CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Negocios

Esta figura de acción vintage batió un récord en una subasta. Pero puede que los juguetes de tu infancia no valgan tanto como crees

Por Eva Rothenberg

(CNN) -- Una figura de acción de 1979 que nunca llegó a comercializarse oficialmente se convirtió en el juguete antiguo más valioso jamás vendido en una subasta, con una puja final con la que se podría comprar una casa de tres dormitorios y dos baños en muchas partes de Estados Unidos.

La figura de acción de Boba Fett, inspirada en el cazarrecompensas de "La guerra de las galaxias", fue adquirida en Dallas por un comprador anónimo por US$ 525.000, según anunció Heritage Auctions este lunes. Destronó a Barbie del puesto número 1 que ocupaba desde 2010, cuando una versión de la icónica muñeca con un collar de diamantes reales se vendió en una subasta de Christie's por US$ 302.500.

Los costosos esfuerzos de los coleccionistas por hacerse con juguetes específicos son habituales en este nicho de mercado, que puede ser lucrativo, pero en el que los precios son opacos y volátiles y muchas de las operaciones más caras se negocian en privado entre aficionados.

Parte de lo que hace que casi cualquier mercado de objetos de recuerdo sea tan especulativo e inestable, especialmente uno basado en el entretenimiento, es que se rige por el sentimiento y la nostalgia. Quienes crecieron jugando con las primeras figuras de acción de los años setenta y ochenta tienen ahora dinero para gastar en algunos de los juguetes que tuvieron (o no pudieron tener) de niños, y muchos aficionados están dispuestos a invertir mucho dinero en raros juguetes antiguos.

"Tengo más ingresos disponibles ahora que cuando coleccionaba juguetes de niño", afirma Justin Caravoulias, director de consignación de Action Figures & Toys en Heritage Auctions, cuya propia colección incluye una serie de figuras de acción de G.I. Joe de los años 60 hasta la actualidad. "La gente de mi edad tiene ingresos disponibles para decir: 'Quiero esa figura de Rambo de 100 dólares, quiero esa figura de Hot Toys Star Wars de 400 dólares o, oye, quiero la figura de Boba Fett de 525.000 dólares'. Así que la gente que ha crecido con ello ha madurado hasta el punto de poder gastarse dinero de verdad en estas cosas".

Y aunque esa vieja caja de juguetes en el fondo del armario llena de muñecos destartalados de He-Man, Batman y Barbie casi seguro que no valdrá tanto como el Boba Fett del premio gordo, los adultos de hoy gravitan cada vez más hacia la compra de juguetes para ellos mismos, lo que quizá dinamice nuevos mercados de coleccionismo más adelante.

publicidad

El juguete que nunca fue

El "Cohete Fett", como se le llama a veces, formaba parte de una promoción por correo del fabricante de juguetes estadounidense Kenner, que había vendido juguetes populares de propiedades como "La guerra de las galaxias" y "Batman". La promoción consistía en enviar por correo una figura de Boba Fett con un lanzacohetes en la espalda a todo aquel que demostrara haber comprado cuatro figuras de acción de "La guerra de las galaxias".

Sin embargo, Kenner decidió finalmente colocar el cohete de plástico en el juguete porque suponía un riesgo de asfixia para los niños. Las figuras venían con una "Nota a los clientes" de la empresa en la que se explicaba el cambio.

Aunque no se enviaron juguetes con cohetes, algunos empleados de Kenner los salvaron antes de que la empresa destruyera sus existencias. El comerciante de juguetes Brian Rachfal, que representó al vendedor en la subasta de Heritage, calcula que hay unos 100 modelos de varios tipos que disparan cohetes en circulación entre coleccionistas de juguetes antiguos y aficionados. Algunos han llegado incluso a localizar a antiguos empleados de Kenner para comprar los modelos que salvaron, una tenaz determinación típica de muchos mercados de coleccionismo en los que siguen reinando los tratos interpersonales.

Las muñecas son para las niñas, las figuras de acción para los niños

A diferencia de las obras de arte o los recuerdos deportivos, el mercado de figuras de acción coleccionables solo tiene unas pocas décadas de antigüedad, ya que sólo existen desde mediados de los años sesenta.

"La primera figura de acción fue G.I. Joe, en 1964", explica Caravoulias. Cuenta que Don Levine, ejecutivo de Hasbro, acuñó el término "figura de acción" como herramienta de marketing, porque "no podemos llamarlos muñecos. Los niños no quieren jugar con 'muñecos'".

Incluso hoy en día, los expertos en juguetes cuentan a CNN que los coleccionistas de figuras de acción tienden a ser en su inmensa mayoría hombres, muchos de ellos en profesiones de alto poder como las finanzas y la industria del entretenimiento.

El mercado despegó en las décadas de 1970 y 1980 con propiedades como "La guerra de las galaxias", "Masters del universo" y "Transformers". En aquella época, estas figuras de acción eran simplemente eso: juguetes pensados para jugar con ellos y guardarlos en una papelera o en el cuarto de juegos de la familia.

"Nadie las guardaba en la caja, porque ¿por qué ibas a hacerlo? No puedes jugar con ellas mientras están en la caja", explica Caravoulias. "Había muy poca gente que realmente los coleccionara en el sentido que conocemos hoy, como algo que pudiera tener algún valor en el futuro".

En la década de 1990, los adultos, movidos por la nostalgia, empezaron a buscar los juguetes con los que crecieron. El aumento de la demanda, unido al hecho de que era raro encontrar estos juguetes en su embalaje original, hizo subir aún más los precios de las figuras de acción en perfecto estado, una tendencia que continúa hoy en día.

Según Caravoulias, el valor de una pieza depende de su popularidad entre los coleccionistas, de su estado y de lo raro que sea encontrarla en su embalaje original. Las figuras de acción pierden su coleccionabilidad si se guardan todas en perfecto estado.

El precio suele estar sujeto a los compradores y vendedores en cualquier transacción. En las subastas públicas, los pujadores fijan el valor final en dólares, mientras que los expertos pueden dar una estimación de cuánto puede valer un producto. Pero incluso eso puede cambiar en función de la demanda, entre otros factores. En 2012, un Rocket Fett similar se habría vendido por 15.000 dólares, afirma Caravoulias.

Otros expertos señalan que los artículos con los precios más altos suelen cambiar de manos en ventas privadas.

Tom Derby, un analista estratégico de Collectible Investment Brokerage que autentica coleccionables de alta gama, dijo a CNN que facilita alrededor de 10 millones de dólares en transacciones al año. La mayor venta privada en la que ha intervenido fue la del modelo original de cera de la primera figura de acción de Darth Vader, por algo menos de 1,2 millones de dólares.

"El problema de las ventas privadas es que no sabes realmente qué está pasando", dice Rachfal. "A veces son al contado, a veces al contado y al contado. A veces los rendimientos pueden alargarse. Así que es difícil comparar. No es necesariamente comparable".

La nostalgia impulsa un mercado lucrativo

Según los expertos, muchos coleccionistas de juguetes antiguos se dedican a esta afición por pasión y nostalgia. Caravoulias recuerda cuando de niño, en 1985, estaba en la cama deseando poder comprar una figura de acción de Rambo II por 5 dólares.

Como ocurre con cualquier objeto de coleccionismo, a veces a la gente le cuesta ponerle precio a una pieza a la que está unida y se resiste a desprenderse de ella por mucho valor monetario que pueda tener. Rachfal dice que en el escaparate de su colección, que en su día incluía 11 figuras de Boba Fett disparadas por cohetes, hay varias piezas de las que no puede imaginarse desprendiéndose.

"No sé qué tipo de dinero podría ofrecerme una persona que no me hiciera estremecerme el resto de mi vida al pasar por esa vitrina y ver que las piezas no están allí", dijo. "El dinero no siempre habla en la afición. Lo que hace que algunas de estas piezas sean tan deseables es porque simplemente no se pueden conseguir".

Parte de la colección de figuras de acción de G.I. Joe perteneciente a Paul Arnold se muestra el miércoles, 26 de junio de 2002, en su casa de Virginia Beach, Va. Arnold tiene una colección de más de 160 figuras de G.I. Joe, incluida la figura de una enfermera, a la derecha, y cientos de accesorios, desde ropa y vehículos hasta una cápsula espacial y trajes. (Crédito: Gary C. Knapp/AP/Archivo)

Los que adquieren las piezas más valiosas protegen su intimidad por miedo a que se las roben y para evitar ser arengados por otros compradores de juguetes demasiado ansiosos. Según Derby, en los últimos cuatro años, un comprador es un "nombre conocido" que adquirió la mayoría de las mejores piezas.

Caravoulias recomienda coleccionar todo lo que despierte interés, ya que es más probable que se esté mejor informado sobre el mercado si se invierte emocionalmente, y no sólo económicamente, en la colección. En lo que respecta a los juguetes, dice que la inversión más segura son las propiedades que han mantenido su relevancia durante varias generaciones y siguen reinventándose, como "Star Wars" y "Teenage Mutant Ninja Turtles".

"Creo que 'Power Rangers' será el próximo en aparecer", añade Caravoulias. "Los niños jugaban con ellos y a los adultos no se les ocurría guardarlos. Hay ejemplares empaquetados, pero no están en condiciones de coleccionista. Y creo que mucha gente volverá y querrá coleccionar lo que tenía cuando era niño, probablemente en el embalaje original".

Por otro lado, citó los "Beanie Babies" como "un estudio de lo que no se debe hacer", en referencia a la moda de los peluches de los años 90 que desató la histeria entre los coleccionistas. Los "Beanie Babies" se fabricaban para ser coleccionables, con un número limitado de juguetes lanzados para cada serie y algunas piezas que se descatalogaban aparentemente al azar. El interés se desplomó al cabo de unos años, y el valor de los peluches también se desplomó.

"Lo que más falta le hace a los 'Beanie Babies' es que fueron coleccionables desde el principio", afirma Caravoulias. "Se coleccionaban porque eran escasos. Y era divertido coleccionarlos. Pero no tenían nostalgia porque se coleccionaban desde el principio".

Los adultos dominan el mercado del juguete por primera vez en la historia

Incluso más allá de las piezas raras y coleccionables, los adultos son ahora la cohorte más lucrativa para la industria del juguete, superando a los preescolares por primera vez en la historia. En el primer trimestre de 2024, los mayores de 18 años gastaron más de 1.500 millones de dólares en juguetes para ellos, según un informe publicado el jueves por la empresa de estudios de mercado Circana. Casi la mitad de los adultos que compraron un juguete para sí mismos en los últimos 12 meses citaron como motivación "la socialización, el disfrute y el coleccionismo".

Según Circana, los juguetes más vendidos el año pasado fueron "Pokémon", "Barbie", "Star Wars" y "Hot Wheels". Todos estos productos tienen extensos catálogos antiguos, y su relevancia y legado perdurables no han hecho sino impulsar los precios de los artículos más antiguos en el mercado más especializado de los juguetes antiguos.

Algunos expertos afirman que la pandemia fue el catalizador del interés de los adultos por los juguetes.

"Durante la pandemia, cuando la gente tenía dinero y tiempo para estar en casa, ya fuera con la familia o solos, querían reencontrarse con los juguetes que les hacían felices de niños", explica a CNN James Zahn, redactor jefe de la publicación especializada The Toy Book.

Pero los coleccionistas de juguetes ya habían aumentado su interés. "Estamos hablando de todo: muñecas, figuras de acción y vehículos de fundición", explica. "Fuera de los coleccionables, hay juegos de mesa, juegos de construcción de Lego y cromos (que vuelven a estar extraordinariamente de moda) que también están despertando el interés de los adultos".

 

-- Parija Kalivanz, de CNN, ha contribuido a este reportaje.