(CNN) - Ivanka Trump ha registrado un lote de nuevas marcas en China mientras su padre Donald Trump, presidente de Estados Unidos continúa las conversaciones comerciales con Beijing.

Este mes, siete marcas comerciales fueron registradas oficialmente por Ivanka Trump en la Administración Estatal de Industria y Comercio de China, según la base de datos de marcas registradas del Gobierno. Se trata de artículos como utensilios de cocina, muebles, productos de papel y cosméticos.

Las aprobaciones se producen cuando Donald Trump, presidente de Estados Unidos, sigue involucrado en negociaciones comerciales con China sobre una amplia gama de temas.

LEE: Lo que la sonrisa de Ivanka Trump no puede esconder

Los expertos en ética dicen que esto genera preocupaciones sobre el conflicto de intereses, ya que Ivanka Trump y su esposo, Jared Kushner, sirven como asesores principales de la Casa Blanca.

Ivanka Trump y las actividades comerciales de su empresa en China, en el ojo del a tormenta.

"Vienen en un momento en que su padre y su gobierno, en el que ella y su esposo trabajan, toman decisiones enormemente importantes con y sobre China", dijo Norm Eisen, exjefe de Ética del presidente Barack Obama y colaborador de CNN.

"El conflicto se produce porque no sabemos si el gobierno de Trump está tomando estas decisiones oficiales [sobre China] para beneficiar a Estados Unidos o para obtener más marcas comerciales y otros beneficios para la familia Trump", agregó.

Eisen es un abogado que tiene demandas contra Trump en las que se denuncian la aceptación del presidente de pagos y otros beneficios de gobiernos extranjeros que violan la Constitución.

Abigail Klem, presidenta de la marca Ivanka Trump, dijo en un comunicado que la línea de moda presenta regularmente solicitudes de marcas, especialmente en áreas donde la infracción de marcas comerciales es común.

Desde la elección de su padre, Ivanka Trump se ha alejado de la administración de su negocio, aunque aún conserva una participación en la propiedad. No está legalmente obligada a vender todos sus activos para trabajar en la Casa Blanca, aunque está sujeta a reglas para los empleados federales que le prohíben participar en asuntos en los que tiene un interés financiero.

Las marcas registradas recibieron la aprobación preliminar en febrero de 2018, y las tensiones económicas entre Estados Unidos y China no comenzaron en serio hasta marzo. Las marcas generalmente tardan unos tres meses en China para pasar de la aprobación preliminar a la aprobación final.

LEE: Esta respuesta de Ivanka Trump es exactamente la razón por la que existe la ley contra el nepotismo

La luz verde llega en un momento en que las apuestas entre las dos naciones son increíblemente altas.

China y Estados Unidos se comprometieron recientemente a suspender las amenazas de aranceles que podrían haber costado decenas de miles de millones de dólares. Los países dijeron que China "aumentaría significativamente" las compras de bienes y servicios estadounidenses para reducir su desequilibrio comercial, una de las principales demandas de la administración Trump.

Pero el acuerdo sigue pendiente. China no ha puesto una cantidad en dólares en su compromiso de impulsar las compras, y no ha hecho ninguna concesión material sobre el robo de propiedad intelectual. El secretario de Comercio, Wilbur Ross, viajará a China del 2 al 4 de junio para continuar las conversaciones, de acuerdo con el Ministerio de Relaciones Exteriores de China.

Las marcas registradas de Ivanka Trump en China no son el único proyecto comercial de la familia Trump que despiertan dudas en medio de las negociaciones con Beijing.

A principios de este mes, una empresa estatal de construcción de China formalizó los planes para desarrollar un parque temático en Lido, Indonesia, como parte de un proyecto más amplio para el cual la Organización Trump tiene acuerdos de licencia existentes.

LEE: FBI investiga un negocio internacional de Ivanka Trump

La movida llevó a los expertos en ética a expresar sus preocupaciones sobre el potencial  de "algo a cambio de algo" en las negociaciones entre Trump y China. El presidente ya no está a cargo de la Organización Trump, pero no ha vendido su participación en la compañía.

Serentie Wang y Cristina Alesci, ambas de CNN, contribuyeron a este informe.