CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Una dosis de la vacuna contra el covid-19 no es suficiente, pero muchas personas están evitando la segunda dosis

Por Theresa Waldrop

(CNN) — Cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) informaron recientemente que casi el 8% de las millones de personas que recibieron la primera inyección de la vacuna contra el covid-19 no habían vuelto a ponerse la segunda dosis que necesitaban, surgió la preocupación de que el país no pueda alcanzar la inmunidad de rebaño.

Pero los expertos en salud dicen que lo más sorprendente es lo bajo que es ese número, lo que apunta a la necesidad de informar a la gente sobre la importancia de esa segunda dosis para su propia protección y la de los demás en una pandemia… y para hacerles saber que no es demasiado tarde para conseguirla.

Dos de las vacunas que se utilizan en Estados Unidos —la de Pfizer/BioNTech y la de Moderna— requieren que la gente se ponga una segunda dosis para obtener la máxima protección que las vacunas pueden proporcionar.

Sobre este tema, los expertos en salud afirman que no es raro que la gente se abstenga de la segunda dosis requerida para una vacuna.

Respondemos tus preguntas sobre el covid-19 24:54

Por ejemplo, la tasa de omisión de la segunda dosis de la vacuna que previene el herpes zóster fue de alrededor del 26% entre los beneficiarios de Medicare, según un análisis de la Kaiser Family Foundation.

publicidad

«Estoy preocupada por cada persona que no vuelve para su segunda dosis, por supuesto, pero en realidad había pensado que sería una tasa más alta de personas que no vuelven», afirmó la Dra. Leana Wen, analista médica de CNN. «Basándonos en lo que sabemos de otras vacunas, hay una reducción por toda una serie de razones».

Los CDC dijeron que el número de personas que perdieron su dosis —5 millones— puede no ser exacto.

Si una persona recibió las dos dosis de diferentes instituciones —por ejemplo, primero de una clínica estatal y luego de una clínica de salud local—, puede que no hayan sido vinculadas por las bases de datos, dijo una portavoz de los CDC.

«Sin embargo, las razones que explican el retraso o la ausencia de las segundas dosis requieren un análisis más profundo», agregó la portavoz, y las autoridades deben trabajar para entender si esto se debe al acceso o a la indecisión de la vacuna.

Razones y excusas que da la gente para saltarse la segunda dosis

Varias personas informaron que se pusieron la segunda dosis en un lugar distinto al de la primera, y los administradores del primer sitio se comunicaron con ellas en repetidas ocasiones para programar una cita para una segunda dosis, que ya se había administrado en otro lugar.

Sin embargo, es cierto que algunas personas no reciben su segunda dosis.

El miedo a los efectos secundarios de la segunda dosis —que al parecer son más fuertes que los de la primera para algunas personas— junto con la dificultad para conseguir una cita y encontrar el momento para ello son algunas de las razones que la gente da sobre no recibir la segunda inyección.

La segunda dosis de la vacuna de Pfizer debe administrarse 21 días después de la primera. Para la Moderna, la segunda dosis es 28 días después.

Cuando el Dr. Ashish Jha, decano de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Brown recibió su segunda dosis, «fue en un día horriblemente inoportuno, y traté de cambiarlo de lugar. Me dijeron: ‘Tienes que presentarte este día a esta hora’», comentó.

«Mi sensación es que mucho de esto es difícil de conseguir. La gente falta a las citas, la gente falta a las citas con el médico», afirmó Jha en una teleconferencia con periodistas el martes.

«No creo que la gente dude o no quiera conseguir su segunda dosis», agregó Jha. «Es difícil conseguirla, y especialmente dos dosis seguidas».

Una solución: hacer más fácil de obtener esa segunda dosis

Leana Wen está de acuerdo.

«Creo que en lo que realmente tenemos que trabajar es en hacer que la vacunación sea una opción fácil y conveniente», dijo Wen. «Es realmente importante todo lo que podamos hacer para llevar las vacunas a las consultas médicas, a las farmacias, a los lugares de trabajo, a las escuelas, dondequiera que esté la gente».

Dentro de la Red del Hospital Universitario St. Luke’s de Pensilvania, la tasa de éxito en la vacunación completa de las personas es del 99%, dijo el Dr. Jeffrey Jahre, experto en enfermedades infecciosas de ese centro, en parte porque la red facilitó la obtención de la segunda cita, pues se asignó cuando se administró la primera dosis.

Después, la red hizo un seguimiento con múltiples recordatorios de la cita —con cinco días de anticipación, con tres días de antelación y un día antes—, y a los que no pudieron acudir a esa cita «se les dio una manera sencilla para cambiarla», indicó Jahre.

Más del 43% de la población estadounidense recibió la vacuna al menos una vez, y el 30% está totalmente vacunado, según datos de los CDC. Y en muchos lugares del país, cada vez es más fácil vacunarse a medida que aumenta la oferta y disminuye la demanda.

Una solución quizá más difícil: combatir las ideas falsas

Asimismo, otra razón por la que la gente puede saltarse la segunda dosis es que no entiende su importancia o está mal informada. Y eso puede ser más difícil de solucionar.

Algunas personas se saltan la segunda inyección porque creen que la primera les ofrece suficiente protección, dijo Wen.

La gente dice: «Oh, estoy bien. No tengo tanto riesgo, así que solo necesito una vacuna», comentó Wen. «Y otras personas creen que una sola vacuna les dará, de alguna manera, suficiente protección. La segunda es solo por si acaso. Pero eso no es cierto».

«No quiero que anden por ahí pensando que tienen inmunidad contra el covid-19 cuando en realidad no la tienen, porque únicamente recibieron la primera dosis», explicó Wen.

Personas mal informadas

De hecho, la mayoría de los estadounidenses pueden estar mal informados sobre el momento de la inmunidad tras la vacunación, según un nuevo comentario publicado el miércoles en la revista New England Journal of Medicine.

Los autores analizaron los resultados de una encuesta realizada a 1.027 adultos estadounidenses entre el 11 y el 15 de febrero a través de un panel creado por el National Opinion Research Center.

Alrededor del 20% de los encuestados creía que las vacunas proporcionaban una fuerte protección después de la primera dosis, y otro 36% no estaba seguro.

Solo el 44% de las personas vacunadas declaró que las vacunas daban una «fuerte protección» entre una y dos semanas después de la segunda dosis, tal y como establecen las directrices de los CDC.

«A pesar de los esfuerzos actuales, muchos estadounidenses, incluidos los que ya han recibido una primera dosis de la vacuna, siguen confundidos sobre el momento de la protección y la necesidad de una segunda dosis», escribieron los autores.

A principios de este año, hubo un debate público entre las autoridades sanitarias sobre el retraso de las segundas dosis para centrarse en la creación de una inmunidad parcial en una franja más amplia de la población antes de dar a todos la segunda dosis. Ese debate puede contribuir a que el público no entienda la importancia de la segunda dosis, dijeron los autores.

Una dosis no es suficiente

Es más, la primera dosis solo «prepara el sistema inmunológico, y luego la segunda lo refuerza. Esto la convierte en una mejor opción para obtener inmunidad», explicó el corresponsal médico jefe de CNN, Sanjay Gupta, cuando se autorizó por primera vez el uso de emergencia de las vacunas.

Aunque hay cierta protección después de la primera dosis, no está claro cuánto dura, y no se acerca a lo que ofrece la inmunización completa.

«Hay una diferencia de 36 veces entre la vacunación completa y la parcial», señaló el Dr. Anthony Fauci en una sesión informativa el viernes.

Dudas sobre la inmunidad de rebaño

Y luego está la cuestión de si el país puede obtener la inmunidad de rebaño —lo que significa que entre el 70% y el 85% de la población sea inmune— si el número de personas que no optan por la segunda dosis sigue aumentando.

«Me preocupa», comentó Jahre. «Para conseguir la inmunidad, es necesario tener esa segunda dosis».

Asimismo, para llegar a donde queremos estar en términos de inmunidad de rebaño, «hay que tener la resistencia a largo plazo, hay que tener continuidad. Y es muy importante que la gente siga con esa segunda dosis», agregó Jahre.

«Es ciertamente un problema», dijo Wen sobre el 8% que no recibe una segunda dosis. «Necesitamos que la gente esté totalmente vacunada para proteger también a los demás».

La gente también debe saber, según Wen y otros expertos, que si se encuentra entre el 8% que solo recibió la primera dosis de Moderna o de Pfizer/BioNTech, puede que no sea demasiado tarde para recibir esa segunda dosis.

Según los CDC, si «no es posible respetar el intervalo recomendado y es inevitable un retraso en la vacunación», la segunda dosis de las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna puede administrarse hasta seis semanas —o 42 días— después de la primera dosis.

Ryan Prior, de CNN, contribuyó a este artículo.