(CNN Español) - La clasificación de Uruguay para los octavos de final del Mundial tras vencer 0-1 a Italia se vio tristemente empañada por un nuevo incidente protagonizado por la estrella uruguaya Luis Suárez.

Corría el minuto 80 cuando Suárez se abalanzó sobre el defensor Giorgio Chiellini dentro del área y aparentemente lo mordió.

Si estás viendo esta nota en tu móvil, mira aquí la galería.

En declaraciones a la prensa, Suárez dijo: "Choqué con el hombro de él (Chiellini); son jugadas casuales que pasan... Si empiezan a analizar cada cosa que pasa, va a ser complicado".

Pese a las protestas italianas, el árbitro no sancionó nada e incluso expulsó a un miembro del cuerpo técnico de Cesare Prandelli por las quejas.

Chiellini trató de demostrar el mordisco al colegiado bajándose la camiseta, pero no consiguió la amonestación.

El "mordisco" de Suárez desata una ola de memes en las redes sociales

Después del partido, el italiano dijo: "Me encantaría ver si tienen el coraje de usar la evidencia del video. El árbitro vio la marca del mordisco, pero no hizo nada".

La FIFA emitió un comunicado en el que señala que "estamos esperando el reporte oficial del partido y reuniremos los elementos necesarios para evaluar el asunto".

"Se escuchará a los árbitros y se cotejarán los elementos necesarios, de ser necesario se tomará una decisión", dijo Segolene Valentin, vocero del organismo.

El incidente se volvió viral de inmediato en las redes sociales, eclipsando el aspecto deportivo, con etiquetas como #biting (mordisco), #BanSuarez (Sancionen a Suárez) y The Cannibal (El Caníbal).

Algunos se lo tomaron a broma:

Incluso la cuenta oficial de McDonald's en Uruguay aprovechó la controversia para invitar a Suárez a sus restaurantes:

Esta no es la primera vez que Suárez hace algo similar. En abril del 2013, en un partido contra el Chelsea, el jugador del Liverpool mordió a Branislav Ivanović, por lo que fue suspendido con diez partidos. En 2011, cuando jugaba en el Ajax de Amsterdam, mordió al centrocampista del PSV Eindhoven Otman Bakkal y recibió una sanción de siete partidos.

Ahora habrá que esperar a que la FIFA analice la jugada del partido Italia-Uruguay y tome una decisión al respecto.