CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Pacientes con infección grave de covid-19 podrían desarrollar delirios, agitación y problemas mentales a largo plazo, dice un estudio

Por Arman Azad, Sandee LaMotte

(CNN) — El delirio, la confusión y la agitación pueden ser comunes en pacientes con infecciones graves por coronavirus mientras están hospitalizados, según una nueva revisión de estudios publicada el lunes.

Los problemas psiquiátricos a largo plazo después de luchar contra el covid-19 pueden no ocurrir en la mayoría de los pacientes, aunque todavía se necesita mucha más investigación, según el estudio.

«Nuestro análisis de más de 3.550 casos de coronavirus sugiere que la mayoría de las personas no sufrirán problemas de salud mental después de la infección por coronavirus», dijo el coautor Jonathan Rogers, becario clínico de doctorado Wellcome Turst en el University College de Londres, en un comunicado.

Ayudar a la persona con ideas suicidas es crucial 1:24

El estudio, que se publicó en la revista Lancet Psychiatry, analizó 72 estudios diferentes sobre dos coronavirus históricos, así como estudios actuales sobre el covid-19, tratando de apuntar cualquier vínculo entre las enfermedades y los problemas psiquiátricos.

La información sobre la recuperación posterior de los pacientes es escasa en este momento, por lo que el estudio no tenía datos sobre el impacto mental a largo plazo del covid-19, y solo 12 estudios de calidad baja a moderada para analizar en pacientes hospitalizados, siete de ellos no han sido investigados científicamente.

Además, el estudio solo analizó casos graves de covid-19 en los que las personas han sido tratadas en un hospital y, por lo tanto, no aborda el posible impacto de los casos más leves o asintomáticos de la enfermedad.

Por lo tanto, la revisión tiene muchas limitaciones, dijeron los investigadores. Los revisores externos estuvieron de acuerdo.

«Esto no es solo porque los datos son de baja calidad, sino también porque los sobrevivientes de covid-19 pueden sufrir diferentes problemas físicos y mentales incluso después de recuperarse de la fase aguda», dijo Dame Til Wykes, vicedecana de Psicología y Ciencias de Sistemas en el Instituto de Psiquiatría, Psicología y Neurociencia en el King’s College de Londres.

«También regresan a un entorno diferente, con un mensaje continuo de ‘quédate en casa si puedes’, posibles preocupaciones financieras y una red de apoyo social muy reducida», dijo Wykes, que no participó en el estudio.

«Estos efectos sociales adicionales pueden duplicar las dificultades de salud mental. Alternativamente, el hecho de que estamos ‘todos juntos en esto’ puede brindar apoyo comunitario, lo que puede disminuir los efectos psiquiátricos».

¿Cómo saber que estás sufriendo un trastorno mental? (Video de 2019) 3:15

Una retrospectiva al MERS y al SRAS

Además del nuevo coronavirus, en realidad hay seis coronavirus adicionales que infectan a los humanos. Cuatro de esos seis causan el resfriado común.

Dos más pueden ser mortales. MERS-CoV es la villana detrás del Síndrome Respiratorio del Medio Oriente, o MERS, que ha matado a más de 800 personas en todo el mundo desde que apareció por primera vez en 2012.

El SRAS-CoV (Síndrome respiratorio agudo grave) causa una forma grave de neumonía que también puede ser mortal. A nivel mundial, mató a 774 personas entre 2002 y 2004. Desde entonces no se han reportado otros casos en todo el mundo. Para poner esto en contexto, la cifra global de muertes del nuevo coronavirus es de más 300.000 desde que apareció en escena en diciembre de 2019 y sigue en aumento.

En esta revisión, los investigadores analizaron los estudios sobre el impacto mental del SRAS y el MERS en los pacientes después de que se recuperaron, utilizándolos para tratar de estimar el impacto potencial del covid-19.

Basado en eso, el estudio dijo que los médicos deben ser conscientes de la posibilidad de depresión, ansiedad, fatiga, trastorno de estrés postraumático y síndromes neuropsiquiátricos más raros a largo plazo.

«El estudio supone que es razonable reunir estudios de las otras dos principales epidemias de coronavirus de los últimos 20 años —SRAS y MERS— y combinarlos con los datos relativamente limitados disponibles hasta ahora sobre los efectos del covid-19 sobre salud mental», dijo Tom Dening, profesor de Investigación de Demencia en la Universidad de Nottingham que no participó en la revisión.

«Probablemente sea legítimo hacerlo, pero una mirada casual al artículo puede sugerir que el documento trata principalmente de covid-19, mientras que la mayoría de los datos provienen de brotes de virus anteriores», agregó.

Esos resultados de estudios previos son preocupantes, dijo Michael Bloomfield, quien dirige el Grupo de Investigación en Psiquiatría Traslacional en el University College de Londres.

«Una causa particular de alarma es el hallazgo de que un tercio de los pacientes de epidemias anteriores experimentaron un trastorno de estrés postraumático y parece razonable anticipar tasas similares de TEPT por el covid-19», dijo Bloomfield.

Otros brotes y pandemias que han puesto en alerta al mundo 3:16

¿Por qué ocurren problemas mentales?

En cuanto a por qué pueden ocurrir problemas de salud mental, los investigadores señalaron una variedad de factores. Algunos podrían estar directamente relacionados con el virus, como una respuesta inmune. Pero los pacientes también podrían tener «preocupación por el resultado de su enfermedad, estigma y amnesia o recuerdos traumáticos de enfermedad grave».

Otros problemas de salud mental también podrían surgir durante una epidemia, dijeron los investigadores, incluso en personas que nunca estuvieron expuestas al virus. Eso hace que sea difícil saber si los problemas psiquiátricos observados en pacientes con MERS y SRAS fueron específicos de la enfermedad, o si afectaron a la población en general.

«Tanto la población infectada como la no infectada podrían ser susceptibles como resultado de ciertas experiencias, como ansiedad generalizada, aislamiento social, estrés en los trabajadores de la salud y otros trabajadores esenciales, y dificultades financieras y de desempleo», dijo el estudio.

Rogers dijo que se necesitan más datos sobre los síntomas psiquiátricos asociados con el covid-19. Monitorear a los pacientes para detectar esos síntomas, dijo, debería ser una parte rutinaria de la atención.

David Nutt, quien dirige el Centro de Neuropsicofarmacología en el Imperial College de Londres, dijo que ya ha visto a pacientes expresar una necesidad de asistencia psicológica después de recuperarse del covid-19.

«Muchas infecciones dejan un legado psiquiátrico. Ya me han enviado varios pacientes por correo electrónico pidiéndome apoyo después de que sus depresiones recuperadas hayan regresado tras la infección por covid-19», dijo Nutt. «Después de la epidemia de gripe del Reino Unido, de 1957, surgieron varios casos de depresión severa y resistente al tratamiento».

Y luego está la realidad de pasar tiempo en una unidad de cuidados intensivos y las consecuencias mentales de esa experiencia, dijo Dening.

«Investigaciones anteriores han demostrado que las tasas de trastorno de estrés postraumático son altas: se acercan al 50% después de admisiones prolongadas en la UCI por cualquier causa, y especialmente después de la ventilación mecánica», dijo. «Como se señaló, la mayoría de las personas no desarrollarán síntomas importantes de salud mental, pero para aquellos que sí lo hacen, el impacto puede cambiar la vida».