(CNN) - Donald Trump, presidente de Estados Unidos, postergó este jueves la fecha límite para la publicación de los archivos sobre el asesinato de John F. Kennedy (JFK) a 2021, prolongando así la revelación infame sobre el tiroteo.

La medida de Trump llegó en el plazo que él había impuesto el año pasado para la publicación completa de los archivos, excepto los que afecten la seguridad nacional y la privacidad, después de que la fecha límite de 25 años impuesta por la Ley de Recopilación de Registros de Asesinatos de John F. Kennedy se cumpliera en octubre.

"Estoy de acuerdo con la recomendación de que las retenciones continuas son necesarias para proteger a la seguridad nacional, la aplicación de la ley o asuntos exteriores de daños identificables que son de tal gravedad que compensa el interés público en la divulgación inmediata", dijo Trump en un memorando presidencial este jueves.

LEE: 10 momentos clave en la "maldición" de los Kennedy

El memorando acompañó el lanzamiento de aproximadamente 19.000 documentos por parte de los Archivos Nacionales, en cumplimiento de la Ley de Registros y la orden que Donald Trump dio en 2017.

Una imagen de JFK con su familia en las costas de Nueva Inglaterra.

Muchos de los documentos publicados este jueves contienen textos editados, y se suman a la gran cantidad de registros de asesinatos de Kennedy que ya se han hecho públicos.

El asesinato de John F. Kennedy en 1963 provocó una ola de preguntas del público y los investigadores, muchas teorías de conspiración y el prudente secretismo del gobierno.

En 1992, el presidente George W. Bush firmó la Ley de Recopilación de Registros del Asesinato de JFK, que exigía la publicación de todos los registros pertinentes al asesinato para el año 2017.

'Es probable que nunca veamos nada'

A lo largo de los años, millones de documentos se han hecho públicos, ofreciendo a los investigadores una gran oportunidad para revisar no solo los registros relacionados con el asesinato de Kennedy, sino también una variedad de otros temas, desde la vida y muerte de Martin Luther King a momentos fundamentales de la Guerra Fría.

Phil Shenon, escritor y experiodista de The New York Times, dijo a CNN que tomaría "semanas, meses, años" revisar los documentos existentes, especialmente los duplicados y textos editados, además de la nube de registros inéditos. "Es posible que nunca veamos algunos de estos documentos", refirió.

LEE: Revelan el mapa secreto del "juicio final" de Kennedy y la Crisis de los Misiles en Cuba

Shenon agregó que la evidencia más creíble en su análisis da crédito a la noción de que Lee Harvey Oswald era el único atacante. Sin embargo,dijo que la evidencia dentro de los documentos publicados desde la ley de 1992 ha abierto la posibilidad de que Oswald haya contado sus planes a otro.

"Hemos obtenido millones de páginas desde que se aprobó esta ley en 1992", dijo Shenon. "Muchos de esos documentos han señalado a Oswald como un lobo solitario. Los documentos muestran que pudo haber hablado abiertamente sobre matar a Kennedy antes del asesinato y que estaba en contacto con personas que tal vez quisieron ver muerto a Kennedy", detalló.

Preguntas sobre las publicaciones futuras

La publicación del año pasado fue muy esperada y, finalmente, la fecha límite se cumplió cuando Trump permitió que muchos documentos fuesen públicos y otorgó a los organismos gubernamentales algunos meses de respiro, un período que extendió por varios años este jueves.

Larry Sabato, historiador y profesor de política que estudia el asesinato, dijo en una conversación por correo electrónico con CNN que es pesimista con  que los registros completos saldrán a la luz. "Tal vez los académicos en 2063 tendrán más para trabajar", dijo. "Y eso no es una declaración loca", agregó.

Sabato citó a Gerald Posner, investigador sobre Kennedy, quien identificó en Twitter lo que dijo que eran ejemplos, en la publicación de este jueves, de información que ya se había hecho pública.

En un ejemplo, Posner dijo que una referencia a "la policía mexicana" había sido retirada posiblemente por temor a daños a las relaciones exteriores. Asimismo, dijo que faltaban páginas en la versión de un documento que ya se había publicado por completo hace unos 20 años.

Adam Levy contribuyó a este informe.