(CNN) – En la mañana de este domingo, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tuiteó. Y tuiteó. Y lo siguió haciendo.

Entre las 9:04 y 9:37 de la mañana, el mandatario publicó 5 mensajes en Twitter, todos sobre el mismo tema básico: está siendo perseguido injustamente por el fiscal especial en la investigación de la trama rusa, Robert Mueller, aún cuando este último y el FBI pasan por alto los delitos de los demócratas.

Los tuits están plagados de información incorrecta y, en algunos casos, de mentiras rotundas. En conjunto, Trump escribió 11 cosas que no son verdaderas. Aquí te explicamos cuáles son: tuit por tuit.

1. “Las cosas se están poniendo realmente ridículas. El fracasado y torcido (pero no tan torcido como Hillary Clinton) The New York Times @nytimes ha hecho una larga y aburrida historia indicando que la cacería de brujas más cara del mundo no ha encontrado nada sobre Rusia y yo, así que ahora están buscando en el resto del mundo”. (9:04 am)

Aquí Trump se refiere a un artículo publicado este sábado en el diario The New York Times, que detalla una reunión entre Donald Trump Jr. y un intermediario de dos príncipes árabes en 2016 . Durante dicho encuentro, el emisario dejó claro que sus clientes querían ayudar a la campaña de Trump.

También alude tangencialmente a otra historia publicada en el mismo periódico días antes, que dio detalles sobre el origen de la investigación del FBI acerca de la intromisión rusa en las elecciones de 2016 y de la posible colusión entre la campaña de Trump y los rusos.

Y el presidente está basando su conclusión con esta sola frase de la publicación: “Un año y medio después, no ha surgido ninguna evidencia pública que relacione a los asesores del señor Trump con el hackeo o que vincule al propio señor Trump con los esfuerzos perturbadores del Gobierno ruso”.

Y lo que esa frase deja claro es que a) aún no existe una evidencia pública y b) la investigación todavía está en curso.

Número de falsedades/exageraciones: 1

2. “…. ¿En qué punto se DETIENE esta cacería de brujas, que muy pronto alcanzará los 20.000.0000 dólares, compuesta por 13 demócratas enojados y fuertemente en conflicto y dos personas que han trabajado ocho años para Obama? No han encontrado ninguna colusión con Rusia, ninguna obstrucción, pero no están buscando la corrupción…”.

No hay ninguna base fáctica –que al menos yo haya podido encontrar– para que Trump fije un precio de 20 millones de dólares en la investigación liderada por Mueller. Lo más cerca que hemos llegado a un costo –basado en los hechos– frente a la indagación del fiscal especial, se remonta a diciembre pasado, cuando el costo total de la investigación fue de 6,7 millones de dólares.

La afirmación de Trump de que hay 13 demócratas en el equipo de Mueller también es falsa. De acuerdo a la herramienta de verificación de datos del diario The Washington Post, cinco –de los 16 miembros conocidos del grupo investigativo– donaron a la campaña presidencial de Hillary Clinton en 2016. Por su parte, The New York Times sostiene que nueve de los 17 abogados conocidos en el equipo de Mueller han donado a campañas demócratas en el pasado. Y, para rematar, también está esto que escribió Phillip Bump, de The Washington Post: “De los 18 abogados que identificamos en el equipo de Mueller, la mitad no le entregó dinero a nadie, según nuestro análisis. Otros cinco dieron 1,000 dólares o menos. La persona que donó más también les dio a dos republicanos”.

No queda del todo claro a quién se refiere Trump con la línea “dos personas que han trabajado ocho años para Obama”, pero, presumiblemente, uno de ellos podría ser el propio Mueller. El problema con esta afirmación es que el fiscal especial fue designado director del FBI por el entonces presidente George W. Bush, un republicano. Y Obama simplemente mantuvo a Mueller durante su mandato completo de 10 años.

Trump sostiene que el equipo de Mueller no ha encontrado ninguna colusión (escribió mal esa palabra en el tuit original), pero eso tampoco es exacto. La investigación todavía está en curso y los hallazgos completos de Mueller aún no se han hecho públicos.

Número de falsedades/exageraciones: 4

3. “…En la campaña de Hillary Clinton, donde ella eliminó 33.000 correos electrónicos, obtuvo 145.000.000 dólares mientras fue secretaria de Estado, pagó 700.000 dólares a la esposa de McCabe (y se liberó del FBI junto a Terry M) y mucho más. Los republicanos y los estadounidenses de verdad deberían comenzar a ser duros con este fraude”.

Primero, una verdad: Clinton sí borró 33.000 correos electrónicos después de que ella y sus abogados determinaran que los mensajes eran comunicaciones completamente privadas y personales sin relación con su trabajo como secretaria de Estado.

Ahora, las falsedades.

La cifra de los 145 millones de dólares mencionada por Trump es la donación total a la Fundación Clinton que hicieron nueve individuos, quienes en algún momento también invirtieron en una empresa rusa a la que el Departamento de Estado de Clinton permitió comprar una participación mayoritaria en Uranium One, una empresa en Canadá con intereses de minería para Estados Unidos. Los problemas con la afirmación de Trump, como los detalla PoliFact aquí, son bastantes e incluyen el hecho de que las donaciones a la Fundación Clinton se hicieron antes de que Clinton sirviera como secretaria de Estado. Además, el Departamento de Estado bajo su dirección fue una de las nueve agencias que aprobaron el acuerdo.

La insistencia de Trump acerca de que alguien en la campaña de Clinton le pagó 700.000 dólares a la esposa del entonces director del FBI, Andrew McCabe, a manera de soborno para detener cualquier investigación es un revoltijo de falsedades. La esposa de McCabe se lanzó como candidata al Senado por el estado de Virginia en 2015. Un súper Comité de Acción Política (PAC, por sus siglas en inglés) –afiliado al gobernador de Virginia Terry McAuliffe, un aliado de larga data de Clinton–, donó 500.000 dólares a la campaña. Pero ella perdió. No hay evidencia de que Hillary Clinton participara en la donación de alguna manera, forma o figura, o que McAuliffe hiciera la donación para disuadir a Andrew McCabe de investigar presuntas irregularidades cometidas por los Clinton.

Número de falsedades/exageraciones: 2

4. “Ahora que la cacería de brujas se rindió con Rusia y está buscando en el resto del mundo, ellos deberían llevarla fácilmente a las elecciones de mitad de periodo, donde pueden hacerle algún daño al Partido Republicano. No se preocupen por el abuso de los demócratas con la Ley de Vigilancia de Inteligencia Exterior (FISA, por sus siglas en inglés), los correos electrónicos que desaparecieron o el dossier fraudulento”.

La investigación de Mueller no “se rindió” con Rusia. Vale la pena recordar que cinco personas en la órbita de la campaña de Trump ya se han declarado culpables en delitos destapados por Mueller y varios de ellos –incluido el exasesor de seguridad nacional de Trump, Michael Flynn, y el exvicepresidente de campaña, Rick Gates– están cooperando con la indagación del fiscal especial.

Es menos claro a lo que se refiere el presidente con la frase “el abuso de los demócratas con la Ley de Vigilancia de Inteligencia Exterior”, aunque él ya ha insinuado repetidamente que Obama ordenó escuchas telefónicas en la Torre Trump durante la campaña (algo que no es verdad) y que el FBI puso a un informante en su campaña como espía (fuentes con conocimiento niegan esa afirmación).

En cuanto a los correos electrónicos que desaparecieron, tampoco queda claro qué crimen alega Trump, aunque no hay dudas de que a Clinton le hubiera servido más que un tercero neutral revisara sus correos electrónicos para determinar cuáles eran personales, cuáles podrían eliminarse y cuáles no.

La aseveración de Trump sobre que el llamado “dossier de Steele” es “fraudulento” tampoco es precisa. Los elementos más salaces del documento, reunidos por el exespía británico Christopher Steele, no han sido confirmados por el FBI. Pero la comunidad de inteligencia ha dejado claro que partes del dossier están verificadas por su propia investigación.

Número de falsedades/exageraciones: 3 (como mínimo)

5. “¿Qué le pasó al servidor, en el centro de tanta corrupción, para que el Comité Nacional Demócrata se REHUSARA a entregar ante el duro acusador FBI (excepto en el caso de los demócratas? Ellos irrumpieron en casas y oficinas temprano en la mañana, ¿pero tuvieron miedo de llevarse el servidor?

Este tuit es, en su mayoría, exacto. El FBI confirmó que el Comité Nacional Demócrata rechazó en reiteradas ocasiones las solicitudes que le hicieron para que entregara el servidor de correos electrónicos que había sido accedido por alguien supuestamente afiliado por los rusos.

Sin embargo, la referencia de Trump a las redadas llevadas a cabo por el FBI en los hogares y oficinas de personas como el exjefe de su campaña, Paul Manafort, y el abogado personal del presidente, Michael Cohen, no da en el punto. Los agentes de seguridad no irrumpieron en estos hogares. Llevaron a cabo allanamientos respaldados por órdenes de registro, y un proceso totalmente legal basado, entre otras cosas, en una causa probable.

Número de falsedades/exageraciones: 1