CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

El peligro de la decisión de Trump de automedicarse para supuestamente evitar contagiarse de coronavirus

Por análisis de Stephen Collinson

(CNN) — La frágil base de la realidad basada en evidencia que apuntala la vida y la presidencia de Donald Trump se volvió aún más tenue.

La admisión de Trump de que estaba tomando hidroxicloroquina, una terapia no probada y posiblemente dañina para evitar el coronavirus, parece estar en conflicto con los códigos de la ciencia médica y es un desarrollo sorprendente dada su posición.

«Aquí está mi evidencia: recibo muchas llamadas positivas al respecto», les dijo Trump a los periodistas sorprendidos cuando hizo la revelación sobre un medicamento contra la malaria que prácticamente ha dispensado desde el púlpito del acosador.

Asesor de Trump insiste en usar hidroxicloroquina 1:03

Las decisiones médicas de Trump y los riesgos que elige tomar son asuntos personales. Pero no es un ciudadano común y corriente, y su uso de la terapia envía un mensaje contradictorio a los estadounidenses luego de que la Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) le dijera que no está demostrado que la hidroxicloroquina funcione contra el covid-19 y que podría ser contraproducente.

El discurso preventivo del presidente incluso provocó que el presentador de turno en los confines amistosos de Fox News advirtiera que algunos televidentes podrían morir si seguían su ejemplo.

No fue el único momento de este lunes cuando las prioridades personales y políticas de Trump lo llevaron a un choque con la evidencia. Rezongó del secretario de Justicia, William Barr, diciendo que no está dispuesto a presentar cargos penales en una teoría de conspiración falsa contra el expresidente Barack Obama y el enemigo de Trump 2020, Joe Biden.

«Creo que si fuera yo lo harían», dijo Trump.

Anteriormente, el presidente respondió con un optimismo que tensó la credibilidad cuando un desesperado presidente ejecutivo de un restaurante solicitó una extensión de préstamos diseñados para mantener a flote su industria.

«Bueno, mis noticias niegan lo que acabas de decir, porque estarías de vuelta en el negocio como lo tuviste», dijo Trump, que parece basar su discurso alegre en una prueba temprana esperanzadora, pero rudimentaria para una vacuna que aún puede tardar muchos meses y puede llegar demasiado tarde para salvar el sector de los restaurantes.

Cada uno de estos eventos podría haberse clasificado como el momento más extraño en una presidencia convencional. El hecho de que se desarrollaron unos minutos después del otro subrayó la naturaleza surrealista de estos tiempos, pero más que nada subrayó cómo los estándares tradicionales de verdad y prueba científica significan menos para Trump que para cualquiera de sus predecesores inmediatos.

Su nuevo choque con los hechos fue más incongruente, ya que se desarrolló en el contexto de otro trágico día en la peor crisis de salud en un siglo. Estados Unidos sobrepasó, este lunes, las 90.000 muertes por covid-19 y pasó los 1,5 millones de casos en una pandemia que el presidente predijo hace unos meses, nuevamente sin ninguna evidencia, que sería barrida por un «milagro».

El ABC de los posibles tratamientos contra el coronavirus: remdesivir, hidroxicloroquina, famotidina y otros

Asesor de Trump insiste en usar hidroxicloroquina 1:03

El tratamiento de Trump va en contra del consejo de la FDA

Lo que sabemos de la hidroxicloroquina contra el covid-19 2:23

Después de que Trump promocionara repetidamente la hidroxicloroquina como una cura que «cambiaría el juego» del virus, la FDA emitió una advertencia de que el medicamento no ha sido «demostrado como seguro» para tratar o prevenir el covid-19″.

La agencia también advirtió que los pacientes con covid-19 con enfermedad cardíaca pueden estar en riesgo de tener ritmos cardíacos anormales y latidos cardíacos peligrosamente rápidos si lo toman. Trump, de 73 años, tiene una forma común de enfermedad cardíaca, basada en los resultados de su examen físico, y parece tener sobrepeso, todos los factores de riesgo de complicaciones y una mayor tasa de morbilidad.

Dada su influencia en la base del Partido Republicano, no sería sorprendente que algunos de los partidarios más devotos de Trump rechazaran las recomendaciones de los científicos y comenzaran a usar la hidroxicloroquina ellos mismos, con consecuencias inciertas para su salud e implicaciones para los pacientes con lupus, que enfrentan escasez del medicamento.

De manera similar, cuando Trump le preguntó a un asesor, en una conferencia de prensa el mes pasado, si el desinfectante podría ser un tratamiento para el covid-19, los fabricantes de productos de limpieza se sintieron obligados a advertir contra su ingesta.

El fabricante de Lysol urge no ingerir desinfectantes 2:25

Esta vez, el anuncio de servicio público recayó en el presentador de Fox News, Neil Cavuto, quien tenía una advertencia para los televidentes después de reproducir el video de las declaraciones de Trump, el lunes.

«Si te encuentras en una población de riesgo aquí, y estás tomando esto como un tratamiento preventivo para evitar el virus o en el peor de los casos, estás lidiando con el virus y te encuentras en esta población vulnerable, te matará», dijo Cavuto. «Debo enfatizar eso lo suficiente. Esto te matará».

El exdirector general de Sanidad, Vivek Murthy, le dijo a CNN que Trump tenía la responsabilidad, dada su visibilidad, de enviar mensajes claros al público.

«Como líderes, es esencial que lideremos con el ejemplo. Es cierto para los funcionarios públicos, en particular cuando se trata de ellos», dijo Murthy. «Esto hace correr el riesgo de enviar un mensaje equivocado a las personas, y eso podría tener un costo serio para su salud».

Implicaciones de seguridad nacional

La salud del comandante en jefe no es simplemente un problema personal. Es una cuestión de seguridad nacional, y la revelación de Trump desencadenará un intenso debate sobre la organización médica de la Casa Blanca, generalmente entre las mejores del mundo.

El presidente no ayudó con sus comentarios imprevistos sobre su conversación con su médico acerca de tomar hidroxicloroquina a pesar de las advertencias de la FDA.

«Le pregunté, ‘¿Qué piensas?’ Él dijo: ‘Bueno, si lo deseas’ «, les dijo el presidente a los periodistas, y agregó que los trabajadores de salud de primera línea expuestos a una gran carga de virus también lo habían tomado.

Después de varias horas de especulaciones que subrayaron nuevamente la manera irregular en que esta Casa Blanca hace revelaciones sobre la salud del presidente, el médico de la Casa Blanca, Sean Conley, emitió un comunicado.

«Después de numerosas discusiones [Trump] y yo con respecto a la evidencia a favor y en contra del uso de la hidroxicloroquina, concluimos que el beneficio potencial del tratamiento supera el riesgo relativo», dijo Conley, y agregó que el presidente no mostraba signos de síntomas y que todas sus pruebas para el covid-19 habían resultado negativas.

El momento del anuncio y el tratamiento de Trump también es intrigante.

¿Tiene efectos la hidroxicloroquina contra el covid-19? 0:50

El presidente dijo que había estado tomando hidroxicoloroquina durante aproximadamente una semana y media, aproximadamente desde el momento en que se supo que el virus había penetrado en el ala oeste e infectó a un consejero presidencial y a un asesor del vicepresidente Mike Pence.

Esto aumenta la posibilidad de que el medicamento haya sido recetado al presidente en caso de que los ensayos clínicos finalmente demuestren que su uso tiene algún beneficio profiláctico.

El Dr. Jonathan Reiner, quien trató al ex vicepresidente Dick Cheney por su enfermedad cardíaca, habló sin rodeos sobre el costo y los beneficios del medicamento. Dijo que Trump tenía un riesgo significativo de morir por el virus si estaba infectado y que la atención integral que estaba disponible para él significaba que podía ser monitoreado constantemente por cualquier efecto secundario de la dosis.

«¿Es mayor el riesgo de que muera por esta droga que el riesgo de que muera por el virus?», le dijo Reiner a Erin Burnett, de CNN, en lo que fue una conversación extraordinaria dado que se trataba de la salud y la mortalidad del presidente de los Estados Unidos.

«Es una pregunta muy complicada, y lo siento por el Dr. Conley. No sé cómo podría llegar a un punto», dijo Reiner, aunque reiteró que otros estadounidenses no deberían tomar el medicamento.

Aún así, el hecho de que se le recete al presidente un medicamento no comprobado es un comentario sobre la naturaleza precaria de su exposición, y contrasta fuertemente con la bravuconería que muestra al negarse a ser visto en público con una mascarilla y refleja su cumplimiento casual de las normas científicas.

El misterio médico de Trump

Examen médico revela que el presidente Trump goza de buena salud (video de 2019) 0:19

La realidad de un presidente que se automedica suscita aún más preocupaciones porque Trump apenas ha sido comunicativo sobre su historial médico desde que asumió el cargo. El misterio aún rodea un viaje no anunciado a un hospital, el año pasado, que sus asesores atribuyeron a un deseo de que Trump se hiciera su examen físico anual.

Ahora, Trump parece estar basando sus elecciones médicas en un medicamento promocionado incesantemente por los medios conservadores, pero eso no ha demostrado ser efectivo en ensayos clínicos revisados por pares. Está asumiendo que, dado que se prescribe para la malaria y el lupus, no puede causar ningún daño.

«No voy a salir lastimado por eso. Ha existido durante 40 años para la malaria», dijo el presidente este lunes.

Su decisión puso a los senadores republicanos en una situación difícil.

«Obviamente, él cree en ello. Y ha habido algunas indicaciones previas de que podría ser útil, pero esperaría los ensayos clínicos», dijo el senador John Cornyn, de Texas.

No hay nada nuevo en que Trump elija habitar un mundo formado por sus hechos alternativos e invitar a sus seguidores a compartirlo. Desde el momento en que envió a su primer secretario de Prensa, Sean Spicer, a hacer afirmaciones inflacionistas sobre sus multitudes en la toma de posesión, ha sido una de las pocas constantes de su mandato.

Trump ha creado mundos propagandísticos alternativos para aventajar al fiscal especial Robert Mueller, a los gerentes demócratas del juicio político y a los medios de comunicación mientras lucha por catalogar todas sus mentiras. Rechazó el análisis de las agencias de inteligencia estadounidenses de que Rusia interfirió en las elecciones de 2016, y consiguió que la mitad del país lo creyera. Afirma, sin pruebas, que millones de votos robados le costaron una victoria popular en 2016.

Y Trump insiste en que Estados Unidos ya «prevaleció» sobre el virus, a pesar de que la verdadera situación combina signos de esperanza con aumentos alarmantes de contagios en algunos estados. Pero su fe en la hidroxicloroquina ciertamente marca su desviación más personal de la toma de decisiones basada en evidencia hasta el momento.

— Ted Barrett de CNN contribuyó a este informe.