(CNN Español) - En su sitio web Goop, la actriz Gwyneth Paltrow afirmó que el refresco de carbón activado era "uno de los mejores depurativos". Eso fue en 2014. Hoy en día, los productos de carbón, desde bizcochos hasta cápsulas, están en todas partes.

Algunos vendedores de estos productos afirman que el carbón activado puede aumentar tu energía, iluminar tu piel y reducir las ventosidades y la hinchazón. La afirmación principal, sin embargo, es que estos productos pueden desintoxicar tu cuerpo.

LEE: La relación entre beber alcohol, el cáncer y la muerte

Es fácil ver de dónde proviene la afirmación de que el carbón activado puede desintoxicar el cuerpo: se usa en medicina de emergencia para reducir la carga tóxica cuando alguien ha consumido veneno o ha tomado una sobredosis con medicamentos. El carbón vegetal se une al veneno en el tracto gastrointestinal y evita que se absorba en el torrente sanguíneo. Las toxinas se expulsan del cuerpo en las heces.

Sin embargo, esta acción desintoxicante es un caso más de nutricionistas no científicos, aquellos que ven un uso médico de algo y malinterpretan su aplicación.

El carbón activado tiene varios mitos y verdades. En esta nota los abordamos.

Cuatro razones para evitarlo

Aunque consumir carbón activado puede parecer una tendencia inofensiva para la salud, hay varias razones por las que debes evitarlo.

El carbón activado se unirá a todo tipo de elemento, incluidas algunas de las vitaminas, minerales y antioxidantes en tus comidas. El carbón vegetal a veces se agrega al jugo de fruta o verdura y se vende como 'shot'. Desafortunadamente, las vitaminas en la fruta y la verdura probablemente no se absorberán debido al carbón. Sería mejor el jugo solo.

LEE: Diabetes, ¿señal de cáncer de páncreas luego de los 50?

El carbón activado puede mezclarse con algunos medicamentos, incluidos algunos antidepresivos y medicamentos antiinflamatorios, y hacer que sean menos efectivos. Esto podría tener severos efectos para la salud de algunas personas, pero no se explica en los envases en los que se vende carbón activado.

El carbón activado solo se unirá a las partículas que estén en tu estómago o intestinos al momento en que lo tomes. Funciona al entrar en contacto físico con tu contenido intestinal. Si tratas de usarlo para desintoxicarte del alcohol y kebabs que ingeriste la noche anterior, no hará nada porque ya han sido absorbidos en tu torrente sanguíneo.

El carbón activado ralentiza el intestino y se sabe que causa náuseas y estreñimiento (y heces negras).

Gas e hinchazón

En la década de 1980, algunas investigaciones sugirieron que el carbón activado puede unirse a los gases producidos durante la digestión, reducir a estos y a la hinchazón. Demostraron que si comes algo que produce gases y luego tomas carbón, los gases se reducen. Sin embargo, estudios posteriores demostraron que ello no era beneficioso cuando se tomaba como suplemento junto con dietas normales.

Estos estudios son muy antiguos. Si bien el carbón activado puede ayudar a reducir los gases en determinadas circunstancias, para algunas personas, debido a los efectos que también tiene al mezclarse con nutrientes y medicamentos, no es recomendable.

Existen excelentes tratamientos para los gases y la hinchazón, como reducir los carbohidratos fermentables en tu dieta y el uso de ciertos probióticos.

MIRA: ¿Qué significa comer "en colores" y por qué es importante?

Todos buscan una solución rápida para su bienestar, y mientras todos luchamos por mantener nuestros niveles de energía, comer bien y hacer ejercicio, es fácil dejarse engatusar por el marketing y el respaldo de celebridades.

El mercado de desintoxicación es enorme y muy engañoso. Si bien la percepción común es que nuestra vida diaria y hábitos dietéticos (incluida la ingesta de alcohol) provocan la acumulación de "toxinas" en nuestro sistema, no hay productos o dietas que impacten en esto, más allá de lo que gastes en ellos, la cantidad que consumas o que influenciadores "te digan lo contrario".

Nos suelen vender la idea de que nuestras dietas son de alguna manera "tóxicas" cuando la realidad es que incluso la comida rápida no contiene nada tóxico.

Ya tienes recursos para desintoxicar tu cuerpo (tu hígado y tus riñones hacen un buen trabajo), así que no malgastes tu dinero. Lo último que desearías es que sus alimentos sean menos nutritivos agregando un compuesto innecesario e indigerible.

Sophie Medlin es profesora de nutrición y dietética en King's College London.

 

Copyright 2017 The Conversation. Algunos derechos reservados.