CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

OPINIÓN | Los ingenuos e imprudentes que rompen las reglas de covid-19

Por Vicky Ward

Nota del editor: Vicky Ward es reportera senior en CNN. Es la exedirectora ejecutiva de la revista Talk, exeditora colaboradora de Vanity Fair y autora de «The Devil’s Casino», «The Liar’s Ball» y «Kushner, Inc.» Las opiniones expresadas aquí son las suyas. Lea más opinión en CNNe.com/opinion

(CNN) — La semana pasada, un ejecutivo de medios con sede en Washington, que está acostumbrado a asistir a 200 cócteles al año, decidió que ya no podía hablar con su microondas.

En contravención de la orden de la ciudad de permanecer en casa, asistió en secreto a dos cenas diferentes en Georgetown, un vecindario próspero de Washington.

Cuando me dijo esto por primera vez, asumí que había entendido o escuchado mal. «Cenas virtuales, ¿verdad?», pregunté. «No» fue la respuesta. Estas fueron del tipo anticuado, en persona.

Cada vez, explicó, las instrucciones del anfitrión fueron las mismas. Para ambas cenas, entró por la puerta trasera de la propiedad, por lo que los vecinos que lo desaprobaban no lo verían. Le dijeron de antemano que ni él ni ningún otro invitado podían tomar fotografías ni hablar sobre la fiesta.

La primera cena fue organizada por un productor de películas. Un grupo de cuatro escucharon música y se sentaron bajo lámparas calefaccionadas a casi dos metros de distancia en el jardín donde se les sirvió la cena. Según el ejecutivo, ninguno había estado en contacto con nadie que hubiera sufrido covid-19, por lo que sabían. Todos habían estado distanciándose.

En esa cena, la comida fue preparada por un chef que estaba enmascarado y enguantado, y luego servida por la esposa del productor.

En la segunda fiesta, celebrada durante el fin de semana en la casa de un operador político demócrata, uno de los invitados trajo la comida: «cordero para celebrar tardíamente la Pascua». Asistieron un embajador, un concejal de la ciudad y un conocido cabildero. La noche era templada y todos se sentaron afuera por horas.

«La gente no quería irse», me dijo el ejecutivo de los medios, hablando bajo condición de anonimato, para evitar ser avergonzado por covid, un nuevo término abreviado para las personas que se comportan con aparente indiferencia hacia la seguridad de los demás. «Pero todos habían estado encerrados durante tanto tiempo que había mucho que discutir».

Un tema de discusión particular fue un artículo reciente en The New York Times que ofreció, entre otras cosas, algunas garantías sobre los riesgos relativos de transmisión a través de la ropa, el cabello y el correo, así como advertencias sobre el uso de una higiene adecuada.

«Ese artículo nos hizo sentir mejor, más seguros», dice esta persona. «Se puede ver por qué Boris Johnson o el Príncipe Carlos tuvieron covid-19 ya que estuvieron en eventos públicos todo el tiempo. Entonces, sí, discutimos ese artículo y nos sentimos un poco imprudentes, pero también nos sentimos seguros».

Agregó que los eventos fueron una bendición para su salud mental. «Solo tenía que salir de la casa», dijo. «Me siento como un camello en el desierto en busca de agua. Washington es un pueblo de cócteles y la interacción social es nuestro oxígeno».

Las dos cenas en Washington no son las únicas anécdotas que he oído sobre reuniones ilícitas que rompen las restricciones de quedarse en casa del país y cuentan con diversos grados de distancia social.

Una fuente me dijo que había una peluquería subterránea en Palm Beach, Florida, que nunca cesó sus operaciones, a pesar de las restricciones estatales, y que su anciana madre insistió en patrocinar.

También escuché acerca del trío de ejecutivos de bienes raíces que se emborrachan juntos, rotando casas cada noche en un frondoso suburbio de Westchester.

Y el grupo de AA en Virginia Beach, cuyos miembros se sientan en círculo en el jardín de alguien, porque, dicen, las reuniones virtuales no son suficientes para evitar que algunos se caigan del carro.

Hay amigos de Brooklyn que cenaron juntos el domingo desde que comenzó la pandemia. Y hay un informe de noticias esta semana sobre los consumidores de cannabis que, según la policía, se reunieron descaradamente en Manhattan para celebrar el Día 4/20. Y así.

Incluso conozco a personas mayores en mi país natal, el Reino Unido, que se han ido a los jardines del otro para sentarse a dos metros de distancia por una copa de vino. «Prefiero morir que vivir sin ver gente», ofreció uno de ellos como justificación.

La mayoría de las personas con las que hablé son de clase media o adinerada. Se necesita dinero para tener una mesa de comedor en su patio trasero en Washington. Y mucho dinero para tener un chef en vivo.

Parece que así como los ricos son más capaces de superar el covid-19 que las clases trabajadoras, también pueden serlo y estar más dispuestos a romper las reglas de distanciamiento.

Pero según Robert Leahy, director del Instituto Americano de Terapia Cognitiva con sede en Manhattan y autor del libro «The Worry Cure», pueden estar reunidos bajo una falsa sensación de seguridad en la creencia de que covid-19 no los tocará. “Se necesita un estornudo o un caso para crear un grupo», dice Leahy, señalando el condado de Fairfield, Connecticut, que actualmente tiene 8.472 casos confirmados de covid, como un ejemplo de un enclave rico que se ha convertido en un punto caliente.

Un nuevo y llamativo gráfico de los CDC, resaltado por el corresponsal médico jefe de CNN, Dr. Sanjay Gupta, sobre la transmisión del coronavirus entre personas sentadas en mesas adyacentes en un restaurante muestra que el virus puede transmitirse en gotas mucho más fácilmente de lo que hasta ahora se sabía .

Sin embargo, el incumplimiento de las reglas de distanciamiento físico es una tendencia de comportamiento que los psicólogos temen que probablemente veamos cada vez más en las próximas semanas, ya que estado por estado, la nación espera una reapertura legal desigual.

«Creo que habrá un incumplimiento creciente que se debe simplemente a la naturaleza humana», dice Leahy.

«Incluso cuando no hay una pandemia, nosotros, como especie, tendemos a tomar decisiones que afectan negativamente nuestra salud pública en función de nuestra necesidad inmediata, ya sea fumar, abuso de alcohol, abuso de drogas, comer en exceso, gastar demás … estamos conectados a buscar una gratificación inmediata. Recuerde, una vez fuimos carroñeros. Por eso es tan difícil «, dice Leahy. «La dificultad que tiene la gente está en la incertidumbre sobre cuánto tiempo tienen que esperar para volver a hacer lo que solían hacer».

Pero Leahy dice que la pregunta fundamental para que la gente piense antes de reunirse, como los grupos en Washington y en otros lugares, es esta: «¿Qué es más peligroso? ¿Sentirse ansioso o tener un riesgo?»

Incluso para el grupo de AA, la respuesta, dice Leahy, es siempre un comportamiento arriesgado. «Lo que le digo a las personas que se reunieron por cualquier razón es: ‘¿De qué, en última instancia, te arrepentirías más? ¿De que no fuiste a la reunión de AA o al salón de belleza o a la cena? ¿O que obtuviste covid-19 o infectó a otra persona con covid-19 y esa persona murió? ‘» Mientras tanto, él dice que se concentre en los planes de fases del gobierno para la reapertura, y recordar que esta situación no es para siempre.

«Concéntrese en lo que puede hacer y no en lo que no puede. Muchas personas pueden conectarse con amigos, familiares, reuniones».

«Recuerde, socialmente distanciado no tiene que significar socialmente desconectado».

En otras palabras, no tiene que hablar solo con el microondas.