CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Historias Humanas

La fuerza divina que ayuda a una madre mexicana a criar a sus cuatro hermanos menores

Por Yilber Vega

(CNN Español) — Marlene Torres recuerda que veía la muerte como algo ajeno. “La gente enterraba a sus difuntos y nunca pensé que me iba a pasar a mí. En menos de un año perdí a mi mamá y a mi papá”, asegura.

Dice que su vida cambió para siempre. A sus 29 años, Torres tuvo que asumir el rol de padre y madre de sus cuatro hermanos menores. Su madre, Margot Cinto Rojas, murió de un infarto en noviembre de 2019 a los 43 años, justo antes de regresar de un viaje de vacaciones a México.

Torres la describe como una mujer con una permanente sonrisa que fue noble y sencilla, pero al mismo tiempo fuerte y guerrera.

Cuenta que su madre inmigró desde México a Estados Unidos hace más de 20 años, y sin hablar una sola palabra de inglés se estableció en Passaic, una ciudad de Nueva Jersey con fuerte presencia hispana, donde pudo trabajar, obtener sus papeles de residencia legal y levantar a sus 9 hijos al lado de su padrastro.

“Es mi heroína, mi objetivo es llegar a ser como ella”, dice Torres al recordar entre sollozos que el día que su madre falleció «mi mundo se rompió en mil pedazos».

publicidad
Panteones y mercado de flores abren por Día de la Madre 2:58

Año difícil

Cuatro meses después de ese trágico momento, el esposo de su madre, y padre de sus 4 hermanos menores, Ramón Ramírez, se contagió de covid-19. El 28 de abril de 2020, a sus 39 años, perdió la batalla contra el virus.

“Lo ví, yo no pude ni despedirme porque yo no sabía qué decir. Me quedé en shock cuando me dijeron que su corazón había parado”, asegura.

Salma Hayek relata experiencia casi fatal con el covid-19 0:48

Dice que cuando la enfermera le dio la noticia de inmediato pensó en sus hermanos. “¿Cómo voy a darles la cara a ellos y decirles que él ha fallecido también, que ya no está con nosotros?”, se preguntaba.

Torres relata que el peor miedo de un padre es dejar solos a sus hijos solos, y cree que cuando su mamá falleció también tenía ese temor. Indica que su papá se convirtió en padre y madre y por eso está segura de que cuando él se enfermó de covid-19 el miedo también se apoderó de él.

Asumir el reto

Al ser la mayor de 9 hermanos, Marlene Torres decidió asumir el vacío que dejaron sus padres. Desde entonces no solo cuida de su hijo de 9 años y su hija de 3, sino que tiene la custodia de sus hermanos de 11, 15, 17 y su hermana de 19 años.

Asegura que es una labor muy difícil porque todos son totalmente diferentes. Explica que sus hermanos son adolescentes y en medio de la pandemia el temor es que se depriman, que sientan que a lo mejor están solos.

Marlene Torres trabaja como asistente médica y dice que cuenta con el apoyo del padre de sus dos hijos, de otros familiares y de la comunidad, que les ha donado comida y dinero.

Considera que no les ha faltado nada porque, según ella, una especie de energía divina los protege.

“Yo lo siento, yo sé que ellos están con nosotros, ella nos está dando la fuerza para que nos mantengamos unidos, para que nos mantengamos juntos”, dice.

Acompañamos 12 horas a una médica de terapia intensiva 6:46

Ejemplo

Para sus hermanos, Marlene es ahora la jefa del hogar. Inspirados en el ejemplo que dejaron sus padres, ahora la miran con respeto y admiración.

“Ella representa a mi mamá y mi papá. Hace todo lo que puede por nosotros. A nosotros no nos falta nada”, dice su hermana de 19 años, Marlene Ramirez.

Para ellos, pero especialmente para Marlene Torres, las fechas especiales como el Día de la Madre tienen ahora un significado diferente.

“A veces yo quisiera brincar esa fecha, yo sé que soy mamá y a lo mejor mis hijos me dicen ‘mira, aquí está una florecita, un dibujo’, pero duele pensar que no la tengo más a ella, eso duele, porque una escucha a las personas que dicen ‘voy a comer con mi mamá, esto y lo otro’, pero yo no puedo”, dice con su voz entrecortada.

La otra historia de las madres migrantes que buscan a sus hijos 3:13

Y aunque reconoce que será difícil sanar la herida que dejó la repentina partida de sus padres, Marlene Torres asegura que está dispuesta a cumplir la misión que el destino le puso en el camino.

“El día que llegue a partir quiero llegar donde mi mamá y mi papa y decirles: ‘Yo traté lo más que pude y aquí están. Mis hermanos y mis hermanas son hombres y mujeres derechos, son responsables, se han graduado de la escuela’. Esa es mi meta, que hagan una carrera buena, que con el futuro compren su casa, que tengan un buen futuro”.