CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Sociedad

La ciencia del chisme (y por qué todos lo practican)

Por Lauren Kent

(CNN) — A la gente le encanta el chisme. Es una de las razones por las cuales, en la década de 1960, el National Enquirer cambió los titulares sangrientos y horripilantes por los que eran conocidos por primicias y escándalos de celebridades. El cambio le dio al tabloide acceso a las filas de pago de los supermercados y a las «mentes inquisitivas» en ellas.

Pero no son solo los lectores de los tabloides a quienes les encanta chismosear. Los científicos sociales han descubierto que todos están programados para prestar atención a los chismes y participar en ellos. De hecho, es una adaptación evolutiva: echar chisme se ha convertido en la naturaleza humana.

«Somos descendientes de personas que eran buenas en esto», dijo Frank McAndrew, profesor de Psicología en Knox College en Galesburg, Illinois. «En tiempos prehistóricos, las personas que estaban fascinadas por la vida de otras personas tenían más éxito».

¿Te encantan los chismes? … tienes que tener esta app (video de 2015)

McAndrew, un experto en comportamiento social humano y chismes, explica que para prosperar en la época de los hombres de las cavernas, teníamos que saber qué estaba pasando con las personas que nos rodeaban.

«¿Quién se acuesta con quién? ¿Quién tiene poder? ¿Quién tiene acceso a los recursos? Y si no eras bueno en eso, no tenías mucho éxito», dijo.

Los chismes generalmente tienen una connotación negativa, especialmente cuando piensas en rumores hirientes o en tabloides y en el derecho a la privacidad de una persona.

Pero en la vida cotidiana, dicen los investigadores, nuestra charla sobre otras personas tiende a ser relativamente aburrida y neutral y cumple su propio propósito único.

52 minutos de chismes al día

La mayoría de los investigadores definen los chismes como hablar de alguien que no está presente y compartir información que no es ampliamente conocida.

Y según un análisis realizado por investigadores de la Universidad de California en Riverside, la persona promedio pasa 52 minutos todos los días haciendo exactamente eso.

Sin embargo, la mayoría de nuestros chismes son inofensivos. Alrededor del 15% de nuestras conversaciones implican un juicio negativo, o lo que los investigadores llaman «evaluativo», pero fuera de eso, la persona promedio solo está documentando hechos, como «está atrapado hasta tarde en el trabajo» o «tuvo que ir a el hospital». Este tipo de charla neutral en realidad nos ayuda a construir amistades, comunidad o aprender información que es vital para tener una vida social, dijo Megan Robbins, profesora de Psicología de la UC en Riverside.

«Puedes establecer una relación hablando de otras personas y descubriendo algo sobre los demás en el grupo», dijo. «Incluso para esos tipos de chismes que son evaluativos, estás diciendo: ‘Te estoy confiando esta información'».

Aunque los chismes a menudo se estereotipan como un pasatiempo femenino, de clase baja o sin educación, Robbins dijo que todos lo hacen.

«Nuestros datos desacreditaron todos los estereotipos», dijo Robbins. «Como especie social, tenemos que hablar de las personas. No vivimos de forma aislada, y hablamos de personas que inevitablemente a veces no están presentes».

Todos chismosean, y no es tan es malo

La práctica se vuelve puramente dañina cuando no brinda ninguna oportunidad para el aprendizaje social, dicen los científicos, como con comentarios groseros sobre la apariencia o la salud de alguien y comentarios que son descaradamente falsos.

Donde los chismes críticos o negativos pueden ser útiles es cuando proporciona aprendizaje cultural y obliga a las personas a comportarse mejor.

Robbins dijo que hay investigaciones convincentes de que los chismes podrían servir como un control del comportamiento moral de las personas, disuadiendo a los posibles tramposos o holgazanes en un entorno grupal porque nos preocupamos por nuestra reputación y el riesgo de que otros chismes sobre nuestras malas decisiones.

También puede ser una forma de descubrir reglas no escritas. Por ejemplo, cuando comenzamos un nuevo trabajo, la charla en el momento de descanso nos ayuda a descubrir qué vestimenta de oficina es aceptable, con quién podríamos evitar trabajar en un proyecto de equipo y si es aceptable tomarse un mes de vacaciones.

«Compartir chismes con alguien es un mecanismo de unión», dijo McAndrew. «Realmente aumenta la moral».

Este hábito humano no se limita a un determinado grupo de edad. La profesora de Sociología Stacy Torres estudió este hábito entre las personas mayores que viven solas en la ciudad de Nueva York. Su investigación reveló que los adultos mayores se dedicaban a chismosear en restaurantes y tiendas locales como una forma de conectarse con otros, mantener lazos sociales y combatir la soledad.

«Esto es algo que vemos en diferentes culturas y diferentes edades, aunque puede tener un sabor diferente», dijo Torres. «Muchos de ellos decían: ‘Oh, no quiero participar’ o ‘Necesito ver lo que digo’, pero luego aparecen todos los días y participan».

Torres, quien ahora trabaja en la Universidad de California en San Francisco, agregó que los chismes nos dan la oportunidad de desahogarnos acerca de las personas y al mismo tiempo nos permiten mantener vínculos sociales positivos con ellas en general. Incluso cuando el chisme de los ancianos parecía ser negativo o grosero, generalmente provenía de un lugar de consideración.

«Tenían apodos el uno para el otro, algunos eran despectivos, pero era obvio que estaban pensando el uno en el otro», dijo Torres. Por ejemplo, se llamaban unos a otros, pero luego agregaban un comentario sobre cómo comunicarse con ellos: ‘¿Alguien ha escuchado de los viejos tal y tal?’. Hubo un elemento de preocupación», dijo Torres,» y se estaban vigilando (entre ellos)».

¿Por qué nos interesamos por las celebridades?

Los humanos están programados para preocuparse por la vida de las personas que son amigos, enemigos o familiares. Los investigadores llaman a esas personas «socialmente importantes». Pero ¿por qué nos preocupamos por personas famosas que nunca hemos conocido en realidad?

«Lo que sucede es que nuestros cerebros cavernícolas no están preparados para lidiar con ello (comunicación moderna). En esos días, si sabías mucho sobre alguien, por definición eran socialmente importantes para ti», dijo McAndrew.

Esto es especialmente cierto hoy gracias a internet y las redes sociales, lo que significa que sabemos mucho sobre las personas que no conocemos. Estar al tanto de esa información engaña a nuestros cerebros para que piensen que las celebridades son socialmente importantes para nuestras vidas. Uno de los estudios de McAndrew demostró que incluso gravitamos hacia historias publicadas en tabloides sobre celebridades de nuestro mismo género y grupo de edad.

«Son nuestro cohorte, podrían ser nuestros rivales o aliados», explicó McAndrew. «Conscientemente, sabes que no importan y no vas a conocerlos, pero presionan los mismos botones en nuestros cerebros que las personas que importan para nosotros».

Los chismes de celebridades también nos dan puntos en común con los demás. El conocimiento de la cultura pop nos da algo de qué hablar durante esos incómodos pequeños encuentros o en fiestas donde no conocemos a muchas personas.

«Incluso podrías pensar en que mantenerte enterado de las celebridades es una habilidad social», dijo McAndrew. «Te hace saber sobre cosas que a otras personas les importan».

Si te preocupa que tus chismes sean excesivos o dañinos, comienza por examinar las razones por las que crees que tienes un problema, dijo McAndrew, ya que puede ser que no estés utilizando la habilidad de manera adecuada.

«Los malos chismosos son personas que critican indiscriminadamente tanto lo que han escuchado como a quien escuchan, o son individuos con una agenda claramente egoísta en la que los chismes están diseñados para dañar la reputación de sus rivales», dijo. Quienes lo hacen bien «saben las cosas, pero son confiables en ser discretos. Tienen el bienestar de los demás en su radar».

Si notas que «tu cotilleo está dañando tus relaciones o quitándole tiempo a otras cosas que necesitas hacer», dijo McAndrew, tal vez sea hora de cortar.

El experto sugirió que trataras de evitar las situaciones o las personas que sacan lo peor de ti.