CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Brexit

100 días después, el brexit no está funcionando y las empresas quieren soluciones

Por Hanna Ziady

Londres (CNN Business) — Cuando el primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, anunció su acuerdo comercial del brexit el 24 de diciembre, dijo que permitiría a las empresas británicas «hacer aún más negocios» con la Unión Europea.Gran Bretaña sería «próspera y dinámica y estaría contenta» después de completar su salida de la Unión Europea, declaró Johnson. La nación sería libre de hacer acuerdos comerciales en todo el mundo y no tendría problemas para exportar al mercado de la UE de 450 millones de consumidores.

Pero han pasado 100 días desde que el Reino Unido se separó de su mayor socio comercial y el brexit está resultando desastroso para muchos exportadores británicos, quienes han rechazado la descripción de Johnson de los problemas como «problemas iniciales». Los exportadores piden al gobierno que tome medidas urgentes para evitar más pérdidas.

«Pedimos al Reino Unido y a la UE que vuelvan a sentarse a la mesa y presenten soluciones que reduzcan las barreras comerciales y den a los exportadores una oportunidad de ganar», dijo el lunes la codirectora ejecutiva de las Cámaras de Comercio Británicas, Hannah Essex, en un comunicado.

«Las dificultades a las que se enfrentan los exportadores no son sólo ‘problemas iniciales’. Son cuestiones estructurales que, si siguen sin abordarse, podrían conducir a una debilidad a largo plazo y potencialmente irreversible en el sector exportador del Reino Unido», añadió.

Comercio con Irlanda tras el brexit

El acuerdo ha sido perjudicial para el comercio. Pero también ha contribuido a la reciente violencia y al sentimiento de enojo creciente en Irlanda del Norte.

Durante las negociaciones sobre el acuerdo del brexit, el problema de la circulación de mercancías entre Irlanda, que es miembro de la Unión Europea, e Irlanda del Norte, que forma parte del Reino Unido, resultó ser el más intrincado. Respetar el Acuerdo de Viernes Santo de 1998, que puso fin a tres décadas de violencia sectaria, significaba evitar el regreso de una frontera en la isla de Irlanda.

publicidad

En su lugar, Johnson aceptó que Irlanda del Norte siguiera sujeta a las normas de mercado de la UE y erigir una frontera comercial a lo largo del mar de Irlanda para vigilarlas. Esta situación enfureció a los unionistas pro-británicos que se oponen a que Irlanda del Norte reciba un trato diferente al del resto del Reino Unido. Johnson había prometido en 2019 que no habría controles sobre las mercancías que circulen entre Gran Bretaña e Irlanda del Norte.

Los disturbios y la violencia en las calles de Belfast este mes han avivado los temores de un retorno al conflictivo pasado de Irlanda del Norte y han llevado a un portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. a advertir que el Acuerdo del Viernes Santo no debe «convertirse en una víctima del brexit».

Desplome de las exportaciones

Brexit da fuerte golpe al comercio y exportaciones británicas 1:04

El gobierno del Reino Unido no ha publicado una evaluación de las consecuencias económicas del brexit, y sigue pregonando sus supuestos beneficios.

Un portavoz del gobierno dijo a CNN Business que el acuerdo del brexit «protege los puestos de trabajo de alta calidad y la inversión en todo el Reino Unido y garantiza que las empresas sigan comerciando de manera efectiva y vendiendo a sus clientes en la Unión Europea».

Sin embargo, una encuesta realizada por EY y el grupo de cabildeo London First a finales de febrero entre más de 1.000 líderes empresariales británicos reveló que tres cuartas partes han experimentado alteraciones en su modelo operativo tras el final del periodo de transición del brexit, y la mitad espera que continúen a largo plazo.

Las exportaciones del Reino Unido a la Unión Europea se desplomaron un 41% en enero en comparación con diciembre, según la Oficina de Estadísticas Nacionales, y muchas empresas afirman que su capacidad para seguir comerciando con el bloque está en riesgo debido a los problemas derivados del acuerdo comercial. Las empresas que antes podían introducir sus productos en Europa a las pocas horas de realizar un pedido se enfrentan ahora a largos y costosos retrasos debido a los nuevos controles aduaneros y de seguridad alimentaria.

Brexit comercio

Camiones de carga en Dover con destino a la Unión Europea el 5 de febrero de 2021.

Una encuesta de las Cámaras de Comercio del Reino Unido publicada el lunes entre 2.900 exportadores británicos reveló que el 41% de las empresas informaron de un descenso de las ventas de exportación en el primer trimestre, impulsado por el brexit y el impacto de la pandemia de coronavirus.

Según Suren Thiru, director de economía de las Cámaras de Comercio del Reino Unido, los exportadores británicos tienen dificultades para adaptarse al «enorme volumen de papeleo» al que tienen que hacer frente.

También existe una falta de claridad en torno al pago de los impuestos sobre las ventas, así como confusión sobre los nuevos requisitos de las normas de origen, y las empresas informan de que hay muy poco asesoramiento accesible por parte del gobierno del Reino Unido sobre estas cuestiones, dijo a CNN Business. Las normas de origen determinan de dónde proceden las mercancías, incluidas las materias primas y los componentes, y si deben ser objeto de aranceles.

«El hecho es que las empresas que comercian con la UE no necesitaban conocer o entender las aduanas hasta ahora. Y no hay suficiente capacidad en el sector [aduanero] para proporcionar el apoyo necesario», dijo Anna Jerzewska, fundadora de la consultora de comercio internacional Trade & Borders.

Aunque las empresas más grandes pueden absorber los nuevos gastos, las pequeñas empresas son las más afectadas. Según una encuesta realizada en marzo por la Federación de Pequeñas Empresas entre 132 exportadores, el 23% ha dejado de vender temporalmente a la Unión Europea y cinco lo han hecho de forma permanente.

«Los pequeños comerciantes están atravesando dificultades y se plantean si vale la pena seguir exportando», declaró el mes pasado el presidente nacional de la organización, Mike Cherry, en un comunicado.

¿Se puede arreglar el acuerdo?

El lunes, un grupo de legisladores, empresarios y economistas anunció la creación de una comisión independiente para analizar los acuerdos comerciales de Gran Bretaña con Europa y el resto del mundo.

La Comisión de Comercio y Negocios del Reino Unido, que cuenta con el presidente de Virgin, Peter Norris, entre sus organizadores, hará recomendaciones al gobierno sobre cómo mejorar estos acuerdos.

«Analizaremos en detalle el impacto de estos acuerdos, sobre todo en las pequeñas empresas que son las más afectadas por la nueva burocracia en nuestras fronteras», dijo en un comunicado el diputado conservador Roger Gale, que forma parte de la comisión. «Se trata de dejar de lado la ideología y encontrar un camino pragmático y basado en la evidencia», añadió.

La situación es especialmente apremiante para los productores de alimentos, que han visto cómo las exportaciones prácticamente desaparecen con el nuevo régimen comercial. Desde el 1 de enero, todos los productos vegetales y animales que entran en la Unión Europea requieren un certificado sanitario de exportación (EHC) que debe ser sellado por un veterinario certificado por el gobierno.

Esto ha impedido a la Cheshire Cheese Company vender a los compradores en línea de la Unión Europea, porque el costo de un certificado es considerablemente superior a su precio medio de venta, que oscila entre £ 25 (US$ 34) y £ 50 (US$ 69) por pedido.

Antes del brexit, estas ventas tenían un valor de unas £180.000 (US $ 247.800), es decir, el 20% de los ingresos de la empresa, y estaban en vías de alcanzar las £250.000 (US $ 344.000) este año, según el director general Simon Spurrell. «Antes teníamos un océano de oportunidades, tratábamos con 27 países diferentes. Eso se convirtió rápidamente en un estanque», dijo Spurrell.

Las exportaciones británicas de alimentos y bebidas se desplomaron en enero, impulsadas por un descenso del 76% en las ventas a la Unión Europea en comparación con el mismo mes del año anterior, según la Federación de Alimentos y Bebidas. A su vez, las exportaciones de salmón cayeron un 98%, las de carne vacuna un 92% y las de piensos un 80%. Las exportaciones de whisky cayeron un 63%.

«La solución es tragarnos nuestro orgullo y llegar a un acuerdo veterinario», según L. Alan Winters, director fundador del Observatorio de Política Comercial del Reino Unido en la Universidad de Sussex. «Sin él tendremos pocas posibilidades de que los productos animales se recuperen», añadió.

Otras áreas que también necesitan atención

Por ejemplo, el reconocimiento mutuo de las cualificaciones profesionales, como las de médicos, contables y arquitectos, aún debe acordarse sector por sector. Esto todavía no ha ocurrido y es un «problema importante» para las empresas, dijo Thiru.

El acuerdo de Johnson sobre el brexit no contempla los servicios financieros, un sector que representa casi el 11% de los ingresos fiscales del Estado y 1,1 millones de puestos de trabajo, según PwC y la Oficina de Estadísticas Nacionales.

Las perspectivas de un acuerdo que conceda a Reino Unido los mismos derechos de acceso al mercado que a otros países no pertenecientes a la UE parecen escasas. Esto podría socavar aún más la posición de Londres como principal ciudad financiera de Europa.

Desde el referéndum, las empresas de servicios financieros internacionales han migrado activos por valor de casi £ 1,3 billones (US$ 1,8 billones) y han trasladado 7.600 puestos de trabajo de Gran Bretaña a la Unión Europea, según datos rastreados por EY. Ámsterdam ya ha superado a Londres como principal centro de negociación de acciones en Europa.

«Los días en los que se anunciaban importantes reubicaciones de activos y puestos de trabajo parecen haber pasado y probablemente serán sustituidos por un movimiento más lento, pero continuo, de personas y activos hacia Europa por motivos de cumplimiento», dijo Omar Ali, socio director de servicios financieros de EY, en un informe del mes pasado.

Consecuencias del brexit a largo plazo

La salida del mercado único de la UE supone el fin del comercio sin fricciones y el aumento de los costos para las empresas británicas, incluso una vez que se hayan adaptado a la nueva forma de hacer negocios.

«Es importante reconocer que hay algunos problemas iniciales, pero también hay problemas por venir, ya que aparecen las consecuencias a largo plazo de dificultar el comercio», dijo Winters.

Con el tiempo, esto afectará a la inversión extranjera directa en el Reino Unido. Winters explica que las empresas que quieran servir al mercado europeo ya no optarán por establecerse en Gran Bretaña.

Según la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria del Reino Unido, que elabora las previsiones económicas para el Gobierno, se espera que la nueva relación comercial provoque una pérdida de producción a largo plazo en Gran Bretaña de alrededor del 4% en comparación con la permanencia en la Unión Europea. Las exportaciones e importaciones serán alrededor de un 15% más bajas a largo plazo.

De acuerdo con Jerzewska, experta en comercio, la principal consecuencia será el cambio gradual de las cadenas de suministro a medida que los productores de la UE encuentren proveedores alternativos. «Las empresas siguen el camino de la menor resistencia y las nuevas barreras comerciales pueden hacer que los proveedores británicos sean menos competitivos en el mercado de la UE», dijo.