CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Noticias de salud

Una parte del cuerpo que a menudo se pasa por alto podría darte pistas sobre tu salud

Por Dan Baumgardt

Nota del editor: las opiniones expresadas en este artículo son exclusivamente las del autor. CNN presenta el trabajo de The Conversation, una colaboración entre periodistas y académicos para ofrecer análisis de noticias y comentarios. El contenido está producido exclusivamente por The Conversation.

(The Conversation) -- Desde la piel al pelo, pasando por las costras e incluso las lágrimas, el aspecto externo del cuerpo puede ofrecer pistas sobre el estado de tu salud.

Sin embargo, hay otra parte de la anatomía que a menudo se pasa por alto: los pies.

Los pies están conectados a las vías de fibras nerviosas del cerebro para que puedas ponerte de pie, mantener el equilibrio y mover los dedos de los pies. También están surcados por vasos sanguíneos, que parten del corazón.

Por tanto, el aspecto y el funcionamiento de nuestros pies pueden indicar infecciones víricas, enfermedades del sistema cardiovascular e incluso trastornos neurológicos. Aquí, un par de ejemplos.

publicidad

Enfermedad de manos, pies y boca

Las enfermedades infecciosas suelen afectar a distintas partes del cuerpo.

El sarampión suele empezar en la cara, o en la boca, en forma de pequeñas manchas que parecen granos de azúcar. La pitiriasis versicolor, un tipo de infección por hongos, tiende a empezar y permanecer en el torso. No se conocen bien las razones por las que tienden a afectar a estas zonas.

La enfermedad de manos, pies y boca, o HFM, comienza exactamente en estas zonas. Está causada por un virus conocido como coxsackie y tiende a producir manchas elevadas de color rosa-rojo que pueden ampollarse y supurar. El nombre es un poco equívoco: la erupción también puede afectar a las piernas y las nalgas. Si se observa una nueva erupción en los pies, el médico debe considerar la posibilidad de padecer HFM.

La HFM es una enfermedad infantil frecuente y muy contagiosa. Afortunadamente, también suele durar poco y desaparece sin tratamiento al cabo de unos días.

Sin embargo, no debe confundirse con la fiebre aftosa. La fiebre aftosa es un virus distinto de la HFM que afecta (principalmente) a los animales de pezuña hendida, como vacas y ovejas. Es la enfermedad que provocó una epidemia en el Reino Unido en 2001.

Corazón, vasos y pies

Nuestro sistema circulatorio suministra sangre a todas las partes del cuerpo, desde la coronilla de la cabeza hasta la punta de los dedos de los pies. Cuando los vasos sanguíneos llegan a estas extremidades, como ramitas de un árbol, ya se han ramificado y su tamaño es mucho menor.

En algún momento, todos hemos experimentado la incomodidad de tener los pies helados, sobre todo cuando andamos descalzos por casa o durante los días más fríos. Es normal que los pies se sientan fríos al tacto, pero no deberían cambiar de su color habitual de piel a azul, ni tampoco deberían enfriarse de forma dolorosa.

Los síntomas graves de decoloración y dolor pueden apuntar a un fenómeno llamado síndrome del dedo azul. Puede estar desencadenado por pequeñas masas llamadas microémbolos, formadas por grumos de colesterol. Estos émbolos atraviesan fácilmente los grandes vasos, pero tienen dificultades a medida que se hacen más pequeños.

Al llegar a los vasos más pequeños de los pies, se atascan y cortan el riego sanguíneo. Los tejidos se quedan sin oxígeno, lo que provoca que los pies cambien de color y duelan.

En casos graves, el síndrome del dedo azul puede provocar la muerte de los tejidos, su descomposición y la formación de gangrena, que puede requerir la amputación de los dedos o incluso de todo el pie.

Esta rara enfermedad se conoce a veces como "pie de colesterol", por la forma en que los pies se decoloran.

¿Cuál es la causa subyacente de estos pequeños fragmentos de colesterol? Lo más probable es que se trate de aneurismas y aterosclerosis, es decir, vasos que se han hinchado o endurecido aguas arriba de los pies. Cuando se produce pie de colesterol, suele ser tras un tratamiento quirúrgico de estas afecciones, como la reparación de un aneurisma aórtico. Estas intervenciones alteran el vaso, lo que puede provocar el desprendimiento de émbolos.

Además del pie deforme, hay otros signos en los pies que pueden apuntar a una enfermedad cardiovascular. La aparición de hinchazones rojas en los pies (así como en las manos) puede indicar una infección del corazón denominada endocarditis bacteriana. Pueden ser indoloras —en cuyo caso las llamamos lesiones de Janeway— o dolorosas, que se denominan nódulos de Osler.

El signo de Babinski

Los dedos de los pies también pueden indicar problemas del sistema nervioso.

Si alguna vez ha visto "ER" o "Grey's Anatomy" y escuchado a uno de los personajes gritar "¡reflejos plantares!" durante la exploración de un paciente, sabrás que se refieren al reflejo de Babinski. Tras detectar el reflejo plantar, es posible que el médico haya fruncido el ceño con preocupación, y con razón.

El signo de Babinski es una prueba sencilla que consiste en acariciar la planta del pie con un instrumento de punta roma para comprobar la respuesta de los dedos. Se trata del reflejo plantar, relacionado con la planta del pie. Normalmente, cuando se desencadena este reflejo, los dedos deben doblarse hacia abajo o flexionarse hacia la planta del pie.

Si el dedo gordo apunta hacia arriba y los dedos más pequeños se abren en abanico, se trata de una respuesta "plantar ascendente", también conocida como signo de Babinski, en honor al neurólogo Joseph Babinski, que fue quien lo describió por primera vez. Es normal encontrar esta respuesta en los bebés, cuyo sistema nervioso está en fase de desarrollo y no es capaz de realizar todas las funciones motoras de un adulto.

En los adultos, sin embargo, encontrar el signo de Babinski es una historia completamente diferente. En la mayoría de los casos, significa que un derrame cerebral está alterando los circuitos cerebrales normales que controlan los pies.

Otras causas son la esclerosis múltiple y (rara vez) la intoxicación por drogas. Sin embargo, en algunas personas sanas, el signo de Babinski puede observarse durante el sueño profundo.

El alcance es mucho más amplio que estas afecciones. La diabetes, la insuficiencia renal e incluso los trastornos tiroideos pueden afectar a los pies. Por lo tanto, son indicadores importantes de nuestra salud, por lo que es esencial realizar revisiones periódicas y acudir al médico si se observa dolor, decoloración o erupciones.

Dan Baumgardt es profesor titular de la Facultad de Fisiología, Farmacología y Neurociencia de la Universidad de Bristol, en Reino Unido. Baumgardt no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pudiera beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

Publicado bajo licencia Creative Commons por The Conversation.