CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
India

India y China, ¿qué país tiene mayor poderío militar?

Por Brad Lendon

Hong Kong (CNN) — La India y China entraron en guerra en 1962 en la misma región del Himalaya donde al menos 20 soldados fueron asesinados el lunes por la noche en un enfrentamiento entre las dos partes.

Hace poco menos de seis décadas, un mes de combate resultó en una victoria militar china, con Beijing declarando un alto el fuego después de asegurar el control de facto de Aksai Chin, un área reclamada por ambos países. La batalla de un mes cobró la vida de alrededor de 700 soldados chinos y aproximadamente el doble en el lado indio.

Pero los militares que se enfrentan hoy en el Himalaya son muy diferentes de los que lucharon hace 58 años.

La creencia popular es que China tiene una ventaja militar significativa sobre la India, pero estudios recientes del Centro Belfer en la Escuela de Gobierno Harvard Kennedy en Boston y el Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense en Washington sugieren que la India mantiene una ventaja en la altitud de entornos montañosos, como aquel donde tiene lugar el enfrentamiento de 2020.

Armas nucleares

Nadie espera que las nuevas tensiones deriven en una guerra nuclear, pero el hecho de que China y la India se hayan convertido en potencias nucleares desde su encuentro anterior no puede ignorarse al evaluar el equilibrio de poder.

Beijing se convirtió en una potencia nuclear en 1964 y la India en 1974.

publicidad
An Indian Agni V missile is displayed during the Republic Day parade in New Delhi on January 26, 2013.

Desfile del misil indio Agni V en Nueva Delhi, 2013.

Las cifras publicadas esta semana por el Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo (SIRPI) estiman que China tiene aproximadamente 320 ojivas nucleares, más del doble de las 150 de la India. Ambas potencias han visto crecer sus arsenales en el último año, Beijing por 40 ojivas y Nueva Delhi por 10, según SIRPI.

Ambos países mantienen una tríada de sistemas de suministros: misiles, bombarderos y submarinos. Sin embargo, ambos también se adscriben a una política de «no primer uso», lo que significa que se han comprometido solo a usar armas nucleares en represalia por un ataque nuclear en su territorio.

LEE: ¿Por qué China y la India están peleando por una franja inhóspita del Himalaya?

Fuerzas aéreas

La India tiene alrededor de 270 cazas y 68 aviones de ataque terrestre que podría enfrentar en combate con China, según un estudio publicado en marzo por el Centro Belfer.

Nueva Delhi también mantiene una serie de pequeñas bases aéreas cerca de la frontera china desde las cuales puede organizar y suministrar esos aviones, afirmó el estudio de Belfer, escrito por Frank O’Donnell y Alexander Bollfrass.

China, por el contrario, tiene 157 cazas y una pequeña flota de drones de ataque terrestre en la región, dijo el estudio de Belfer. La Fuerza Aérea del Ejército Popular de Liberación (PLAAF) utiliza ocho bases en la región, pero la mayoría de ellas son aeródromos civiles a elevaciones problemáticas, sugiere el estudio.

«La gran altitud de las bases aéreas chinas en el Tíbet y Xinjiang, más las condiciones geográficas y climáticas generalmente difíciles de la región, significa que los combatientes chinos están limitados a transportar alrededor de la mitad de su carga útil de diseño y combustible», afirma el estudio.

El reabastecimiento de combustible aéreo podría dar a los aviones chinos más carga útil y tiempo de combate, pero el PLAAF no tiene suficientes tanques aéreos para hacer el trabajo, sugiere el estudio.

El estudio de Belfor también le da a la Fuerza Aérea India (IAF), con sus aviones Mirage 2000 y Sukhoi Su-30, una ventaja cualitativa en la región, donde China tiene cazas J-10, J-11 y Su-27.

Los jets Indian Mirage 2000 y Su-30 son aviones multiusos para todo clima, mientras que, de los jets chinos, solo el J-10 tiene esas habilidades.

Mientras tanto, la India ha construido sus bases en la región con China en mente, según un informe de octubre de 2019 del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense.

«Para capear un posible ataque del Ejército de Liberación Popular, la India ha puesto mayor énfasis en el fortalecimiento de la infraestructura; resistencia de la base; sistemas redundantes de comando, control y comunicaciones; y una mejor defensa aérea», afirma el informe.

El estudio de Belfer señala que China, enfrentando amenazas percibidas de los Estados Unidos en sus flancos este y sur, ha fortalecido sus bases allí al descuido de los Himalayas, dejando al menos cuatro bases aéreas del EPL vulnerables.

«La destrucción o la incapacidad temporal de algunas de las cuatro bases aéreas indias anteriores exacerbarían aún más estas inflexibilidades y debilidades operacionales de la PLAAF», afirma.

El informe Belfer le da ventaja a la fuerza aérea de la India en otra área: la experiencia.

Pakistani soldiers stand next to what Pakistan said was the wreckage of a downed Indian fighter jet on February 27, 2019.

Soldados pakistaníes junto a despojos de un caza indio en febrero de 2019.

«Los conflictos recientes con Pakistán le dan a la IAF actual un nivel de experiencia institucional en el combate real en red», dice.

Al carecer de esa experiencia, los pilotos chinos pueden tener dificultades para pensar por sí mismos en un campo de batalla aéreo dinámico, según el informe de Belfer.

«Los ejercicios recientes de PLAAF con escenarios inesperados han encontrado que los pilotos dependen demasiado del control de tierra para la dirección táctica», dice. «Esto sugiere que el dominio del combate de PLAAF puede ser significativamente más débil de lo que se estima a menudo».

LEE: China e India se necesitan mutuamente. Solo mira lo que pasa con la tecnología

Fuerzas terrestres

Si bien la India tiene experiencia en el aire, el informe de CNAS dice que también está fortalecido en tierra, luchando en lugares como Cachemira y en las escaramuzas a lo largo de su frontera con Pakistán.

«La India es, con mucho, la parte más experimentada y fortalecida por la batalla, después de haber combatido una serie de conflictos limitados y de baja intensidad en su pasado reciente», dice el informe de CNAS. «El Ejército chino, por otro lado, no ha experimentado el crisol del combate desde su conflicto con Vietnam en 1979».

Esa guerra fronteriza de un mes, iniciada por China en respuesta a la intervención militar de Vietnam en Camboya, se considera en gran medida una derrota para China. El Ejército de Liberación Popular tuvo problemas para obtener ganancias contra las tropas vietnamitas que eran más pequeñas en número pero mucho más experimentadas después de luchar contra las fuerzas estadounidenses durante la Guerra de Vietnam.

Sin embargo, si bien puede haber una gran brecha en la experiencia en el Himalaya hoy en día, existe una paridad en el número de tropas terrestres. Belfer estima que hay alrededor de 225.000 soldados de fuerzas terrestres indias en la región, así como de 200.000 a 230.000 chinos.

Indian Border Security Force soldiers guard a highway leading towards Leh, bordering China, in Gagangir on June 17, 2020.

Soldados de la Fuerza de Seguridad Fronteriza de la India cuidan una carretera que va hacia Leh, en Gagangir, frontera con China, el 17 de junio de 2020.

Los números pueden ser engañosos, sin embargo. Entre esas fuerzas del Ejército chino se cuentan unidades asignadas para reducir cualquier posibilidad de insurrección en Xinjiang o Tíbet, o para enfrentar cualquier conflicto potencial a lo largo de la frontera de China con Rusia.

Moverlos al frente indio en caso de hostilidades a gran escala presenta un problema logístico, ya que los ataques aéreos indios podrían apuntar a líneas de ferrocarril de alta velocidad en la meseta tibetana o puntos de estrangulamiento en el terreno montañoso más cercano a la frontera.

«En contraste, las fuerzas indias ya están en gran medida en posición», dice el informe.

Sin embargo, el informe del CNAS agrega que esas fuerzas indias operan en terreno accidentado en valles empinados y no pueden moverse fácilmente para tapar las brechas que cualquier incursión china podría hacer. En resumen, los soldados indios también podrían ser vulnerables a la artillería china y los ataques con misiles en los puntos de estrangulamiento en las montañas.

Esos ataques podrían venir de artillería china o misiles estacionados en la meseta tibetana, que en algunos casos miran hacia abajo en los puestos fronterizos indios, dice el informe de CNAS.

Pero la pregunta es si, en caso de conflicto a gran escala, China tiene suficientes misiles para eliminar todos los objetivos que necesitaría alcanzar en la India.

El estudio de Belfer cita estimaciones de un exfuncionario de la Fuerza Aérea de la India, que predice que China necesitaría 220 misiles balísticos para noquear un aeródromo indio por un día. Con solo 1.000 a 1.200 misiles disponibles para la tarea, China rápidamente se quedaría sin los medios para cerrar los aeródromos de India, dice.

Un área donde China puede estar ganando ventaja es la tecnología y las nuevas armas. Con un presupuesto de defensa más grande y una modernización militar rápida, se puede contar con que Beijing cierre las brechas en sus fuerzas.

«La economía china es cinco veces mayor que la india y Beijing supera con creces el presupuesto de defensa de Nueva Delhi en un factor de cuatro a uno», dijo Nishank Motwani, asesor internacional del Centro Nacional para el Diálogo y el Progreso en Afganistán. «La diferencia de poder entre China y la India está a favor de Beijing y esta asimetría solo se está ampliando».

Los medios estatales chinos recientemente han estado llenos de artículos y videos de nuevas armas que se están desplegando en su región tibetana para ejercicios, incluido el tanque ligero Tipo 15 y el nuevo obús montado en un vehículo de 155 milímetros. Ambos fueron presentados a la población china en el muy publicitado desfile militar del Día Nacional en Beijing el año pasado.

«Las armas fueron diseñadas específicamente con ventajas para las regiones de meseta y pueden desempeñar un papel importante en la protección de las zonas fronterizas», dijeron expertos militares al Global Times, patrocinado por el estado.

El medio chino mencionó el martes, tras el enfrentamiento con soldados indioss la noche anterior, las nuevas armas en un reporte sobre juegos de guerra en la región montañosa.

«Este tipo de simulacros demostró la capacidad del Ejército de Liberación Popular para ganar un conflicto regional de gran altitud en sus primeras etapas al erradicar decisivamente la sede hostil y los comandantes, le dijo al Global Times un veterano del Ejército que una vez se desplegó en el Tíbet y pidió no ser identificado», decía la publicación.

MIRA: La India y China dialogan para reducir tensión en la frontera del Himalaya

Aliados

Mientras que China puede en gran medida estar sola en el enfrentamiento contra la India en el Himalaya, Nueva Delhi ha estado desarrollando relaciones de defensa con países que desconfían de Beijing como una potencia militar en ascenso.

Nueva Delhi se ha acercado a las fuerzas armadas de Estados Unidos en los últimos años, con Washington llamando a la India un «gran socio en defensa» al tiempo que aumenta el entrenamiento bilateral y multilateral.

An Indian soldier showcases a grenade launcher to a US soldier on Sept. 15, 2016, at Chaubattia, India.

Un soldado indio y uno estadounidense junto a un lanzagranadas en Chaubattia, India, en septiembre de 2016.

En caso de un conflicto en el Himalaya a gran escala, la inteligencia y la vigilancia de EE. UU. podrían ayudar a la India a tener una imagen más clara del campo de batalla.

El informe de Belfer utiliza el ejemplo de lo que podría suceder si China levantara tropas de su interior a las líneas del frente en las montañas.

«Tal aumento chino también atraería la atención de Estados Unidos, lo que alertaría a la India y le permitiría contramovilizar sus propias fuerzas adicionales desde su interior», dice.

La India participa en ejercicios militares conjuntos con países como Estados Unidos, Japón, Francia y Australia.

LEE: La disputa entre China e India: esto es lo que sabemos de la tensión en una de las fronteras más largas del mundo

«Las fuerzas armadas occidentales que participan en tales juegos y ejercicios de guerra regularmente han expresado una admiración a regañadientes por la creatividad táctica de sus contrapartes indias y su alto grado de adaptabilidad», dice el informe de CNAS.

«Los esfuerzos conjuntos de entrenamiento de China, por otro lado, hasta ahora han permanecido relativamente rudimentarios en su alcance, con la notable excepción de sus ejercicios militares cada vez más avanzados con Pakistán y Rusia».