CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery

Coronavirus

Coronavirus

Casos de covid-19 en EE.UU. caen a su punto más bajo en un año y bajarían aún más con las vacunas

Por Christina Maxouris

(CNN) — Las vacunas contra el covid-19 han demostrado ser un gran aliado en la batalla de Estados Unidos contra el virus.

«Por primera vez desde que comenzó la pandemia, los casos de covid han disminuido en los 50 estados», dijo Andy Slavitt, asesor principal de covid-19 de la Casa Blanca, en una sesión informativa el martes. «Estamos ganando la guerra contra el virus y necesitamos que nos ayuden a terminar el trabajo».

Sus comentarios se producen cuando los líderes estatales y los funcionarios de salud pública expresan optimismo sobre las tendencias de covid-19 del país y dónde podría estar para el verano.

En Maryland, el gobernador, Larry Hogan, dijo el martes que la tasa de positividad de siete días del estado había caído al nivel más bajo desde el inicio de la pandemia. En California, el gobernador, Gavin Newsom, anunció el martes tres nuevas muertes por covid-19, el número diario más bajo del estado en la pandemia.

Pero entre los mensajes de esperanza, los funcionarios hacen un recordatorio importante: aún no ha terminado.

En la última semana, EE.UU. promedió alrededor de 31.100 casos nuevos y más de 600 muertes por covid-19 al día, según datos de la Universidad Johns Hopkins.

publicidad

«Los casos están disminuyendo, las muertes están disminuyendo, las hospitalizaciones están disminuyendo, las vacunas están aumentando», dijo el martes a CNN el Dr. William Schaffner, profesor de enfermedades infecciosas en la Universidad de Vanderbilt. «Si las vacunas aumentaran aún más rápidamente, verías que esas otras métricas, esas métricas de covid, bajarían aún más».

«Todavía hay muchas personas que no se han remangado y necesitamos que lo hagan», agregó. «La vacuna en el refrigerador no puede prevenir enfermedades».

Aproximadamente el 47,7% de la población de EE.UU. ha recibido al menos una dosis de la vacuna de covid-19, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC). Aproximadamente el 37,5% de la población está completamente vacunada.

‘Debemos esforzarnos más’

El ritmo de las vacunaciones se ha ralentizado drásticamente desde hace unas pocas semanas y los funcionarios dicen que es crucial seguir aplicando más vacunas.

Las personas que viven en áreas rurales tienen un mayor riesgo de hospitalización y muerte por covid-19, sin embargo, las tasas de vacunación en las áreas rurales estaban por detrás de las ciudades en abril, y eso podría obstaculizar el fin de la pandemia, advirtió un nuevo informe de los CDC.

Hay varias razones detrás de esa desaceleración de la demanda, incluidos los desafíos del acceso y la vacilación continua, dicen los expertos.

«Necesitamos seguir asegurándonos de que la cobertura de vacunación sea uniforme en todo el país», dijo la directora de los CDC, la Dra. Rochelle Walensky, durante la sesión informativa del martes en la Casa Blanca. «Esto requerirá que nos encontremos con las personas donde están, que escuchemos sus preocupaciones y las ayudemos a tomar decisiones informadas sobre la vacunación».

Dichos esfuerzos están marcando una diferencia, dijo la Dra. Marcella Nunez-Smith, asesora principal del Equipo de Respuesta de Covid-19 de la Casa Blanca, durante la sesión informativa.

Estos han incluido la asignación de recursos a las comunidades de mayor riesgo y las más afectadas, los sitios de vacunación administrados por el gobierno federal y el establecimiento de clínicas móviles de vacunación.

«Para asegurarnos de que realmente estamos llegando a todos los que no están vacunados, tendremos que seguir abordando las barreras estructurales de acceso. Tendremos que concentrarnos aún más en encontrarnos con las personas donde están. Y continuaremos brindando a la gente las respuestas que necesitan para vacunarse», dijo Nunez-Smith. «Sabemos que debemos esforzarnos aún más».

En la misma sesión informativa, Slavitt hizo un llamado a los estadounidenses más jóvenes para que se vacunen, diciendo que hacerlo no solo protegerá sus propias vidas sino también las de quienes los rodean y ayudará a que el país vuelva a la normalidad antes.

«De muchas maneras, su generación nos ha mostrado cómo hacen del mundo un lugar mejor. Y vacunarse es parte de llevar el manto de convertirse en la generación que cambia las cosas para mejor», dijo.

El gobernador de Kentucky, Andy Beshear, hizo un llamado similar el martes durante una visita a una clínica de vacunación emergente en una escuela secundaria.

«Necesitamos que todos los estudiantes elegibles, y los padres y tutores de todos los estudiantes elegibles, comprendan que estas vacunas son seguras y protegerán a nuestros jóvenes de lo que puede ser una enfermedad devastadora con consecuencias para toda la vida», dijo Beshear.

Nuevas divisiones en cuanto al uso de máscaras

Las tendencias de datos optimistas siguen a los CDC, que dicen que los estadounidenses completamente vacunados pueden, en su mayor parte, deshacerse de sus máscaras.

Pero el repentino cambio de orientación dejó a muchos estadounidenses confundidos y a algunos líderes estatales y locales en desacuerdo sobre la mejor manera de avanzar mientras una gran parte del país permanece sin vacunar.

En Maryland, por ejemplo, el gobernador anunció el fin de un mandato de mascarilla en todo el estado la semana pasada, pero los funcionarios de salud de la ciudad de Baltimore dijeron que un mandato local permanecería vigente hasta que al menos el 65% de los adultos en Baltimore reciban al menos una dosis de la vacuna de covid-19.

En Texas, el gobernador, Greg Abbott, emitió un decreto el martes que prohíbe a las entidades gubernamentales estatales como ciudades, condados, distritos escolares, autoridades de salud pública y funcionarios del gobierno exigir el uso de mascarillas.

Pero algunos líderes locales no estuvieron de acuerdo.

«Si usted es un empleado de la ciudad de Houston o ingresa a una instalación de la ciudad y no ha sido completamente vacunado, debe usar su máscara», dijo el alcalde de Houston, Sylvester Turner, en un comunicado publicado en Twitter. «No lo estamos imponiendo, pero animo encarecidamente a todos a que se vacunen para protegerse a sí mismos, a su familia y a sus compañeros de trabajo».

Turner calificó el decreto del gobernador como una «clara extralimitación» y agregó que el poder de Abbott «no es absoluto».

Algunos expertos han advertido que levantar los mandatos de uso de máscaras ahora podrían llevar a que algunos estadounidenses no vacunados también se quiten las máscaras y abandonen el país confiando en una especie de sistema de honor sobre quién se está poniendo mascarilla.

«El problema y el asunto es que no tenemos ninguna forma de saber quién está vacunado y quién no», dijo el martes el Dr. Anthony Fauci en «Good Morning America». «Y creo que ahí es donde surge la confusión».

Es por eso que Fauci dijo que era «perfectamente razonable y comprensible» que algunos dueños de negocios mantuvieran vigentes los mandatos de uso de mascarillas.

Jen Christensen, Naomi Thomas, Ashley Killough, Raja Razek, Christina Walker y Stella Chan de CNN contribuyeron a este informe.