(CNN) – Antes de ser presidente de Estados Unidos, Donald Trump engañó a un periodista de la revista Forbes sobre la riqueza personal que acumulaba en la década de 1980, con el objetivo de figurar en la lista de lo 400 principales millonarios que realiza la publicación, según una nueva acusación hecha por el reportero.

Lo que el periodista, Jonathan Greenberg, detalló este viernes en el programa de CNN "New Day” se parece mucho a otras historias acerca de Trump haciéndose pasar por el (falso) ejecutivo de la Organización Trump John Barron y alardeando de sus hazañas con el dinero y las mujeres.

Greenberg sostuvo que Trump, siendo supuestamente Barron, logró que una fortuna de aproximadamente 5 millones de dólares pareciera de 100 millones para entrar en la lista de Forbes.

Los rankings actuales de la revista ubican a Trump en la posición 248 de las 400 personas más ricas de EE.UU. y en el puesto 766 de su lista de multimillonarios del mundo. Además, fija el valor de su riqueza en 3.100 millones de dólares, una disminución significativa frente a los 3.700 millones reportados en 2016.

La veracidad detallada de las acusaciones de Greenberg –aunque esté respaldada por una grabación de audio recientemente descubierta– tendrá que ser comprobada. Pero, es particularmente cierto que no sabemos tanto sobre las finanzas del presidente como podría creerse.

CNN contactó a la Casa Blanca para comentar al respecto. El diario The Washington Post reportó que la Casa Blanca se negó a hacer declaraciones y que la Organización Trump no respondió a las solicitudes del periódico.

Justo esta semana, mientras el Servicio de Impuestos Internos de EE.UU. (IRS, por sus siglas en inglés) se vio forzado a dar un día más de plazo para que los estadounidenses presentaran su declaración de renta debido a fallas en el sitio web, Trump solicitó una extensión de seis meses –totalmente legal– para entregar los documentos de sus impuestos.

No es que eso realmente importe desde el punto de vista de la transparencia, pues a pesar de que este multimillonario presidente tiene la probabilidad más grande de enfrentar conflictos de interés, él ha roto –y sigue haciéndolo– la antigua tradición de permitir que los estadounidenses vean su declaración de renta.

Pero eso no quiere decir que no sepamos nada.

Está obligado, como candidato y ahora como mandatario, a divulgar mucha información sobre la increíble red de empresas, bienes inmuebles y campos de golf que contribuyen a su riqueza.

Esta semana, CNN publicó una revisión exhaustiva de esa información en el amplio y contenido interactivo What we do actually know about Trump's business empire (Lo que realmente sabemos sobre el imperio comercial de Trump).

Y hay un montón de información para analizar cuidadosamente:

En sus declaraciones de renta más recientes, Trump ganó por lo menos:

Además, tiene una pensión del Sindicato de Actores de Cine (recuerda que fue una estrella de reality), percibe dinero por un carrusel en Central Park y recibe una buena cantidad proveniente de licencias con su nombre a nivel internacional (aunque recientemente ha tenido problemas en este frente) .

Es fascinante sumergirse en las ubicaciones: Kolkata, Mumbai, Punta del Este. Incluso, los últimos documentos que presentó son previos a la subida de los precios de su club Mar-a-Lago.

Todo esa riqueza es controlada por sus hijos y un fideicomiso mientras es presidente.

No sería apropiado que John Barron entrara a tomar el mando.