su información personal, incluido su nombre, número de identidad nacional o número de pasaporte y número de teléfono, en una página de registro. Luego se les pide que informen su historial de viaje y si han entrado en contacto con pacientes confirmados o sospechosos de covid-19 en los últimos 14 días. También deben marcar las casillas para detectar cualquier síntoma que puedan tener: fiebre, fatiga, tos seca, congestión nasal, dolor de garganta o diarrea.

Después de que las autoridades verifiquen la información, a cada usuario se le asignará un código QR en rojo, ámbar o verde.

Los usuarios con un código rojo deben pasar a cuarentena o autocuarentena del Gobierno durante 14 días. Los usuarios con un código ámbar serán puestos en cuarentena durante siete días, mientras que los usuarios con un código verde pueden moverse libremente por la ciudad, dice un comunicado emitido por las autoridades de Hangzhou.

Los códigos de salud también pueden servir como un rastreador de los movimientos de las personas en áreas públicas, ya que los residentes tienen sus códigos QR escaneados al ingresar a lugares públicos. Una vez que se diagnostica un caso confirmado, las autoridades pueden retroceder rápidamente donde ha estado el paciente e identificar a las personas que han estado en contacto con esa persona.

Una persona familiarizada con el desarrollo de los códigos de salud en Alipay le dijo a CNN Business que el sistema fue desarrollado y operado por agencias gubernamentales, y Alipay solo proporciona la plataforma y asistencia técnica.

Tencent también desarrolló un sistema de código QR de salud similar en Wechat, introducido por primera vez a principios de febrero, en la ciudad sureña de Shenzhen, donde se encuentra la sede de Tencent.

¿Cuán ampliamente se usa?

Una semana después de su lanzamiento, los códigos de salud de Alipay se implementaron en más de 100 ciudades de todo el país, informó la agencia estatal de noticias Xinhua.

El 15 de febrero, la oficina de gobierno electrónico bajo el Consejo de Estado instruyó a Alipay acelerar el desarrollo de un código QR de salud, que se implementará en todo el país, dijo Xinhua.

“Se está desplegando una red digital de prevención de epidemias a gran escala con la velocidad china”, reportó Xinhua.

A fines de febrero, más de 200 ciudades habían adoptado estos códigos QR, según Alipay.

El sistema de códigos de salud de Tencent también se había expandido a más de 300 ciudades a partir del mes pasado, según el diario estatal Science and Technology.

El viaje de tres estadounidenses que regresaron a China 3:04

El 1 de marzo, Beijing lanzó su versión del código QR de tres colores, accesible a través de Alipay y Wechat. Además de proporcionar su nombre y número de identificación, los usuarios también deben registrarse con reconocimiento facial para obtener su código de color.

Los códigos de salud también han jugado un papel central en el levantamiento gradual de las restricciones de viaje en la provincia de Hubei, donde se restringió el movimiento a cerca de 60 millones de personas, después de las órdenes de confinamiento, a fines de enero.

El 10 de marzo, Hubei emitió sus códigos de salud para los residentes que deseaban viajar dentro de la provincia.

Los colores se asignan de acuerdo con la base de datos provincial de control de epidemias: las personas que han sido diagnosticadas como casos confirmados, sospechosos o asintomáticos, o las personas con fiebre recibirán el código de color rojo; sus contactos cercanos recibirán el código amarillo; y las personas sin ningún registro en la base de datos obtendrán el código verde, lo que significa que son saludables y es seguro que viajen.

Los colores de los códigos QR determinan la libertad de movimiento de las personas: los titulares de códigos verdes pueden viajar dentro de la provincia, los titulares de códigos ámbar no pueden viajar y quienes tengan de códigos rojos serán tratados y puestos en cuarentena.

Todos los residentes y visitantes que salen de Hubei y Wuhan deben tener un código QR verde en sus teléfonos.

¿Cuáles son los problemas?

Al igual que con todos los productos de tecnología, la aplicación de salud no es perfecta: puede cometer errores y asignar a los usuarios el código de color incorrecto, y obligar a las personas equivocadas a ponerse en cuarentena.

En Hangzhou, la ciudad donde se instauraron, por primera vez, los códigos de salud de Alipay, algunos residentes se han quejado, en las redes sociales, de que se les dio el código rojo por la razón incorrecta, como marcar “nariz tapada” o “fatiga” en la página de registro, a pesar de que también son síntomas del resfriado común y de gripe.

Pocos días después de su lanzamiento, las autoridades de Hangzhou dijeron, en un comunicado, que la línea directa del alcalde había recibido demasiadas llamadas de personas que tenían preguntas sobre sus códigos y, por lo tanto, había establecido una aplicación en línea para las personas que exigían una revisión de sus códigos asignados.

Mientras los chinos continúan viajando bajo el levantamiento de las medidas de cierre, ha surgido otro problema: no todas las ciudades y provincias reconocen los códigos de salud de las demás.

Aunque todos los códigos QR vienen en los mismos tres colores y son desarrollados por las mismas compañías, se basan en diferentes bases de datos de covid-19 establecidas por las autoridades locales.

Debido a que las bases de datos no se comparten entre los gobiernos locales, y debido a que diferentes gobiernos pueden tener diferentes estándares para asignar los colores, algunos se han mostrado reacios a reconocer los códigos de salud de otros lugares, según el medio estatal Daily Legal.

Un pasajero usa un teléfono inteligente mientras escanea el código QR de salud de la ciudad de Wuhan, antes de ingresar al aeropuerto de Tianhe, en Wuhan, el 11 de abril.

Un residente de Hubei de apellido Yuan, quien regresó a la provincia de Guizhou para trabajar, a fines de marzo, después del levantamiento de la orden de encierro, le dijo al Legal Daily que tenía que pasar otros 14 días de cuarentena en Guizhou, a pesar de que tenía un código de salud verde de Hubei, luego de una cuarentena de 14 días allí. Guizhou no reconoce los códigos de salud de Hubei, dijo el periódico.

Para abordar el problema, el Gobierno central lanzó un “código nacional de prevención de epidemias”. También cargó una base de datos nacional de casos confirmados y sospechosos de covid-19 y sus contactos cercanos en una plataforma centralizada, con la esperanza de que los gobiernos locales puedan reconocer los códigos de salud de los demás a través del intercambio de datos, según Mao Qunan, un funcionario de la Comisión Nacional de Salud.

“Nos hemos dado cuenta del reconocimiento mutuo y el intercambio de datos básicos”, dijo Mao a un periodista el 21 de marzo.

También hay preocupaciones sobre la privacidad. Los códigos de salud se basan en una gran cantidad de datos que las autoridades han recopilado de los usuarios, incluida su información personal, ubicación, historial de viajes, contactos recientes y estado de salud.

“Lo único que me importa es si nuestra información personal se filtrará y si nuestra seguridad de la información se puede garantizar”, dijo el usuario de Weibo, Han Dongyan, sobre los códigos de salud.

Zhu Wei, un experto legal de la Universidad China de Ciencias Políticas y Derecho, defendió los códigos de salud en una entrevista con el diario estatal Guangming. Dijo que los códigos de salud confirmaron la ley de seguridad de internet de China porque los usuarios están al tanto de la recopilación de sus datos y porque el Gobierno estuvo involucrado en el proceso.

En Wuhan ya pueden salir y así les está yendo 1:46

Jason Lau, experto en privacidad y profesor de la Universidad Bautista de Hong Kong, dijo que las autoridades chinas deben asegurarse de que los códigos de salud cumplan con los principios típicos de privacidad de datos. Por ejemplo, los datos recopilados deben ser “proporcionales con el propósito a alcanzar”.

También planteó la cuestión de si los códigos, y toda la información personal recopilada, seguirán en vigor incluso después de que haya pasado la pandemia.

“¿Cómo determinamos cuándo termina la pandemia real? Entonces, por ejemplo, el Gobierno y las compañías que están recolectando estos datos, o quien quiera que sea la persona que va a ser la que diga: ‘OK, la pandemia ha terminado, eliminemos los datos, ya no vamos a almacenar datos personales'”, dijo Lau.

Liu Yuewen, un experto en inteligencia de datos que trabaja para la Policía en la provincia sureña de Yunnan, dijo, en una conferencia de prensa, en febrero, que los datos del código de salud se destruirían cuando terminen los esfuerzos para controlar la pandemia.

“Nadie podrá ver ningún dato sin el permiso de la sede de prevención y control de epidemias”, dijo Liu, según el reporte del periódico Beijing News.

Algunas ciudades ya han comenzado a eliminar los códigos de salud de algunas partes de la vida de los residentes.

En Hangzhou, donde se implementaron los códigos QR, por primera vez, el Gobierno anunció, el 21 de marzo, que ya no se requiere que los residentes muestren sus códigos de salud en lugares públicos, como estaciones de metro, centros comerciales y hoteles.

Pero en muchos otros lugares, como Beijing y Shanghái, los pequeños códigos cuadrados de barras aún deciden a dónde pueden ir o no las personas en su vida diaria.