(CNN) - Tuvieron que pasar casi tres meses para que Cindy y Fred Warmbier revelaran detalles específicos sobre los días finales de su hijo Otto en Estados Unidos.

Pero después de empezar su proceso de duelo, los padres de Otto Warmbier están listos para hablar. Y no tienen pelos en la lengua.

“Estamos aquí para decirte, como testigos del terror de su régimen, que Corea del Norte no es una víctima. Sentimos que era hora de decir la verdad sobre la condición en la que estaba Otto”.

Fred y Cindy Warmbier, padres de Otto Warmbier -estadounidense condenado a 15 años de trabajos forzados en Corea del Norte- durante una entrevista con CNN Newsroom.

Fred Warmbier habló en una entrevista en vivo con Brooke Baldwin de CNN en la que por primera vez respondió a muchos interrogantes.

Para empezar, ¿en qué condición encontraron los Warmbiers a su hijo cuando la familia se reunió tras su regreso de Corea del Norte?

“Usar el término coma para la condición de Otto es completamente injusto”, dijo Fred Warmbier. “Otto tenía un daño cerebral severo. Otto fue sistemáticamente torturado e intencionalmente lastimado por Kim Jong [un] y su régimen. No fue un accidente”.

Otto Warmbier era un estudiante de la Universidad de Virginia cuando fue detenido en el aeropuerto de Pyongyang al final de un viaje de cinco días en Corea del Norte en enero de 2016.

Fue acusado de tratar de robar una pancarta con un lema político que estaba colgada en las paredes de un piso restringido de su hotel en Pyongyang. Más adelante admitió el crimen y pidió que lo liberaran.  Fue sentenciado a 15 años de trabajos forzados. No se sabe si su confesión fue voluntaria.

En total, Otto Warmbier pasó 17 meses en Corea del Norte antes de ser liberado. Fue transportado en un avión médico a Estados Unidos.

Después de su llegada, los doctores del Centro Médico de la Universidad de Cincinnati dijeron que su condición era severa y que había sufrido una pérdida extensa de tejido en todas las regiones de su cerebro.

El gobierno de Corea del Norte inicialmente atribuyó la condición de Warmbier al botulismo.

Sin embargo, cuando los Warmbiers se reunieron con Otto en el aeropuerto de Ohio, encontraron a su hijo inconsciente sufriendo una enfermedad avivada con toxinas.

“A la mitad de las escaleras [del avión en el que venía Otto] escuchamos este sonido fuerte, gutural, aullante e inhumano”, recuerda el padre del joven, que estaba sentado al lado de su esposa.

Cindy Warmbier dijo que ella inicialmente esperaba que su regreso a Estados Unidos y un tratamiento con un “buen servicio de salud estadounidense” pudiera ayudar a mejorar la condición de su hijo. Pero ese optimismo quedó aplastado al escuchar los gemidos de Otto y al ver su figura enfermiza por primera vez. La mujer tuvo que retirarse bajando las escaleras.

“Él estaba atado a la camilla”, recordó su padre, que seguía en el avión. “Se estaba moviendo, sacudiendo violentamente, haciendo estos sonidos inhumanos”.

Los Warmbiers dijeron que no estaban preparados para encontrar a su hijo de esta manera y compartieron detalles adicionales que dejaron sorprendida a la presentadora de CNN.

“Tenía su cabeza afeitada. Sus ojos dando vueltas… eran tan grandes como platillos”, continuó Fred Warmbier. “Estaba ciego, sordo y tenía un tubo para ser alimentado”.

Fred Warmbier estaba con su otro hijo, Austin, durante su primer encuentro con Otto e intentaron conectarse con él, quien había estado desaparecido de sus vidas durante 17 meses. Pero fue una causa perdida.

“Era un vegetal completamente”, explicó el padre.

Dos días después de su regreso a Estados Unidos, la fiebre de Otto Warmbiers se disparó y cuatro días después de eso, murió.

Una serie de heridas peculiares complicaban más la situación. Las causas de estas lesiones siguen siendo un misterio:

– Los dientes inferiores parecían “reorganizados”.

– Una cicatriz grande recorría el pie derecho de Otto.

– Las manos y piernas del joven fueron descritas como “totalmente deformadas”.

“Él estaba en su lecho de muerte cuando llegó a nosotros”, le dijo Fred Warmbier a la presentadora de CNN Newsroom.

“Por eso lo liberaron”, agregó Cindy Warmbier. “Ellos no querían que muriera en su suelo”.

A pesar de todas esas inconsistencias médicas y la cantidad de detalles inexplicables sobre la condición de Otto, la familia Warmbier optó por no autorizar una autopsia. Para ellos, su hijo ya había pasado por demasiado.

“Otto fue abandonado por su familia, por su país y por el resto del mundo”, dijo Fred Warmbier. Al final, Kim [Jong-un] tomó la decisión, Otto fue torturado y esencialmente asesinado. Suficiente. Suficiente”.

“No iba a perderlo de vista”, dijo Cindy Warmbier, explicando la razón por la que se rehusó a la autopsia. “Y no lo hice”.

Los Warmbiers no han recibido ninguna información del gobierno de Estados Unidos, pero dicen que “no lo necesitamos”. Su mensaje es completa y directamente para Corea del Norte.

“Esta es absoluta responsabilidad del régimen de Kim [Jong-un]”, dice Warmbier.

“Nadie debe ir allá, nunca”, agrega Cindy Warmbier sobre Corea del Norte. “No quiero ver a nadie más herido o prisionero”.

La madre de Otto le dijo a Baldwin de CNN que cada día es más fuerte, ayudada en parte por la relación que tuvo con su hijo por más de dos décadas. Es un vínculo, dijo, que continúa incluso mientras llora su muerte.

“Casi cada minuto del día pienso en Otto. Siempre va a estar conmigo. Es un recuerdo maravilloso”, dice Cindy Warmbier. “No quiero recordar a Otto en Corea del Norte o en el hospital. Tengo suficientes recuerdos fantásticos de los 21 años que pasamos juntos”.

Otto tenía su cabeza afeitada. Sus ojos estaban dando vueltas. Estaba ciego, sordo y tenía un tubo para ser alimentado

Fred Warmbier, padre de Otto Warmbier