CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Asia

Junta militar de Myanmar festejaba el Día de las Fuerzas Armadas mientras las tropas asesinaban civiles

Por Helen Regan

(CNN) — El jefe de la junta militar de Myanmar, Min Aung Hlaing, organizó una lujosa cena el sábado mientras sus tropas mataron a tiros a más de 100 personas en las calles y obligaron a miles de personas a huir a la vecina Tailandia, durante un fin de semana de terror indiscriminado y derramamiento de sangre que fue ampliamente condenado a nivel internacional.

Las imágenes publicadas en redes sociales mostraban al líder del golpe vestido con un corbatín y una chaqueta blanca con medallas caminando por una alfombra roja, saludando a los asistentes y sentándose a una comida para conmemorar el Día de las Fuerzas Armadas.

El feriado anual conmemora el comienzo de la resistencia del ejército contra la ocupación japonesa en la Segunda Guerra Mundial y la junta organizó una demostración de fuerza con un desfile militar. El sábado también fue el día de luna llena de Tabaung, el final del calendario lunar de Myanmar y un momento importante en el budismo que debería haberse celebrado con festivales y visitas a pagodas.

En cambio, los soldados y la policía se embarcaron en una masacre, matando al menos a 114 personas, incluidos niños, en 44 pueblos y ciudades de todo el país el sábado, según un recuento del medio de comunicación independiente Myanmar Now. Fue el día más mortífero desde que el ejército tomó el poder en un golpe de Estado y derrocó al gobierno electo del país el 1 de febrero.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se unió a un coro de condena internacional el domingo, diciendo que la situación en Myanmar era «terrible» y describió las acciones de los militares como «absolutamente indignantes». Estados Unidos ha impuesto sanciones a varios de los generales, incluido Min Aung Hlaing, y dos conglomerados de propiedad militar. El lunes, la administración de Biden anunció la suspensión de todo compromiso comercial diplomático con Myanmar.

Durante todo el lunes, continuaron las represiones y los tiroteos en todo el país y al menos 14 personas fueron asesinadas a tiros, dijo el grupo de defensa de la Asociación de Asistencia para Presos Políticos (AAPP). Al menos 510 personas han muerto desde el golpe, según la AAPP.

publicidad

«En medio de las represiones en Kyauk Myaung, municipio de Tamwe, región de Yangon, la gente golpeó ollas y sartenes en protesta», informó AAPP. «En ese momento, las fuerzas de la junta le dijeron a la gente que incendiarían vecindarios si la gente continuaba».

CNN obtuvo un video que muestra a personal militar entrando en los vecindarios para detener los golpes de ollas y sartenes, que se han convertido en una forma común de protesta.

Mientras tanto, el primer ministro de Tailandia, Prayut Chan-o-cha, dijo que su gobierno se ha preparado para una posible afluencia de refugiados del vecino Myanmar. «Hemos preparado las áreas si ocurre la afluencia (para que sepamos) dónde mantenerlos», dijo Prayut durante una conferencia de prensa. «No queremos tener ninguna afluencia en nuestra área, pero ciertamente tenemos que tomar en consideración las cuestiones de derechos humanos».

Tailandia ha acogido a decenas de miles de refugiados en nueve campos principales a lo largo de su frontera con Myanmar durante tres décadas, luego de conflictos armados, abusos de derechos humanos y persecución de minorías étnicas por parte de las fuerzas armadas de Myanmar.

LEE: Funcionarias de la ONU condenan a la Junta de Myanmar después de que más de 100 civiles fueran asesinados en un día

Unas 3.000 personas huyeron del estado de Karen, en el sureste de Myanmar, cruzando la frontera con Tailandia el domingo, después de que aviones militares llevaran a cabo un bombardeo, según la Organización de Mujeres Karen (KWO), que opera en el estado de Karen y en los campos de refugiados en Tailandia.

Family members and relatives attend the funeral ceremony of 13 year-old Sai Wai Yan, who was shot dead while playing outside his house in Yangon, Myanmar on March 28.

Familiares en el funeral de Sai Wai Yan, de 13 años, que fue asesinado a tiros mientras jugaba afuera de su casa en Yangon, Myanmar, el 28 de marzo.

Además de la matanza indiscriminada de personas desarmadas, durante el fin de semana se informó ampliamente sobre actos brutales. Un residente de Mandalay de 40 años fue baleado y quemado vivo por tropas militares, según Myanmar Now, que citó a residentes y un guardia nocturno en el vecindario de la víctima. También hubo informes de fuerzas de seguridad que dispararon contra edificios residenciales, redadas y detenciones nocturnas, y saqueos y destrucción de propiedad privada.

En un discurso durante un desfile en la capital, Naypyidaw, el sábado, Min Aung Hlaing dijo que los militares protegerían a la gente y lucharían por la democracia.

Sin embargo, mientras los ciudadanos intentaban llorar a sus muertos el domingo, los asesinatos y los actos de violencia continuaron. Reuters informó que las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra el funeral del estudiante de 20 años Thae Maung Maung en Bago, cerca de la capital comercial Yangon. Los dolientes se vieron obligados a huir, dijeron a la agencia de noticias tres personas en la ciudad.

Los niños no se salvaron de la carnicería. Al menos seis menores de entre 10 y 16 años se encontraban entre los muertos el sábado, según informes de noticias y testigos, informó Reuters. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) dijo que 35 menores han muerto a manos de las fuerzas de la Junta desde el golpe.

«Un niño de 11 años, una niña de 11 años, dos niños de 13 años, una niña de 13 años, tres jóvenes de 16 años y dos jóvenes de 17 años, todos asesinados a tiros según los informes. Una bebé de un año resultó gravemente herida después de recibir un impacto en el ojo con una bala de goma. Estas fueron las últimas víctimas infantiles en el día más sangriento en Myanmar desde la toma del poder militar», dijo Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF en una declaración.

«Millones de niños y jóvenes han sido expuestos directa o indirectamente a escenas de violencia traumatizantes, amenazando su salud mental y bienestar emocional».

La AAPP dijo que 13 personas murieron el domingo cuando las fuerzas de la Junta utilizaron munición real y granadas contra civiles y abrieron fuego frente a un hospital en la ciudad más grande de Yangon, hiriendo a un miembro del personal el domingo.

«La Junta está usando granadas, no solo rondas reales, sino ametralladoras en áreas urbanas, para crear una zona de combate de casas residenciales pacíficas», dijo AAPP.

CNN no puede verificar los informes de forma independiente.

Mourners attend the funeral of Tin Hla, 43, who was shot dead by security forces during a protest against the military coup in Thanlyin township, outskirts of Yangon, Myanmar on March 27.

Dolientes en el funeral de Tin Hla, de 43 años, que fue asesinado a tiros por las fuerzas de seguridad durante una protesta contra el golpe militar en Thanlyin, el 27 de marzo.

En las zonas fronterizas del país, tres civiles murieron y 10.000 se vieron obligados a huir de sus hogares y esconderse en la jungla, dijo la KWO en un comunicado en su página oficial de Twitter.

«Muchos ciudadanos ahora se esconden aterrorizados en la jungla y más de 3.000 han cruzado a Tailandia para refugiarse», dijo la KWO, agregando que temía más ataques a pueblos en el estado.

La Unión Nacional de Karen (KNU), el grupo étnico armado que controla partes de la región sureste de Myanmar, dijo a CNN que la Junta llevó a cabo más ataques aéreos el domingo.

Padoh Saw Taw Nee, portavoz de KNU, dijo que los ataques aéreos ocurrieron alrededor de las 4 pm, hora local del domingo, cerca de la frontera tailandesa.

Los grupos rebeldes armados han estado luchando intermitentemente contra los militares durante los últimos 70 años en los estados étnicos del país, pero los combates en algunas áreas han aumentado desde el golpe.

Los aviones militares mataron al menos a dos miembros de la milicia de la KNU, dijo David Eubank, fundador de la organización de ayuda Free Burma Rangers, y agregó que era la primera vez en 20 años que se llevaban a cabo ataques aéreos.

Anti-coup protesters use slingshots and pelt stones towards approaching security forces on March 28 in Yangon, Myanmar.

Manifestantes anti-golpe usan resorteras y piedras a las fuerzas de seguridad que se aproximaban el 28 de marzo en Yangon.

El derramamiento de sangre del fin de semana provocó una renovada condena occidental, con países como Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea alzando la voz. Las acciones de los militares fueron calificadas de «masacre», «asesinato en masa» y ataques «vergonzosos, cobardes y brutales», por parte de varias funcionarias de la ONU.

Alice Wairimu Nderitu, asesora especial de la ONU para la Prevención del Genocidio, y Michelle Bachelet, alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, instaron a las fuerzas armadas de Myanmar a «dejar inmediatamente de matar a las mismas personas a las que tienen el deber de servir y proteger».

Las funcionarias también «condenaron enérgicamente los ataques generalizados, letales y cada vez más sistemáticos de las fuerzas armadas de Myanmar contra manifestantes pacíficos, así como otras graves violaciones de los derechos humanos desde que tomaron el poder el 1 de febrero de 2021».

Pero las críticas extranjeras y las sanciones impuestas por algunas naciones occidentales hasta ahora no han logrado influir en los líderes militares, como tampoco lo han hecho las protestas casi diarias en todo el país desde que la Junta tomó el poder y detuvo a la líder electa Aung San Suu Kyi.

El relator especial de la ONU, Tom Andrews, dijo que era hora de que el mundo actuara, si no a través del Consejo de Seguridad de la ONU, entonces a través de una cumbre internacional de emergencia. Dijo que a la Junta se le debería cortar el financiamiento, como los ingresos por petróleo y gas, y el acceso a las armas.

«Las palabras de condena o preocupación son francamente huecas para el pueblo de Myanmar mientras la junta militar comete asesinatos en masa contra ellos», dijo en un comunicado.

Kocha Olarn, Ivan Watson, Akanksha Sharma, Richard Roth, DJ Judd, Hira Humayun, Paula Hancocks y Sarah Faidell de CNN contribuyeron con el reportaje.