CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Empresas

Foxconn, conocido por ensamblar iPhones, trabaja en un auto eléctrico con Fisker

Por Peter Valdes-Dapena

(CNN) –– Foxconn, la compañía de fabricación de productos electrónicos con sede en Taiwán y conocida por ensamblar el iPhone de Apple, trabaja en un acuerdo para desarrollar un vehículo eléctrico con la empresa de automóviles eléctricos Fisker, radicada en California. Así lo anunciaron las dos compañías este miércoles.

Fisker Inc. empezó a cotizar en bolsa el año pasado a través de una fusión con Spartan Energy Acquisition como empresa de adquisición con propósito especial.

Fisker, fundada por el diseñador de automóviles Henrik Fisker, ya tiene un acuerdo con Magna, compañía de fabricación por contrato de automóviles. Se espera que Magna comience a construir la camioneta eléctrica Fisker Ocean a finales de 2022. El Ocean se basa en la ingeniería desarrollada por Magna pero modificada por Fisker.

La empresa ahora trabaja en un acuerdo similar con Foxconn, según un comunicado de prensa conjunto. Las dos empresas anunciaron un memorándum de entendimiento, pero no revelaron los términos financieros del posible acuerdo.

El boceto que revelaron Fisker y Foxconn

El vehículo de Fisker y Foxconn sería el segundo modelo de Fisker después del Ocean. Las dos firmas dieron a conocer algunos detalles, además de un vago boceto del diseño del automóvil. Fisker y Foxconn no anunciaron un precio objetivo para el vehículo en el que pretenden trabajar.

publicidad
foxconn fisker

Fisker y Foxconn publicaron este boceto del vehículo eléctrico que proponen.

«Igual que cuando Isaac Newton se dio cuenta de los poderes de la gravedad, la inspiración para este proyecto provino de algunas fuentes no convencionales», señaló Fisker en el comunicado. «El boceto del diseño da pistas sobre la dirección que estamos tomando. Sin embargo, con el nivel de innovación planeado para este vehículo, tengo la intención de mantener el diseño final como una sorpresa hasta el último momento posible», añadió.

El diseño incluye ruedas grandes y una carrocería similar a la de un automóvil deportivo. En ese sentido, el boceto se parece más a las camionetas con forma de coupé de varios fabricantes de automóviles de lujo, como BMW y Mercedes-Benz.

Las compañías planean producir más de 25.000 de los vehículos al año, según Fisker. Se proyecta que la producción comenzará a fines de 2023.

El presidente de Foxconn Technology Group, Young-way Liu, promocionó la experiencia de la compañía en motores eléctricos, módulos de control y baterías en un comunicado en el que anunció el acuerdo.

«La colaboración entre nuestras firmas significa que solo tomará 24 meses producir el próximo vehículo Fisker. Desde la investigación y el desarrollo hasta la producción. Lo que reduce a la mitad el tiempo tradicional requerido para llevar un nuevo vehículo al mercado», señaló Young-way Liu en la declaración.

Otros acuerdos

A principios de 2020, Foxconn señaló que consideraba fabricar vehículos eléctricos con Fiat Chrysler Automobiles. Esta compañía luego se fusionó con la francesa PSA para crear Stellantis. Foxconn no respondió de inmediato a una solicitud de actualizaciones sobre esos planes. Nick Cappa, el portavoz de Stellantis en Estados Unidos, dijo que no tenía actualizaciones sobre esas discusiones.

En enero, Foxconn dio a conocer un acuerdo con Geely, la empresa matriz china de Volvo y Lotus, con el objetivo desarrollar y producir vehículos para otros fabricantes de automóviles.

Henrik Fisker, fundador de Fisker Inc., fue diseñador de Aston Martin y BMW. También diseñó el Fisker Karma para su anterior compañía de automóviles, Fisker Automotive. Esta empresa se declaró en quiebra en 2013 y sus activos finalmente se vendieron.

Hasta la fecha, Fisker tiene 12.000 reservas prepagas para la camioneta Fisker Ocean a un costo de US$ 250 cada una. Una vez en producción, la camioneta se venderá por un precio inicial de US$ 37.500 antes de incentivos fiscales.