Kylian Mbappé celebra el campeonato de Francia en Rusia 2018.

(CNN) - "Puedo ser alguien, puedo ser alguien", dicen los niños jugando al fútbol en Bondy, el lugar de nacimiento de Kylian Mbappé.

El jugador de 19 años, que ni siquiera había nacido cuando Francia ganó su primer Mundial, viajó a Rusia 2018 con el sello del adolescente más prometedor del mundo.

Regresó con el trofeo de la Copa Mundial y como posible heredero de Cristiano Ronaldo y Lionel Messi como el mejor jugador del mundo.

LEE: Mundial Rusia 2018: los mejores momentos que no olvidaremos de esta Copa del Mundo

Su regreso a Francia este lunes también puso de relieve a Bondy, a poco más de 10 kilómetros del Stade France en París, donde la selección de Francia juega sus partidos como local.

Bondy es un lugar que Mbappé nunca olvidó.

Mbappé está donando sus ganancias de la Copa del Mundo —según los informes, hasta 500.000 dólares— a Premiers de Cordée, una organización benéfica que ofrece oportunidades deportivas a niños hospitalizados o con discapacidades, que tiene su base en el Stade de France. La organización caritativa confirmó a CNN que recibirán las ganancias de Mbappé en septiembre.

Kylian Mbappé celebra el campeonato de Francia en Rusia 2018.

En las calles donde solía jugar al fútbol, ​​la estrella, a través de su patrocinio con Nike, hizo que instalaran un campo de futsal para la comunidad.

"¡Merci les bleus! ¡Merci Kylian!" Lee un letrero que cuelga en la cerca.

"Este es Bondy, este es Mbappé"

El área metropolitana de París, en particular sus diversos y extensos suburbios, podría decirse que es el caldo de cultivo más fértil del mundo para talentos futbolísticos de primer nivel.

Mbappé, Paul Pogba, N'Golo Kante, Blaise Matuidi, Anthony Martial, Kingsley Coman y el argelino Riyad Mahrez nacieron, se criaron o tuvieron su educación futbolística en Ile-de-France.

Una de esas áreas es la comuna de Bondy.

El ayuntamiento, un edificio lúgubre y gris, está adornado con una gran pancarta roja que dice: "¡Gracias, Kylian, toda la gente de Bondy está contigo!".

La reputación de los banlieues —los suburbios en las afueras de París— empeoró a raíz de disturbios y ataques terroristas, y algunas fueron etiquetados como "zonas prohibidas".

Nabil Larbi es concejal en el ayuntamiento de Bondy, pero también era vecino de Mbappé.

MIRA: Rusia 2018 ya se anotó varios récords en la historia de los Mundiales

Él cree que el éxito de Mbappé, y el logro de un equipo nacional tan diverso, sirve como un recordatorio del talento que se encuentra dentro de los banlieues.

"Mbappé es un producto puro de Bondy", le dice Larbi a CNN. "Es de una familia mixta, su padre es de Camerún, su madre es de Argelia y él es una mezcla de eso. Esta es la imagen de Bondy y la imagen del equipo francés", sigue.

"Esto es Francia, este es Bondy, este es Mbappé", agrega.

Larbi dice que Mbappé es un "ídolo" y un "símbolo de esperanza" para los jóvenes en Bondy, que desde entonces han revitalizado el éxito del adolescente.

La imagen negativa de los banlieues afectó a los que viven en las comunidades, pero Larbi cree que el éxito de Rusia 2018 puede ayudarlos a sacudirse esas connotaciones injustas.

"Kylian es nuestro hijo, es el hijo de Bondy. Lo estamos esperando, tenemos prisa por verlo llevar la taza a Bondy y creo que haremos una gran fiesta para él en Bondy cuando regrese", dice Larbi.

AS Bondy

Situada a 11 kilómetros al noreste del centro de París, la ciudad es el hogar de AS Bondy, el primer club de fútbol de Mbappé.

La familia Mbappé tiene pedigrí deportivo. El padre Wilfried fue entrenador de jóvenes en el club durante más de 20 años, antes de retirarse a principios de 2018, y su madre Fayza jugó balonmano para Bondy en la primera división francesa.

Aunque el ascenso de Mbappé ha sido meteórico, probablemente no haya sido una sorpresa para los que están dentro del deporte y para quienes lo conocieron de niño.

"Como Kylian Mbappé era joven, esperábamos que se convirtiera en alguien y estábamos seguros de que se convertiría en alguien", dice Larbi.

"Cuando jugaba, vimos que tenía más potencial que los otros jugadores. Cuando era más joven, jugaba solo con jugadores más grandes y no con la misma gente mayor".

LEE: La victoria de Francia en el Mundial es un triunfo para los inmigrantes de todo el mundo

En su adolescencia, Mbappé asistió a Clairefontaine, la academia oficial de la Federación Francesa de Fútbol, ​​y había sido previamente probado en el Chelsea de la Premier League inglesa, para quien incluso jugó un amistoso.

Luego, a los 14 años de edad, visitó el Real Madrid donde fue tomada la ahora famosa foto de un sonriente Mbappé junto a su ídolo Ronaldo.

Manchester United y Paris Saint-Germain, su actual club, también enviaron reclutadores, pero —en última instancia— Mbappé se decidió por Mónaco.

"Un fenómeno"

"Sabía que era un fenómeno", dijo el vicepresidente de AS Monaco, Vadim Vasilyev, el hombre que le dio a Mbappé su primer contrato profesional, en declaraciones a CNN Sport antes de la final de la Copa del Mundo.

"No es solo 'muy bueno', no es 'superior', es un jugador fenomenal. Tiene todos los ingredientes. Por supuesto, sucedió más rápido de lo que nadie hubiera podido imaginar, incluso él mismo, eso es seguro. "Él respira fútbol, ​​duerme fútbol, ​​realmente no hay nada más en su mente, agrega el dirigente.

Si no hubiera sido por la intervención de Vasilyev, Mbappé quizás nunca hubiera ingresado al primer equipo de Mónaco.

"Dije: '¿Cuál es el problema? Saquémoslo (del equipo juvenil)'", recuerda. "Empecé a ver a sus padres, observándolo en el entrenamiento y lo envié al primer equipo para entrenar con nuestro entrenador Leonardo Jardim. Dijeron: 'Wow, cómo es que este chico está en nuestra academia y no sabíamos nada al respecto'", cuenta. "Creamos una relación de confianza y luego firmó su contrato profesional", asegura

Naturalmente, se han hecho comparaciones con el delantero más prolífico de Francia, Thierry Henry; la carrera comienza en AS Monaco y el ritmo y la destreza eléctrica, pero Vasilyev siente que están fuera de lugar.

"Conozco a Kylian y no le gusta que lo comparen", explica Vasilyev. "Respeta mucho a Thierry, pero no quiere ser comparado con nadie.

LEE: Francia celebra ser campeona del Mundial Rusia 2018: lo bueno, lo malo y lo feo

"Él es él mismo y escribirá su propia historia en el fútbol y estoy de acuerdo con eso".

Ahora aquí está él, todavía es un adolescente pero ya está escribiendo historia.

El primer jugador nacido después del triunfo de 1998 para ser elegido para la selección nacional es ahora el hombre, o niño, que llevó a su país a su segunda Copa del Mundo.

Con solo 19 años de edad, Mbappé tiene mucho tiempo para seguir escribiendo.