(CNN) - Agentes de inmigración federales hicieron una redada este martes en una proveedora de carnes con sede en Massillon, Ohio, y arrestaron a más de 100 trabajadores sospechosos de usar identificación robada o fraudulenta para obtener un empleo.

Más de 100 agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, llegaron a cuatro sedes operadas por Fresh Mark en horas de la tarde. Las autoridades dicen que arrestaron a 146 personas durante la redada, que según ICE es la incursión más grande en un lugar de trabajo a nivel nacional en al menos una década.

La redada —que fue hecha sin notificación previa al negocio— es la mayor operación de aplicación de la ley en un lugar de trabajo durante el gobierno del presidente Donald Trump, dijo Steve Francis, agente especial a cargo de la unidad de investigación de Seguridad Nacional de ICE, que supervisa Michigan y Ohio.

Los agentes llegaron con órdenes de búsqueda criminales y federales para recoger documentos de más de 200 empleados. Las órdenes fueron presentadas en las instalaciones de Fresh Mark en Salem, Massillon y Canton, Ohio.

Los agentes de ICE dijeron que es probable que la cantidad de trabajadores arrestados aumente una vez la operación concluya. Los agentes dijeron que algunos trabajadores arrestados podrían enfrentar cargos federales por robo de identidad y/o reingresar después de ser deportados.

Todos los trabajadores que fueron arrestados durante la redada del martes trabajaban en las instalaciones de procesamiento de carne que tiene la compañía en Salem, dijo Francis. La mayoría de los trabajadores involucrados son de Guatemala, dijo él.

El sitio web de la empresa asegura que emplea a más de 1.000 trabajadores.

Francis dijo que la redada fue el resultado de más de un año de investigaciones a Fresh Mark y sus empleados, y a si la compañía contrató y alojó a los trabajadores a sabiendas de su situación como indocumentados. Francis no dio más detalles.

Poco después de que empezara la redada, Fresh Mark confirmó que representantes del Departamento de Seguridad Nacional estaban en sus plantas de Massillon, Canton y Salem.

La compañía dijo que participa en un programa federal para asegurarse de que los empleados tengan documentación apropiada. Como parte de su programa, la empresa dice que participa en el programa E-Verify del Departamento de Seguridad Nacional y hace una auditoría interna de sus formas I-9 cada año.

La familia propietaria de la compañía vende productos cárnicos como tocino, jamón serrano, embutidos y salchichas bajo las marcas Sugardale, Sugardale Food Service y Superior's Brand Meats a restaurantes, charcuterías, tiendas y estadios de todo el país.

Francis dice que algunos de los trabajadores que fueron arrestados serían trasladados a centros de detenciones en Michigan y Ohio, mientras que otros serían deportados inmediatamente. ICE dijo que aquellos que están detenidos esperarán el proceso de expulsión. Otros trabajadores podrían potencialmente ser liberados por motivos humanitarios, por ejemplo, si son padres de un niño pequeño que no tiene un lugar inmediato para su cuidado, dice Francis. En esos casos, recibirán una notificación para comparecer ante un tribunal de inmigración.

Las redadas en sitios de trabajo han aumentado dramáticamente durante el gobierno de Trump.

En octubre de 2017, el director encargado de ICE Tom Homan dijo que ordenó que la unidad de investigación de la agencia aumentara hasta cinco veces las acciones de cumplimiento en las empresas.

“No solo estamos hablando sobre arrestar extranjeros en esos lugares de trabajo, también estamos hablando sobre empleadores que a sabiendas contratan a personas que no están autorizadas para trabajar”, dijo Woman en una conferencia de prensa en Washington en diciembre.

(Crédito: Photo/John Minchillo)

En lo que va corrido de este año, ICE ha arrestado a más de 600 trabajadores que, según dice la agencia, estaban trabajando sin autorización apropiada. Ese número excede a los 172 arrestos hechos en 2017, según ICE.

Hasta la de este martes, la redada más grande —en términos de arrestos este año— ocurrió a principios de este mes cuando las autoridades migratorias arrestaron a 114 inmigrantes indocumentados en Ohio.

Regularmente ICE lleva a cabo auditorías I-9, que busca verificar si los trabajadores proporcionan una prueba de identificación adecuada —como la licencia de conducir o una tarjeta de seguridad social— cuando son contratados.

Los empleadores deben tener esos formatos I-9 después de contratar a un trabajador y por un periodo de tiempo después de que el empleado ha dejado la compañía.

Entre octubre de 2017 y mayo de 2018, la agencia ha llevado a cabo 2.282 auditorías, casi el doble de las 1.360 auditorías que se llevaron a cabo el año anterior. Como resultado de esas auditorías y otras investigaciones, el Departamento de Seguridad Nacional ha más que duplicado el número de investigaciones este año.

“Es importante que las empresas sepan que no deben participar voluntariamente en la contratación de extranjeros ilegales", dijo Francis.

Las multas para negocios que contraten inmigrantes indocumentados pueden ir entre los 548 a los 21.916 por violación. Los infractores reincidentes y las empresas que contratan a un mayor número de trabajadores no autorizados reciben multas que se encuentran en el extremo superior del rango. Las sanciones penales por emplear a trabajadores indocumentados pueden provocar fuertes multas y posiblemente terminar en prisión.

Según el sitio web de ICE, las operaciones de este tipo en lugares de trabajo resultaron en multas por 97,6 millones de dólares en multas y confiscaciones el año pasado, en comparación con los dos millones de dólares de 2016.