CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Política

«No fue antifa», dicen simpatizantes de Trump que asaltaron el Capitolio

Por Marshall Cohen

(CNN) — Cerca de una docena de partidarios de Trump acusados en relación con la insurrección en el Capitolio de Estados Unidos han dicho que antifa y otros grupos de izquierda no participaron en el ataque, desacreditando una teoría de conspiración de bandera falsa que está ganando popularidad en la órbita pro-Trump.

La afirmación infundada de que infiltrados de izquierda fueron responsables del violento ataque ha sido promovida por los abogados del expresidente Donald Trump en el juicio político, varios legisladores republicanos y al menos un orador en la Conferencia de Acción Política Conservadora el viernes por la mañana.

Muchos de los presuntos agitadores que enfrentan cargos también abrazaron esta conspiración. Sin embargo, según una revisión de CNN de los documentos judiciales, cerca de una docena de acusados la han rechazado explícitamente, al decir que ellos y otros partidarios de Trump merecen el crédito por asaltar el Capitolio, no antifa.

«Hay un montón de memes y publicaciones por ahí que dicen que las personas que estaban peleando anoche eran todos provocadores de antifa, etc.», supuestamente publicó en Facebook el acusado Jose Padilla un día después del ataque del 6 de enero. «Solo quiero decir que, como observador de primera mano de cada momento de anoche, no era antifa. Eran patriotas que estaban tratando de restaurar la república», agregó.

‘Asumimos con orgullo la responsabilidad’

Otro presunto agitador del Capitolio, Jonathan Mellis, publicó: «No se atrevan a tratar de decirme que la gente culpa de esto a antifa y BLM (Black Lives Matter). Asumimos con orgullo la responsabilidad de asaltar el Castillo». También utilizó un término vulgar para dar a entender que los grupos de izquierda eran demasiado cobardes para llevar a cabo un ataque.

publicidad

Padilla y Mellis se encuentran entre los acusados de agredir a agentes de la policía además de delitos menores de ingreso ilegal. Los fiscales dicen que Mellis golpeó a los agentes con un palo grande y que Padilla usó un gran letrero metálico de Trump como ariete contra la línea policial.

Ninguno de ellos se ha declarado culpable y ninguno tiene un abogado que figure en el expediente judicial.

Sus comentarios socavaron la conspiración infundada que traslada la responsabilidad de los partidarios más fervientes de Trump a los oponentes de Trump. Incluso algunos republicanos prominentes han rechazado la teoría de bandera falsa, pero la narrativa está viva y coleando en algunos círculos republicanos.

Al menos un orador de la CPAC esta semana promovió la mentira, aunque admitió que algunos partidarios de Trump participaron en el asalto al Capitolio. El presentador de radio conservador Wayne Dupree dijo: «Antifa estaba allí, BLM estaba allí, la gente de MAGA estaba allí, todos estaban allí».

En una audiencia en el Senado el martes sobre las fallas de seguridad, el senador republicano Ron Johnson de Wisconsin promovió afirmaciones falsas de que la turba estaba llena de «manifestantes falsos de Trump» y «agentes provocadores». La mayoría de los republicanos en el panel no abrazaron estas conspiraciones.

Los nuevos cambios para proteger el Capitolio de EE.UU. 0:30

Un acusado por los disturbios en el Capitolio criticó a los legisladores republicanos por culpar a antifa. Thomas Robertson, un agente de policía de Rocky Mount, Virginia, hizo alarde de sus vínculos con las fuerzas del orden y los grupos conservadores. Fue despedido del departamento de policía, según un comunicado de prensa.

«Estuve en el edificio del Capitolio hace dos días», publicó Robertson en Facebook, según documentos judiciales. «Soy un (miembro del grupo proarmas Liga de Defensa de Ciudadanos de Virginia), miembro de la Asociación Nacional del Rifle, soldado en servicio y agente de policía. El control de daños por parte de los republicanos en Washington está tratando de decir que era antifa. No lo era. ¿Es posible que algunos estuvieran allí? Por supuesto. ¿Lo causaron? No».

Robertson fue acusado junto con Jacob Fracker, un colega de la policía de Rocky Mount que también fue despedido. El Pentágono dice que Robertson estuvo anteriormente en la Reserva del Ejército de Estados Unidos y que estuvo en Irak durante la guerra, y que Fracker actualmente es cabo en la Guardia Nacional de Virginia.

Ambos hombres se declararon inocentes el jueves en una audiencia virtual en un tribunal federal en Washington.

Los fiscales dijeron que recuperaron un video del teléfono de uno de hombres que fue fotografiado en la cámara del Senado sosteniendo esposas de plástico.

En el video, al hombre supuestamente se lo escucha decir que no vandalicen porque no son antifa.

Otro acusado incluso imploró a sus compañeros que se enorgullecieran de sus acciones ese día.

«Siéntete avergonzado y escóndete si es necesario, pero yo estuve allí. No era antifa en el Capitolio. Fueron los patriotas amantes de la libertad quienes estaban DESESPERADOS por luchar por la esperanza final de nuestra república», tuiteó Brandon Straka, quien habló en el mitin de «Stop the Steal» en vísperas de la insurrección.

Algunos de los comentarios sobre antifa de presuntos agitadores han sido destacados previamente por el Huffington Post y el Washington Post. Al menos 265 personas enfrentan cargos relacionados con el ataque al Capitolio, aunque los fiscales dicen que hay más casos confidenciales o que están por llegar.