(CNN) - La exposición prenatal a la contaminación del aire se asoció con un mayor riesgo de trastorno del espectro autista, según un reciente estudio.

Según los investigadores, las mujeres embarazadas en Vancouver que estuvieron expuestas al más alto nivel de óxido nítrico ambiental -un contaminante relacionado con los vehículos- tuvieron más probabilidades de dar a luz a niños que luego fueron diagnosticados con autismo.

El trastorno del espectro autista, una discapacidad del desarrollo, se caracteriza por problemas con la comunicación y la interacción social con los patrones de conducta repetitivos que lo acompañan.

Lief Pagalan, autor principal del estudio y miembro de la Facultad de Ciencias de la Salud en la Universidad Simon Fraser, advierte que el estudio, publicado este lunes en la revista médica JAMA Pediatrics, mostró solo una asociación entre la exposición prenatal al óxido nítrico y las tasas de autismo. No probó que la contaminación del aire causara autismo.

LEE: La terapia con caballos puede ayudar a tratar el autismo, el trastorno de estrés postraumático y el dolor, ¿por qué no es más usada?

Los expertos enfatizan que las causas exactas del autismo siguen siendo desconocidas, y algunos dicen que los investigadores en este estudio no analizaron todos los factores de riesgo potenciales.

"No solo tuvimos acceso a datos enriquecedores, lo que nos permitió desarrollar uno de los estudios más grandes hasta la fecha, sino que también pudimos llevar a cabo este estudio en una ciudad con niveles relativamente más bajos de contaminación del aire", dijo.

Más de 100.000 niños estudiados

Pagalan y sus colegas analizaron los registros de 129.436 niños nacidos en Vancouver, desde 2004 hasta 2009.

"Analizamos los datos de contaminación del aire en Vancouver durante el mismo período para evaluar las exposiciones a la contaminación del aire en la mujer embarazada", dijo. "Sus hijos fueron seguidos durante al menos 5 años para ver si fueron diagnosticados con un trastorno del espectro autista", detalló.

El estudio se realizó en la ciudad de Vancouver, Canadá.

Según los investigadores, en general, alrededor del 1% de los niños fueron diagnosticados con autismo a los 5 años. Compararon las tasas de autismo entre los hijos de mujeres que habían estado expuestas a la menor cantidad de contaminación del aire durante el embarazo con las tasas entre los hijos de mujeres más expuestas.

Las tres medidas de contaminación del aire (partículas, dióxido de nitrógeno y óxido nítrico) mostraron una asociación similar con el autismo.

Las probabilidades de desarrollar autismo entre los niños expuestos prenatalmente a niveles más altos de PM2.5 (partículas de menos de 2,5 micrómetros de diámetro) fueron del 1,04%. Las probabilidades de autismo en los niños expuestos a niveles más altos de dióxido de nitrógeno fueron del 1,06%. Y las probabilidades de autismo en niños expuestos a niveles más altos de óxido nítrico fue de 1,07%. Este último aumento del riesgo demostró ser "estadísticamente significativo", lo que significa que cruzó la línea de la posibilidad aleatoria y muestra una verdadera relación.

Estudios en Estados Unidos, incluido uno en el condado de Los Ángeles, han demostrado que vivir cerca de una carretera donde la calidad del aire es deficiente puede ser un posible desencadenante del autismo, pero tres estudios europeos, incluido uno que incluyó a Suecia, Holanda, España e Italia, no han demostrado ser una asociación, señalaron los autores del nuevo estudio.

Pagalan dijo que las causas del autismo no se conocen completamente. "Son complicados y tienen muchos factores, pero los investigadores reconocen que tanto la genética como los factores ambientales desempeñan un papel", dijo.

Los expertos dicen que cualquier asociación entre la contaminación del aire y el autismo es, como mucho, pequeña.

LEE: Qué pasa cuando te enteras, siendo adulto, que eres autista

El autismo se da en familias, y sus causas siguen siendo desconocidas

Robin P. Goin-Kochel, director asociado de investigación del Texas Children's Autism Center y profesor asociado de Baylor College of Medicine, dijo que las familias deberían "tomar estos resultados con cautela". Goin-Kochel, que no participó en el nuevo estudio, enfatizó que solo encontró una asociación que "no equivale a causalidad".

Sin embargo, otros factores importantes no se incluyeron en el análisis, dijo, como el estatus socioeconómico, que se ha demostrado que está relacionado con el autismo.

James Cusack, director de Ciencia en Autistica, una organización benéfica del Reino Unido, dijo al Science Media Center que la nueva investigación "no debería preocupar a las personas que piensan en tener hijos".

Pagalan dijo que debido a que no hay cura para el autismo, "identificar los factores de riesgo ambientales ayuda a identificar oportunidades de prevención".