CNNEarrow-downclosecomment-02commentglobeplaylistsearchsocial-facebooksocial-googleplussocial-instagramsocial-linkedinsocial-mailsocial-moresocial-twittersocial-whatsapp-01social-whatsapptimestamptype-audiotype-gallery
Sociedad

¿Ha expirado el estigma hacia las selfies de desnudos?

Por Peggy Drexler

Nota del editor: Peggy Drexler es autora de “Our Fathers, Ourselves: Daughters, Fathers, and the Changing American Family” (Nuestros padres, nosotros mismos: Hijas, padres y la cambiante familia estadounidense) y “Raising Boys Without Men” (Criando chicos sin hombres). Trabaja en un libro sobre las fallas del feminismo. Las opiniones expresadas en este comentario son de la autora.

(CNN) — ¿Se acabó el estigma hacia los selfies desnudos entre celebridades que son amantes ilícitas?

Esa es una de las razones por las que Jeff Bezos pudo haberse sentido facultado para publicar un impactante texto en Medium, en el que reveló voluntariamente, en detalle explícito, el contenido de las fotos sensuales enviadas entre él y su amante Lauren Sanchez.

En un artículo titulado “No, gracias, señor Pecker”, Bezos acusó a The National Enquirer y a su empresa matriz, AMI, de usar las fotos que obtuvo de él para extorsión y chantaje. Pero Bezos no cayó en la trampa. En vez de eso, expuso a la compañía reimprimiendo un correo electrónico del director de contenido de AMI, Dylan Howard, en el que Howard amenazaba con publicar selfies “debajo del cinturón” y tomas de la “hombría semi-erecta” de Bezos si Bezos no estaba de acuerdo con los términos de AMI. (AMI respondió a las acusaciones este viernes, afirmando que “cree fervientemente que actuó legalmente en el informe de la historia del señor Bezos”, pero que “la Junta se reunió y determinó que debería investigar las reclamaciones de manera inmediata y exhaustiva”).

LEE: Aplauden a Jeff Bezos por hacer público el intento de “extorsión” del Enquirer

La notable respuesta de Bezos fue menos un riesgo que una suposición razonable de que la gente se ofendería mucho más al enterarse de las supuestas tácticas de acoso de AMI que con unas fotos de un hombre de 55 años. Ciertamente, el sexo aún vende, pero en 2019 parece haber mucho menos vergüenza unida a textos explícitos, o incluso a asuntos extramatrimoniales, que nunca antes, especialmente entre las personas más jóvenes que probablemente alimentarán el futuro de Amazon. Y si todavía existía poder para usar el sexo para avergonzar, las acciones de Bezos pueden haberlo borrado para siempre.

Al ser él mismo quien denunció la noticia, Bezos retiró gran parte de la munición del diario sensacionalista: han sido recogidos y lo han hecho a lo grande. Pero en su publicación también refutó la afirmación de AMI, según el correo electrónico, de que las fotos eran una prueba noticiosa de que Bezos ejerce un terrible juicio comercial. Después de todo, el valor neto de $ 137 mil millones en menos de 25 años debe valer más que un par de selfies desnudos.

Jeff Bezos, fundador de Amazon.

Lo que el tabloide tampoco consideró fue el interés personal de Bezos en la integridad periodística y el compromiso con un medio que últimamente ha sido atacado. Verdaderamente, ¿alguna vez fue probable que el propietario de The Washington Post le hiciera una reverencia a una compañía con, como escribe Bezos, una “reputación ganada desde hace mucho tiempo por atacar privilegios periodísticos… e ignorar los principios y el propósito del periodismo verdadero”?

Pero tampoco es una coincidencia que uno de los críticos más críticos del The Washington Post y de los medios de comunicación tradicionales haya sido el presidente Donald Trump, que cuenta con el presidente ejecutivo de AMI, David Pecker, como amigo y partidario político. Al enfrentarse a Pecker, Bezos hizo una postura importante en contra de la cultura de intimidación que Trump y sus aliados han ayudado a establecer, y ganó mucho más de lo que podría haber perdido con la impresión de esas fotos (lo que hubiera sido embarazoso, seguramente, pero es muy probable que no revele mucho de lo que su futura esposa ya no sabía.

Mucho más memorable que una foto lasciva: un hombre que no se deja ser una víctima. Como escribió Bezos: “Si en mi posición no puedo soportar este tipo de extorsión, ¿cuántas personas pueden?”.

Y Bezos probablemente sabía que esta no era la primera vez que se afirma que el Enquirer hizo este truco, de hecho, el periodista Ronan Farrow se ha presentado para alegar, a través de Twitter, que el Enquirer intentó chantajearlo a él ya otro periodista. Además, no se convirtió en uno de los hombres más ricos del mundo evitando los riesgos. Es probable que este sea otro que valga la pena. Como concluye en su publicación, “Por supuesto que no quiero que se publiquen fotos personales, pero… prefiero levantarme, tomar acción y ver qué sucede”.

No importa lo que pienses de las selfies lascivas, es difícil, si no imposible, discutir esa posición.